Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Pepe Auth: "Reforma electoral incentivará al PPD y PS a formar un solo partido"

Uno de los ideólogos del nuevo sistema señaló que "No tiene sentido que partidos que ocupan el mismo espacio sigan existiendo por separado".  

por:  Claudio Salinas M.
martes, 20 de enero de 2015

Diputado Pepe Auth (PPD), experto electoral.


Foto RAMON MONROY

"Esto es un estímulo para que las pequeñas fuerzas «coalicionen» si quieren entrar al Congreso. Por eso discrepo de quienes pronostican una atomización de las fuerzas políticas y pongo la firma que en el Parlamento del 2018 no va a haber más partidos que los existentes hoy día, incluyendo a los movimientos como RD, Evópoli o Amplitud", asegura el diputado Pepe Auth (PPD), experto electoral y uno de los autores de la reforma al sistema al binominal, que al cierre de esta edición estaba siendo revisada en tercer trámite en la Cámara Baja.

De hecho, Auth asegura que con la nueva norma disminuirá el porcentaje de votos necesario para lograr un escaño: en distritos grandes, donde se eligen ocho diputados, ya no será necesario obtener un mínimo de 30% de sufragios. En esos escenarios, sería posible ingresar al Congreso obteniendo hasta 12% ó 10%.

-Aparte de más candidatos, más parlamentarios y más partidos ¿qué cambios va a traer el fin del binominal?

-Lo fundamental es que ahora sí en las elecciones van a haber ganadores y perdedores, porque en el binominal están hechas para empatar. Ahora el que saque más votos va a ganar pero el que saque menos va a existir, al menos si saca 25, 20 o incluso 15 por ciento. Segundo, vamos a pasar de un sistema que es un paraíso para los expertos electorales por su predictibilidad y escasa incertidumbre, a uno con resultados mucho más variados y donde los electores van a sentir que su voto va a producir una diferencia. Tercero, si van a subsistir los bloques políticos va a ser por voluntad programática común y no por obligación electoral, es decir no habrá coaliciones forzadas. Con ello, el Parlamento dejará de tener dos grandes bloques con un gran vacío al centro, sino que va a haber un continuo de fuerzas políticas que va a partir algo más a la izquierda de la Nueva Mayoría y terminará probablemente algo más a la derecha que la Alianza, pero también va a haber un centro político. Vamos a tener más competitividad, más incertidumbre en los resultados y más diversidad, lo que redundará en ocho años más en un sistema político en mucho mayor sintonía con las características de la sociedad. Se termina el clivaje del Sí y el No.

-Se han criticado las concesiones hechas para lograr esta reforma en términos de bajar excesivamente los umbrales para constituir partidos.

-Efectivamente. Eso no habría ocurrido si se hubiera sumado al cambio RN, que manifestó disposición e incluso hizo una propuesta de nueva integración senatorial que estábamos abiertos a aprobar pero fueron los senadores de ese partido las que la hicieron naufragar. Ahora, se dice que el sistema proporcional en sí mismo genera la multiplicación de partidos y el binominal reduciría su número, pero resulta que en 1973 había menos partidos en el Congreso que los actualmente en la Cámara, incluyendo movimientos como Revolución Democrática e Izquierda Autónoma. Por otro lado, facilitar la creación de partidos no significa que estos perseveren en el tiempo si no consiguen adhesión electoral. No tengo ningún problema en que sea fácil crear partidos en la medida que desaparezcan si después no conquistan escaños.

-El nuevo sistema suprime los subpactos entre partidos. ¿Producirá reacomodos internos en las coaliciones?

-Los subpactos son en la práctica partidos electorales y, por tanto, al prohibirlos se termina con estos. En ese sentido, más que una atomización, yo creo que el sistema proporcional es un incentivo a partidos más grandes. Por ejemplo, el PPD y el PS van a tener más incentivo, eventualmente con los radicales, a formar un partido más grande porque su rendimiento electoral va a ser mayor que si van separados. Con este cambio, no tiene sentido que partidos que ocupan el mismo espacio cultural y político, hoy separados por las cuotas de distribución en la hora de las negociaciones, compitan entre ellos y sigan existiendo separadamente.

-La reforma impone una cuota transitoria de género en candidaturas a costa de hacer menos primarias.

-Efectivamente, había que elegir entre dos alternativas: aplicar la cuota sólo a los candidatos no elegidos en primarias o forzar a los partidos a cumplirla a cualquier evento, limitando las primarias, como finalmente se resolvió. Si no se hacía, quedaba el espacio para la trampa, para que partidos que no quisieran cumplir la cuota hicieran primarias para sortear dicha exigencia. Hoy tenemos un 16% de parlamentarias porque la Nueva Mayoría y la Alianza llevaron 16% de candidatas, porque en Chile hace rato que se acabó el voto de género. Yo tiendo a pensar que, con la cuota transitoria, entre 35 y 45% de nuestro próximo Congreso va a ser representación femenina. Ese cambio va a ser el más visible e importante, más que el número de partidos o el reordenamiento de las coaliciones.

 
Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img