Economía
Compartir | | Ampliar Reducir

Contraloría abre juicio de cuentas por gastos irregulares en la época de Alberto Arenas en la Dirección de Presupuestos

por:  La Segunda
lunes, 22 de marzo de 2010
Santiago.- Alojamiento en hotel cinco estrellas pagado por el fisco, fiesta de aniversario con discordancia en el número de invitados, regalos de arreglos florales inadecuados y anómalos usos de radiotaxis, son parte de los peros que levantó Contraloría tras revisar el uso de platas de la Dirección de Presupuestos durante 2008 —a cargo en ese entonces de Alberto Arenas—, y que llevaron al ente fiscalizador a abrir juicio de cuentas para resarcir al fisco por los gastos incorrectos.

“Examinar el correcto uso de los recursos” “y el acatamiento de la normativa legal y reglamentaria” fue el objetivo que tuvo el ente fiscalizador al poner sus ojos sobre las compras de bienes y servicios de consumo y de activos no financieros por casi $1,5 mil millones en 2008 de esta repartición, que es justamente la que monitorea el buen uso de los dineros fiscales en el aparato público, y que además respeten las normas que establece el clasificador presupuestario.

Problema al partir: documentación perdida

Pero ya al partir, Contraloría se encontró con un problema: “Gran parte de la documentación solicitada no fue entregada oportunamente, debido a que, según lo informado por el jefe de la División de Gestión Interna, ésta se encontraba extraviada, motivo por el cual la Dipres efectuó una denuncia a la Policía de Investigaciones”.
Luego los documentos aparecieron, aunque sólo en parte: el resto se reconstruyó con fotocopias legalizadas de facturas y rendiciones.

Al entrar al detalle de los gastos, se encontró con diversas situaciones que cuestionó el fiscalizador:

Detectó, por ejemplo, que se pagó el arriendo de doce estacionamientos a funcionarios de la repartición, más allá del que requerían los autos fiscales. Los $9,5 millones desembolsados por este concepto “no se ajustan a la legalidad vigente”.

Pero además cuestionó que los $9,2 millones gastados en la comida de aniversario de la repartición consideraran a 288 asistentes, pero sólo se incluyó un listado de 229 invitados, y reparó en los ramos de flores regalados a las mujeres de la repartición —para el Día de la Mujer y el de la Secretaria—, “lo que no corresponde a gastos de representación” y “no guardan relación con los objetivos y fines institucionales”.

Arenas y su alojamiento en el Sheraton Miramar

En otro punto donde se detuvo la fiscalización de Contraloría fue en los $381.276 que salió el alojamiento del director de la entidad, Alberto Arenas, en el Hotel Sheraton Miramar en dos días de noviembre de 2008.

No hubo resolución previa que autorizara el pago; luego, se hace presente que es Arenas quien pidió el reembolso.

El fiscalizador concluye: “Corresponde objetar el reembolso por el gasto de alojamiento, por cuanto lo que procedió legalmente fue pago por viáticos al director del Servicio”.

El ojo escrutador de la repartición encabezada por Ramiro Mendoza no paró ahí. Detectó que se desembolsaron $23 millones en radiotaxis durante 2008 para personal de la entidad, cuyo respaldo incompleto impedía conocer horarios, destinos, e incluso enmendaduras que mostraban mal uso. Se detectó que hubo funcionarios que, tras la fiesta de la repartición, tomaron este servicio de cargo público para ir a sus domicilios, pese a que “corresponden a gastos personales y voluntarios”.

Multas por no pagar TAG

Donde también encontró situaciones cuestionables es en el pago de $80 mil en multas por vehículos fiscales que usaron autopistas urbanas, sin tener el TAG correspondiente.

“Razones de buen servicio”, esgrimió la Dipres para explicar estos pagos, lo que llevó a Contraloría a levantar la observación... “sin perjuicio que el servicio deberá arbitrar las medidas necesarias para evitar su ocurrencia en el futuro”.
Portada

Economía

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img