Nacional
Compartir | | Ampliar Reducir

Valparaíso: Las dos iglesias patrimoniales que llevan años en el olvido

Se trata de templos que, a pesar de ser monumentos nacionales, no pueden acoger a sus feligreses por el peligro que representan. El caso más dramático es el de la Capilla de la Providencia: Está clausurada desde el terremoto de 1985. 

por:  La Segunda / Martín Romero E.
jueves, 08 de agosto de 2013
Imagen
Imagen
Imagen
jQuery Carousel

Restauración de los Sagrados Corazones

En paralelo al abandono en que se encuentran estos templos, afortunadamente, hay restauraciones que siguen adelante.

Una de las más importantes se lleva a cabo en la Iglesia de los Sagrados Corazones (Monumento Nacional).

"Se está terminando con los trabajos, que eran principalmente de reparación de grietas y fisura en los muros provocadas por el terremoto", cuenta el padre Sergio Pérez de Arce. El templo -que data de 1868- debería estar listo totalmente a fin de año.

La congregación a cargo del templo venderá a una universidad el edificio contiguo a la iglesia.

El incendio y destrucción de la Iglesia de San Francisco -ícono arquitectónico de Valparaíso y Monumento Nacional que estaba siendo restaurado- conmocionó a la comunidad y a las autoridades. A raíz del hecho, todos sin excepción (incluyendo el Presidente de la República, Sebastián Piñera, quien el miércoles visitó el calcinado templo) expresaron su preocupación por el estado en que se encuentra el patrimonio de la ciudad.

Sin embargo, en la misma comuna, hay otras dos iglesias declaradas monumentos que hace años se encuentran seriamente dañadas... y hoy están semiabandonadas.

El caso más dramático es la Capilla de la Providencia , ubicada en el barrio El Almendral del puerto. Construida entre 1917 y 1920, es una de las primeras construcciones de hormigón hechas en Chile.

A pesar de que fue declarada Monumento Nacional el año 2003, lleva 28 años cerrada al público. ¿La explicación? Sufrió severos daños en el terremoto de 1985, los que se vieron agravados tras el megasismo del 27F.

Desde el 2010 y por el peligro de derrumbe -cuentan desde la congregación de las Hermanas de la Providencia- "ya ni siquiera entra la señora que se encargaba de mantenerla limpia".

A los daños estructurales hay que sumar que la calle Hontaneda, donde se encuentra la capilla, tampoco facilita una posible recuperación. Es una suerte de «Av. 10 de Julio» porteña, llena de talleres de reparación de vehículos, y está siempre sucia, maloliente y tapizada con grafitis.

Según el alcalde de Valparaíso, Jorge Castro (UDI), el templo "está en las mismas condiciones en que lo dejó el terremoto del 85. Nadie le ha puesto ni siquiera una chapa para una puerta. Es una de las iglesias más lindas que tenemos y resulta que le damos la espalda".

Y agrega: "Es fácil tener buenas ideas para salvar la iglesia, lo complicado es tener una buena idea financiada. Hoy, como municipio, no tenemos un presupuesto para atender nuestro patrimonio".

Una posible recuperación de la iglesia se ve lejana. Recién en agosto del año pasado -ocasión que sirvió para abrir el templo al público por única vez en casi tres décadas- se presentaron las bases para la elaboración del expediente "técnico e histórico" de la iglesia, primer paso para una eventual restauración.

Al cura le dijeron que se iba a deprimir

Igualmente abandonada se encuentra la Parroquia de los Doce Apóstoles , Monumento Nacional desde 2003, ubicada a un costado del Congreso Nacional, en el mismo barrio El Almendral.

El terremoto del 2010 la dejó con daños estructurales, muros trizados y desprendimiento de material. Desde esa fecha está cerrada.

De estilo gótico, el templo se construyó entre 1869 y 1890, sin embargo tuvo que ser numerosas veces reconstruido -y reformado- a causa de desastres naturales, entre ellos, los terremotos de 1906 y 1985.

Una de sus principales particularidades es que bajo el piso del templo hay una cripta con 90 nichos (y dos fosas comunes) habilitados en 1874.

Hoy, dicen en la parroquia, no hay ningún proyecto para recuperarla. "Está muy dañada y se necesitan por lo menos $1.500 millones", admite el párroco, Alfredo Concha.

Mientras tanto, los fieles del "Cristo atado a la columna" -la principal figura del templo- asisten a misa en una pequeña capilla ubicada a un costado de la iglesia.

El padre Concha llegó hace tres meses a la parroquia, advertido de la situación: "Cuando me mandaron para acá me dijeron que me iba a deprimir al ver como estaba".

 
Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Nacional

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img