Cultura/Espectáculos
Compartir | | Ampliar Reducir

Un millar de personas madrugaron para el casting de "Talento Chileno"

Los estacionamientos del Florida Center parecían un hervidero antes de las 9, hora de la cita para el casting de la segunda temporada del exitoso programa de CHV. Cantantes, bailarines, “rockeros” y hasta un reggaetonero infantil se sometieron a las pruebas.

por:  Juan Carlos Ramírez, La Segunda
jueves, 02 de diciembre de 2010
Desde antes, mucho antes de las 9 de la mañana —hora oficial de inicio del casting para “Talento Chileno”— había gente esperando.

De hecho, los estacionamientos del tercer nivel del mall Florida Center ya estaban convertidos en un hervidero: padres aconsejando a sus hijos, jóvenes improvisando pasos de baile o adultos cantando y tocando guitarra.

Muchos tenían cara de sueño. También hacía frío, debido a la inusualmente helada mañana primaveral.

Una contrariedad que no molestó a los participantes, que llevaban esperando desde la madrugada. Lo único que había era impaciencia. Incluso varios comenzaron a gritar y reclamar, como cuando un recital se demora en comenzar.

La diferencia es que, esta vez, el show estaba a cargo de ellos mismos.
 
Desde un “Barney” reggaetonero a un rockero loco

“Viajamos a Santiago para preparar un disco y justo nos enteramos de esto. Así que madrugamos y acá estamos”, explica Dj Mono, un chillanejo con un impecable disfraz (hecho por él mismo) que recuerda tanto a Barney, el dinosaurio, como a Super Mario, de Nintendo. Junto a sus amigos hacen “reggaetón para niños”. Dice que ellos necesitan una música más movida, mientras los concursantes lo miran con curiosidad.

Estamos dentro de la carpa donde se efectúa la primera selección de lo que sería la nueva temporada del exitoso “Talento chileno”, la franquicia local de “Britain`s got talent”, el mismo de donde surgió Susan Boyle, que acaba de estrenar disco navideño.

Se respira nerviosismo entre los participantes que van instalándose en las sillas de plástico y completan  una ficha con sus datos. Aunque hay varios dispensadores con agua fría y vasitos, nadie se acerca. A través de los parlantes se escuchan fuerte las performances de los participantes. Hay voces desafinadas y buenas interpretaciones, como la de Katin Aguilera, quien, con banda incluida, interpretó “The only exception”, el hit de Paramore que aparece en “Glee”.

El primer apronte de la segunda temporada

A diferencia de los primeros castings, cuando el programa de CHV aun no existía, los concursantes ahora tienen más o menos claro el formato y tipo de show que podría darles el triunfo.

Los concursantes lo saben y se han preparado. Muchos de ellos se arreglan, perfuman y peinan delante de todos.

Dentro de la carpa principal, hay tres minicarpas, donde está instalado el equipo de la producción. A cada concursante se le graba con una cámara de video y se le pide que deje su material, como Angel Núñez, un señor cuya forma de recitar recuerda a Tito Fernández.

En general, nadie se preocupa de lo que hace el otro. Cada uno de los participantes está callado, ensayando, repasando. Aunque algunos rompen ese protocolo, como un “rockero” clásico, de pelo largo y que no se suelta de su guitarra eléctrica.

Hace gárgaras. Supuestamente, para cantar mejor. La gente se ríe. Ha estado transmitiendo toda la mañana. “No me importa lo que piensen. Tengo que hacer esto”.

Curiosamente, guitarristas son los que más abundan en esta selección. Basta pasearse por la fila de casi mil personas en el tercer nivel del Mall para escuchar una infinidad de estilos: tonadas, cuecas, blues, covers de Soda Stereo.

Pero también hay muchos cantantes. En un momento de la mañana en todas las carpas sonaban voces melódicas. En una, una punk de pelo amarillo canta a Paramore; en otra, una niña de unos 11 años canta baladas ante la mirada orgullosa de sus papás y en la última minicarpa una señora canta folclore.

Quizá por eso llaman la atención otros tipos de “talentos”, como una banda de adolescentes con saxofones y bronces tipo Los Fabulosos Cadillacs. O gimnastas y cuerpo de baile muy en la onda “Glee”. Aparte del infaltable doble de Michael Jackson, en este caso, Daniel Fodor, un niño que imita al fallecido astro, con guantes y todo, que espera pacientemente junto a su papá mientras el sol está empezando a salir de nuevo.

Este casting —que se extendería hasta las 4 de la tarde— es sólo un primer acercamiento a lo que será la segunda temporada de “Talento Chileno”. Posiblemente el modo de operar sea parecido al anterior, con precasting regionales que se dediquen a recopilar no sólo la capacidad de los concursantes sino sus mejores historias de vida. Porque una de las características de la franquicia es potenciar el lado “humano”.

Algo que los mismos concursantes tienen claro. Como dice Dj. Mono: “Soy un hombre que se hizo a sí mismo”. Y sus amigos le celebran la ocurrencia.

Cultura/Espectáculos

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img