La Segunda - Móvil

Espectáculos

Fans, hits y polémicas: La cuenta regresiva de Madonna en Chile

La "chica material" viene a poner las cosas en su lugar, a semanas de la venida de Lady Gaga, su discípula más aventajada, a Latinoamérica. Y eso lo logrará con un show con momentos de violencia, erotismo y desparpajo. Además de mucho baile y clásicos del pop.

viernes, 07 de diciembre de 2012 / La Segunda.

LaSegunda.com

Foto:

El último capricho de Madonna es hacerse querer por sus fans, demorando lo máximo posible su salida al escenario. Al más puro estilo Axl Rose -es decir, sin mediar ninguna explicación-, la cantante hizo esperar 3 horas a 60 mil personas en Rio de Janeiro, el domingo pasado. Lo mismo que pasó en Miami el 20 de noviembre, ante el espanto de sus fans.

El martes en Sao Paulo fueron 2 horas. Al parecer el miércoles, donde repitió el show, se calmó la cosa, pero nadie asegura que la cantante no vuelva a hacerlo en lo que queda de la gira latinoamericana, donde promociona su disco "MDNA", lanzado en marzo pasado: Porto Alegre (9 de diciembre), Buenos Aires (13 y 15), Chile (19) y Córdoba (22).

La cantante de 54 años sufrió la embestida de su discípula aventajada Lady Gaga, quien visitó Sudamérica, incluyendo nuestro país el 20 de noviembre.

Quizá por eso se ha comportado de manera extraña, por ejemplo, demorándose en aparecer y con una performance de "violencia exagerada" según La Nación de Argentina que ha cubierto sus shows brasileños. Incluso se negó a cantar el clásico "Like a virgin" en Sao Paulo, aunque estaba en el setlist. Y también se autodefinió como "chica fácil" ante el público brasileño.

Lejos de la euforia dance de "Hard Candy", disco que la trajo de gira el 2008, estos conciertos presentan a una Madonna celosa de su trono de reina del pop y autoconsciente de ser un ícono cultural. No por nada, ha invitado al surcoreano PSY a bailar con ella nada menos que el "Gangnam style" en su show de noviembre en Nueva York

La cantante arrancó su gira en Israel el 31 de mayo con un gesto polémico en medio de la canción "Nobody knows me": una esvástica clavándose en la frente de la ultraderechista Marine Le Pen, acusada por sus enemigos de antisemitismo.

Pero también estos shows le sirven para repasar tres décadas de carrera donde ha mutado tanto como sus ocho trajes con que va conduciendo el espectáculo.

Así será el show en Santiago: Sexy, sorpresivo y en comunión bailable

Todo comienza en un ambiente que la crítica ha calificado de " sobrecogedor", a cargo del trío vasco Kalacan. Una agrupación que mezcla el folclore ancestral con la música pop y que cautivó a la cantante, a quienes contrató para la gira. Además, del teloneo electro de Laidback Luke que estará en Chile.

"Madonna es una guerrillera. Muchas veces regresas a casa o al hotel a descansar y ves que ella va a casa y sigue trabajando...Eso hace que respetes mucho su trabajo", dijo uno de los integrantes al diario "ABC".

Pero ese ambiente es destruido por la performance de la artista en "Girls gone wild" -su nuevo single y que abre "MDNA"-y que termina con ella representando a una mujer abusada, golpeada y, literalmente, arrastrada por un grupo de bailarines para pasar al tema con aires dubstep que es el segundo del nuevo disco: "Gang bang". Un término moderno, usado en la pornografía para definir una orgía. Aunque la letra tiene más que ver con una venganza salvaje: "si vas a actuar como una perra/morirás como una perra", canta.

De "Papa don´t preach" a "Candy shop"

El ambiente se modera con uno de sus primeros éxitos: "Papa don´t preach" y el agitado "Hung up", dos canciones que permiten salir del auténtico shock del inicio.

Madonna se mantiene en buen estado físico. Por ejemplo, es capaz de hacer piruetas en una cuerda floja e interactuar con su cuerpo de baile. Además de sostener durante casi dos horas un show de alrededor de veinte canciones que mezclan clásicos y canciones recientes como las ya citadas.

Entre las más celebradas está "Vogue", la intensa "Justify my love"y "Like a prayer", pero también actuales como "Gime All Your Luvin" y "Turn Up the Radio". También hay un pasaje dedicado a hablarle al público y agradecerle el trato recibido.

Allí, los fans chilenos se están poniendo de acuerdo para gritarle "ídola" (ver recuadro) y pedirle que elija "Holiday" en lugar de "Spanish lesson". Porque Madonna es capaz de hablar con sus fans para que ellos "decidan" qué canción va a interpretar a continuación.

"Periguete", la mujer fácil

En Río una fan le pasó una manzana y ella la mordió coquetamente para luego lamerse los dedos. En la primera noche en Sao Paulo la cantante evitó cantar "Like a virgin", pero le regaló al público una especie de strip-tease que dejó su espalda desnuda. Allí estaba escrita la palabra "periguete", un término brasileño que alude a una "chica fácil".

Ese gesto valió para que el público se volviera loco y ella aprovechó de declararse como ese tipo de mujer y dedicándole la presentación "a todas las periguetes del mundo". Un gesto que no sabemos si tendrá un equivalente en Santiago.

También es importante el discurso "pacifista", a pesar de la relativa violencia que muestra en el escenario. Por ejemplo, antes de "Human nature", la cantante proyecta imágenes de líderes mundiales como el Papa u Obama y lanza un discurso que repite en cada show: "En Palestina y en Israel. En Siria, Irán y acá, en los barrios pobres, hay gente muriendo sin razón. Si creen que ustedes no pueden cambiar el mundo, están equivocados. Pueden cambiarlo tratando a la gente que tienen a su lado con dignidad, amor, respeto. De esta manera es que se comienza una revolución", aseguró.

Para potenciar el mensaje, invitó a su hijo Rocco (12) que en esta gira ha subido por primera vez a un escenario. Qué pensará su padre, Guy Ritchie, al verlo vestido como monje capuchino, haciendo pasos de baile. Bueno, también está la actual pareja de la cantante, Brahim Zaibat, que tiene el rol protagónico en algunos bailes.

Una mezcla de baile, desenfreno y violencia coreográfica lideran el tramo final de la presentación con canciones como "I´m addicted", "Give it 2 me" o "Celebration". Hasta que todo termina, al menos en sus últimos shows en Brasil, con el clásico "Like a prayer".

Aunque la crítica coincide en el buen momento que pasa la cantante con un show con referencias al arte pop, ella misma lo definió en una entrevista televisada: "Yo diría que este show es un viaje desde la oscuridad hacia la luz... es el viaje de un ser humano".

Comitiva de 130 personas

Se espera que más de 2 millones 100 mil fans habrán visto el tramo sudamericano del tour. Se pretende visitar 28 países, brindando 89 shows de dos horas de duración. Dieciocho países no habían sido visitados nunca por la cantante. Los artistas en el escenario utilizan 700 prendas de vestuario. La comitiva de 130 personas que acompañan a la cantante han solicitado 410 packs de aspirinas. El escenario utilizado en el show pesa 374 toneladas. Además se ubican estratégicamente 90 parlantes. Se usarán 36 camiones para trasladar todo. A pesar de ser eminentemente una sesión de pop bailable, se solicitaron 24 guitarras. Habrá 9 bateristas elevándose en el aire en "Express yourself". Con respecto a la comida del equipo técnico de estos viajes, se especificaron en la petición 16 aderezos diferentes para ensaladas.

Como detalle, Madonna solicitó 4 micrófonos en colores dorado, plateado, cromo y negro. También pidió tres fisioterapeutas totalmente disponibles.

Fan club prepara globos, fiesta y NO pretende acampar en el estadio

En diciembre de 2008, muchos se sorprendieron con las imágenes de gente durmiendo en el Estadio Nacional, dos días antes del debut de Madonna en el país. Con frazadas y almohadas, una multitud se quedó esperando en los accesos del coliseo a que se abrieran las puertas.

El presidente del Fan Club en Chile, Eduardo Espinoza, reconoce que esa vez, la cosa se les fue un poco de las manos. "Eramos 15 personas coordinando la vigilia, esperando a unas 250 personas. Al final llegaron 5 mil" Y tras 48 horas de sacrificio, se dieron cuenta que otros habían conseguido las mismas buenas ubicaciones que ellos, llegando el mismo día del evento".

"Es que fue todo muy cansador. Entonces ahora tenemos una entrada Pack Vip de 290 mil pesos que nos permite ingresar una hora antes a la cancha Vip, incluyendo un regalo oficial del tour. Así que lo único que haremos será llegar bien tempranito", explica. Lo que pasa, admite, es que la mayoría de los seguidores de la cantante tienen un promedio de edad entre los 25 y 50 años. A diferencia de los de Lady Gaga, que son más adolescentes, tienen obligaciones, familia y compromisos. Esto no significa que no haya actividades anexas. Por ejemplo, una vez terminado el show se realizará en la discotheque Bal Le Duc (Av. Matta 129, a seis cuadras del estadio) la única Fiesta Oficial After MDNA Tour en Santiago. Se espera un millar de personas que disfrutarán de un show con tres pantallas gigantes, especiales de la cantante y música que va desde Kylie Minogue al "Gangnam style".

Irán a buscarla al "Hard Candy Fitness"

Y aunque no vayan a esperarla al aeropuerto ("los que la conocemos sabemos que a ella no la podremos ver allá") tienen pensando en visitar el Hard Candy Fitness, el gimnasio de la cantante que tiene sucursal en Chile. Allí se ha hecho famosa la clase "Addicted to sweat" que promete quemar hasta 900 calorías en 90 minutos.

Ya en el show, los fans de Madonna tienen cinco "tareas" a cumplir. Gritarle "ídola, ídola", cuando ella hable durante el recital (la palabra que en su visita anterior le llamó la atención). Pedirle "Holiday" en el momento en que pregunta qué canción desean. Usar globos blancos en la interpretación de "Masterpiece". Levantar los celulares durante "Like a prayer". Y hacer lo mismo con las pulseras de neón durante "Celebration". Ahora, Espinoza está cotizando lugares en el centro para estampar la polera oficial que usarán los socios. "La idea es ir uniformados", explica.

Sobre el momento actual de la cantante, dice que ésta "puede ser la última vez que la veamos en vivo". Esto, debido a que en el tour no incluyó a Oceanía y Asia. Por ende, será lógico que en las posteriores giras tengan prioridad en lugar de Sudamérica. Y luego, quizá pueda retirarse o dejar de tocar tan seguido. "Este disco es muy bueno. Es como el reflejo de todas las Madonnas. Y para nosotros es muy significativo eso. Al igual que la primera visita, donde todos querían ir. Ahora hay menos ansiedad e iremos los que de verdad la admiramos. Por todo esto, queremos vivirlo a concho".

www.madonnachile.cl

Vuelve a su rol favorito: Escandalizar

La gira de Madonna la ha vuelto a posicionar en uno de sus roles favoritos: el de polemista. En junio, la cantante se dedicó a mostrar su ropa interior en Roma, en lo que se calificó como "un desfile de lencería fina" y "exhibición de su bien cuidado cuerpo".

En julio, ante 70.000 fanáticos la cantante encaró en París a su enemiga política número uno: la derechista Marine Le Pen. Ya se sabía que en Israel había proyectado una esvástica sobre su imagen y que la calificó de "infame". Acá fue más allá: fusionó su imagen con la de Hitler en la canción "Nobody knows me". "Las viejas cantantes necesitan que se hable de ellas y así se entiende que lleguen a tales extremos", declaró Le Pen.

En agosto, en Moscú, salió a tocar con el pasamontañas característico de las Pussy Riots, la banda rusa encarcelada por "ofender" a Putin, pidiendo su renuncia en una performance frente una catedral ."No significa una falta de respeto hacia la Iglesia o el gobierno. Creo que estas tres chicas -Masha, Katya y Nadya- han hecho algo valiente", dijo la cantante entre aplausos y gritos del público.

También violó una ley que impide la difusión de propaganda homosexual, repartiendo pulseras y hablando de la necesidad de respetar todas las opciones sexuales en el show.

Pero quizás lo más comentado es que la cantante saca un arma en mitad de la canción "Gang bang". El problema es que lo hizo en octubre, en el escenario del Pepsi Center de Denver, Colorado. El mismo lugar donde en julio pasado, en un cine de la localidad de Aurora, fallecieron 12 personas y 58 resultaron heridas en la première de "Batman: el caballero de la noche asciende".

Hace años que ninguna banda de rock o punk provoca tanto debate, llamados a las estaciones de televisión y críticas referentes a una simple actuación en directo.

Comentarios en facebook:


Versión Digital

Portada