Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Andrés Velasco explica sus coqueteos: Con la DC "coincidimos en una cultura de centro"

"Siento sintonía con el mundo socialcristiano, como con el socialdemócrata o el liberal progresista", dice el ex candidato presidencial.

por:  María José O'Shea C.
viernes, 26 de septiembre de 2014

Foto Claudio Cortés

Su oficina está en el segundo piso del más bonito de los edificios que rodean la Plaza Perú, en el barrio El Golf. Afuera, una pareja se sube a una vespa roja para partir a su casa. Andrés Velasco, con su buena pinta, les pregunta si la mica que tiene la moto sirve o no, porque él ha pensado comprar una igual para su vespa negra.

Adentro, en la oficina, chica pero estilosa, cuelgan cuadros de Jorge Lankin, de la hermana del jefe, Ximena, y varias lámparas Tolomeo alumbran los espacios. Aquí no hay -como en las clásicas sedes partidarias- carteles políticos, fotos de autoridades, panfletos que se han puesto amarillos con el tiempo. Hay libros de arte, de cultura, de historia. Y está Andrés Velasco, contando cómo recorre Chile para sumar adherentes para Fuerza Pública (FP), su movimiento que cumple un año el 7 de octubre. En este escenario hay un contraste ineludible: mientras capta gente para el referente moderno, tira sus redes a la DC, uno de los más tradicionales miembros de la oferta partidaria chilena.

-¿De qué porte es FP?

-Hay 3 mil personas inscritas en el sitio web, 30 grupos temáticos sobre políticas públicas, y ya tenemos FP instalado en algunas de las principales ciudades, como Antofagasta, Concepción, Viña y Punta Arenas. Esos adherentes coinciden con aquellas donde nos fue bien en la primaria, muchos habitantes de comunas de clase media, como La Serena, Rancagua, La Florida, Maipú o Santiago Centro.

-¿Y el sector oriente de la capital?

-Minoritariamente. En la primaria del año pasado, de los 300 mil votos que tuvimos, unos 60 mil fueron de ahí.

-Ud. fue bien estrella en la presidencial pasada. ¿Perdió la novedad?

-Hay una cantidad grande de personas que quieren cambios, pero cambios bien hechos. Gente que es más desprejuiciada y liberal que la generación anterior, pero que con mucho esfuerzo se compró una casa y le importa la economía del país, porque tiene que pagar una hipoteca, y le importa la educación, porque tiene a sus hijos en un colegio particular subvencionado. En esos grupos, nuestras ideas han tenido mucha acogida, tanto en la campaña como en el desarrollo de FP.

-¿Por qué no es partido político?

-Porque hay más de una manera de participar en la vida pública. Creo en la democracia de los partidos, pero el régimen de partidos hoy no cuenta con toda la legitimidad que requiere. No son bien evaluados, y además, porque los movimientos, los independientes, las organizaciones ciudadanas también tienen un papel. Y ninguno es mejor ni peor. Es sintomático del estado de la política en Chile que les haya surgido tanta competencia a los partidos. Se está dando una diversificación de la manera de incidir en los debates.

-¿Descarta que sea partido?

-En el corto plazo no está en nuestros planes. Que vaya a ocurrir de aquí a unos años más, no me atrevería a decirlo.

-¿Antes de la presidencial 2017?

-No está planificado.

-Pero no ser partido tiene un costo muy alto. No tiene parlamentarios.

-Sí, pero no descartamos competir en el futuro. Hoy hay más parlamentarios independientes que nunca.

-Escuché a Edmundo Pérez Yoma decir que lo que Ud. y ME-O hoy planteen no tiene ninguna incidencia, porque no están en el debate parlamentario.

-Hay muchas maneras de ver la política. Lo que ocurre en las democracias maduras es que las cosas se votan en el Congreso, pero las discusiones ocurren en los medios, en la academia, en los sindicatos, en muchas esferas. Yo estoy orgulloso que FP haya incidido en debates, como el de la reforma tributaria.

-Y si no está en el mundo partidario ¿por qué sigue estando en la Concertación/Nueva Mayoría? ¿Por qué fue a esa primaria? Es una posición cómoda...

-Participé en esa primaria porque me siento parte de la centroizquierda y porque creo relevante que las ideas liberales, las de centro y las progresistas estén representadas en ese mundo. El éxito de la Concertación, que ya se acabó, fue precisamente ser una alianza de sectores que venían de la izquierda tradicional, pero también del centro socialcristiano, del centro laico y del liberal. Cuando Ricardo Lagos habla desde la socialdemocracia, lo comparto 100%. Cuando gente de la DC dice que le preocupa que no haya trabas que signifiquen el cierre de colegios subvencionados, también lo comparto.

-Si esa Concertación se acabó, ¿participaría hoy en una primaria de la Nueva Mayoría?

-Michelle Bachelet lleva apenas seis meses. No creo oportuno discutir hoy la elección del candidato para 3 años más.

-Pero si Ud. ya está recorriendo Chile para eso, estará pensando si ir a primaria o a la primera vuelta.

-No tiene sentido hablar de eso, si ni siquiera sabemos cuáles van a ser las reglas del juego. El sistema se va a modificar y no sabemos cuál será el nuevo régimen y quizás los incentivos para construir coaliciones van a ser distintos.

-¿Pero se siente con domicilio en la Nueva Mayoría?

-Yo me siento con domicilio en la centroizquierda chilena y lo he sentido desde que entré a la vida pública.

-¿Y es lo mismo, acaso?

-Insisto, lo importante es que en esa coalición estén las ideas de centro. Ahora, precisamente porque participé en el gobierno de Aylwin, porque fui ministro de Bachelet y porque estuve en las primarias, me siento con derecho a aplaudir las cosas buenas y apuntar lo que hay que corregir.

-Ya, pero esa era historia de la Concertación. Hoy el escenario es otro.

-Hay ideas de centro que por parte de los exponentes de la retroexcavadora no han sido debidamente valoradas. Y otras, como la importancia de la educación particular, que no han estado debidamente cauteladas. Y por eso hemos dicho que esto se puede hacer mejor.

-Su acercamiento con la DC es cada día más notorio. ¿Cree que podría llegar a ser su candidato presidencial?

-Con la misma lógica anterior, siento coincidencias con el mundo socialcristiano, como con el socialdemócrata o el liberal progresista. Qué mecanismos se van a aplicar, es extemporáneo discutirlo.

-¿Qué coincidencia, además de defender la educación subvencionada, puede tener Ud. con la DC?

-Si miro hacia atrás y me pregunto cuáles son los presidentes de Chile que admiro, son Eduardo Frei padre, y a Aylwin y Frei hijo durante la Concertación. Creo que fueron unos de los mejores años que tuvo Chile en su historia. También es importante el papel aglutinador que tuvo la DC en una época. ¿Significa eso que uno tiene acuerdo en todo? No. Significa que uno tiene sintonías de centro. Por ejemplo, en la reforma tributaria coincidimos bastante con los técnicos de la DC.

-Pero la DC es conservadora en valores. Ahí habrá una inevitable tensión.

-No me atrevería a hablar por la DC, pero basta leer la prensa para ver que hay diversas posturas internas. Por ejemplo, en el directorio de la Fundación Iguales está Aldo Cornejo. En estos temas hay disensos al interior de los partidos y no hay coincidencias plenas con ningún grupo particular. Pero hay una sintonía, una manera de hacer las cosas entendiendo que los países no se construyen en cinco minutos, que las reformas se hacen sin la arrogancia política de la retroexcavadora. Una cultura de centro en la cual coincidimos.

-¿No tiene sintonía con Amplitud? Aparece como una derecha liberal...

- Hace años que se anticipa la llegada de la derecha liberal. Ojalá ocurra.

-¿Y se puede ser liberal y de izquierda?

-Absolutamente. Uno puede creer en la libertad y entender que complementa la igualdad. En los países exitosos confluenyen ideas liberales y socialdemócratas.

-Esa es como la línea de Lagos. ¿Quiere representar al laguismo?

-No tendría la osadía de pretenderlo. Solo digo que su gobierno fue muy bueno.

-¿Le gustaría que volviera?

-Me cuesta creer que quiera.

-¿Tiene contacto con él?

-Conversamos ocasionalmente.

¿Y ahora qué?

-Se acabó la reforma tributaria. ¿Cuál será su tema ahora?

-Las reformas políticas son prioridad. El cambio del binominal es indispensable, pero por sí solo no resuelve los problemas de nuestra democracia.

Por ejemplo, si los distritos serán más grandes, será más caro competir; si habrá más escaños, será importante clarificar el mecanismo de selección de candidatos, lo que nos lleva a mejoras en la ley de partidos. Hay temas que estamos trabajando.

-¿Y no es inconsistente plantear reformas a los partidos, si no quiere hacer uno, pudiendo hacerlo?

-Eso es como decir que no puede opinar de fútbol porque no juega ni en Colo Colo ni en la Chile.

-Pero usted sí está en esa cancha.

-Para cualquiera que aspire a estar en el debate público, es esencial tener una postura en este tema.

 Caso Penta

Según El Mostrador, el ex director de Penta, Hugo Bravo, habría señalado a Andrés Velasco como uno de los destinatarios de platas para campañas, pero no señala si estas corresponderían a boletas falsas o donaciones reservadas.

Velasco se encontraba hoy en Temuco, pero Juan José Santa Cruz aseguró que "nos enteramos por los medios y estamos recabando la información necesaria".

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img