Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Navarrete: "Hay trazos comunes en las reivindicaciones del Gute con lo que fue Adolfo"

El abogado y ex DC asegura que Martínez es el más probable sucesor de Walker.

por:  Paula Canales G.
miércoles, 17 de septiembre de 2014
Imagen
Imagen
jQuery Carousel

El próximo mes se cumple un año desde que el abogado Jorge Navarrete renunció a la DC, después de 25 años de militancia. «Pirincho», como le dicen sus amigos, dice que ha sentido menos nostalgia de la que se imaginó cuando se fue. Sí admite que "extraño cierta cotidianeidad con mi comunidad política de referencia... el ser parte de ciertas discusiones".

Sin embargo, señala que es una etapa que "quedó atrás" y ahora, en su calidad de observador, desmenuza la situación de su ex partido.

-¿ Cómo ve a la DC hoy ?

-En un momento de mayor tensión, revisando o al menos sincerando ciertos cuestionamientos tácticos en relación a su rol al interior de la Nueva Mayoría. Siendo el partido más grande, es natural que se verifique este debate, más todavía cuando un sector interno ha manifestado ciertos reparos por la dirección y velocidad de los cambios que se han propuesto desde el oficialismo.

-¿Quiénes son hoy los máximos referente s del partido?

-Por parte de la disidencia, el senador Jorge Pizarro y el diputado Aldo Cornejo. Es relevante el rol que también juega Ximena Rincón, aunque con menos protagonismo por su rol de ministra. Quizás la gran novedad, y lo más interesante, sea la vuelta y creciente protagonismo de Yasna Provoste. Una descripción similar puede hacerse del oficialismo partidario y sus principales figuras son el senador Ignacio Walker o el diputado Fuad Chahín. Personas como Jorge Burgos siguen siendo muy influyentes pese a sus responsabilidades en el gobierno, pero el dato más significativo es la irrupción de Gutenberg Martínez en la escena política.

- ¿Qué opinión tiene del regreso de Martínez a la primera línea?

-La irrupción de Martínez fue relevante en tres sentidos. Primero, porque en la última Junta Nacional rompió el empate entre dos grandes facciones que se anulaban entre sí, en la medida que ninguna podía imponerse por sobre la otra, favoreciendo cierta ingobernabilidad que se apreció en los últimos años. Segundo, porque tuvo la capacidad para instalar, en términos discursivos y políticos, una sentida queja o molestia más transversal en la DC, que se traduce en la poca influencia y presencia del que sigue siendo el partido más grande. Y porque a falta de otros nítidos candidatos, se transforma en un potencial sucesor de la gestión de Walker.

-¿ Le sorprendieron sus críticas al Gobierno?

-Aunque no comparto varios de sus juicios, me sorprende poco. Lo que Martínez está planteando en público es idéntico a lo que vino sosteniendo en privado los últimos años. De hecho, más que profundas diferencias ideológicas, la distancia entre la actual conducción y la disidencia tiene su origen en consideraciones tácticas de cómo la DC debe relacionarse con el gobierno, la coalición y sus electores. Lo que Martínez ha puesto en escena es la reivindicación de la identidad política de la falange y la importancia de ésta para su futuro y el de la Nueva Mayoría.

- ¿El «Gute » tomó el lugar de Adolfo Zaldívar?

-Aunque hay ciertos trazos comunes en las reivindicaciones de fondo, Martínez es mucho más sofisticado de lo que fue Adolfo.

-¿En qué sentido es más sofisticado? Porque igualmente ha lanzado frases del tipo "no nos quieren"...

-En mi modesta experiencia, al menos cuando fui subsecretario en La Moneda con el ex Presidente Lagos, es que la primera prioridad para Adolfo fue siempre la mayor presencia de militantes en el aparato público. Aunque hay algo de eso en el reclamo actual, me parece que ahora se apunta a una cuestión más profunda y que problematiza la política de alianzas.

-¿ Se asemeja el estilo que Zaldívar tuvo con la Concertación a la que Martínez tiene frente a la Nueva Mayoría?

-Quizás, si por estilo entendemos algo parecido al discurso de la diferenciación, a la convicción de que la coalición es más un pacto electoral que un acuerdo político programático, y que respecto del gobierno se debe promover una colaboración crítica.

"La DC está jugando a algo"

-¿ Qué opinión tiene de la directiva que lidera el senador Ignacio Walker?

-De menos a más. Ignacio asumió su primer período generando grandes expectativas, tanto dentro como fuera del partido. Los primeros años vimos una gestión algo desdibujada, sin mucho perfil, quizás más preocupada de administrar que de liderar. En el último tiempo eso ha cambiado. Se podrá estar o no de acuerdo pero, haciendo una metáfora futbolística, hoy la DC al menos "está jugando a algo".

- Hay quienes lo acusan derepresentar sus propios intereses.

-A Walker siempre se le ha reprochado un liderazgo personalista y algo suficiente. Todas las críticas me parecen legítimas, pero lo que no es políticamente honesto es marginarse de las instancias de decisión -o, peor todavía, desconocer el resultado de procesos de deliberación o elecciones internas- para después alegar por no haber sido considerados. Ese ha sido el juego de una parte de la disidencia.

-¿ La disidencia podría sobrevivir a una llegada de Martínez a DC?

-Lo que ocurra en la disidencia parece ser el problema menos importante. La eventual y simultánea presidencia de Martínez en la DC y de Escalona en el PS es una coyuntura difícil de sortear para el gobierno y La Nueva Mayoría. Sin ir más lejos, se constituiría en el símbolo más poderoso de "la revancha concertacionista", tanto en términos estéticos como políticos, por cuanto se termina de instalar una oposición interna al estilo y a la profundidad de los cambios propuestos.

-¿Puede el gobierno evitar este escenario?

-Hay una opción que manifesté hace algunas semanas y consiste en una jugada tan interesante como temeraria: que Camilo Escalona ingrese al gobierno. Se trata de un movimiento que le permitiría a esta administración acumular capital político interno, asegurar mayores grados de gobernabilidad, además de evitar un escenario de posible distancia o tensión con el partido en el cual milita la propia Presidenta.

Definiciones presidenciales  "Veo difícil que la DC siga a Andrés Velasco"

-¿Qué impacto tendrá en la DC el factor Andrés Velasco en la presidencial?

-La relación entre Velasco y la DC se ha facilitado por cierta ambigüedad que ha podido mantener hasta la fecha, tanto en la naturaleza de su movimiento como en su pertenencia a la coalición oficialista. Las simpatías hacia la candidatura de Andrés provienen más de la derecha que de la izquierda, por lo que la única opción que tiene de viabilizar su candidatura presidencial es abandonando la Nueva Mayoría e intentando un espacio de complicidad entre los sectores más moderados de su actual coalición y la Alianza por Chile. Y es ahí donde está el punto de tope con la DC, la que veo difícil abandone el cómodo refugio de su actual hogar, menos para seguir a Velasco.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img