Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Pérez Yoma: "Si la Nueva Mayoría no cambia su manera de actuar, desaparecerá"

Ex ministro del primer gobierno Bachelet analiza el desempeño de su ex jefa, e interpreta el parelé al ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre.

por:  Paula Canales y Alejandro Fainé
viernes, 25 de julio de 2014
Imagen
Imagen
jQuery Carousel

"Observador informado" es la autodescripción que se da el ex ministro del Interior del primer gobierno de Michelle Bachelet, Edmundo Pérez Yoma. Retirado de la contingencia política -de hecho, no asistirá a la Junta Nacional DC este fin de semana-, su tiempo lo distribuye entre sus negocios agrícolas azotados por la sequía, viajes de turismo y este verano pretende romper la pausa de dos años que tiene como velerista.

En tiempos de recriminaciones mutuas en la Nueva Mayoría, y el primer parelé de la Presidenta Michelle Bachelet a un miembro de su gabinete (Nicolás Eyzaguire), recurrimos a su evaluación como ex colaborador de la Mandataria.

"Me gustan mucho algunas de las cosas que están pasando", afirma de entrada. Y enumera sin pausa los aspectos positivos que aprecia, como "la rapidez de la instalación del Gobierno"; el que haya copado "por completo la agenda y tenga al país discutiendo de los temas que ella quería", y la aprobación de una reforma tributaria "que tiene contentos desde la CPC hasta los pequeños empresarios".

-¿Y le preocupa la demanda de la calle, justo cuando sube el desempleo y hay menor crecimiento?

-El crecimiento 2014 está dado por circunstancias de 2013, y lo más sorprendente ahí fueron los cálculos errados previos, porque el ministro anterior hablaba de un 4%, en circunstancias de que todos los organismos internacionales anticipaban que sería muy inferior a esa cifra. Esta baja es sistémica. Respecto a la calle, es una buena forma de expresarse, en todos los países del mundo tiene importancia, pero siempre enfrenta muchas dificultades para convertirse en acciones políticas. Y en eso el Parlamento, recogiendo las inquietudes de la calle, y digiriendo las demandas, hace el proceso.

-¿Para el sistema político, las demandas callejeras son un insumo más? Pareciera que algunos políticos actúan de acuerdo a lo que pide la calle.

-Hace un tiempo parecía que la calle era la que estaba mandando. Pero eso no se ha traducido en el trabajo legislativo, aunque sí ha tenido influencia tanto en la confección del programa de Gobierno, como también en la elección de algunos parlamentarios.

-Pero lo ocurrido con el ministro Eyzaguirre, donde éste el domingo dice algo y luego se desdice, ¿no ejemplifica que aún se mira a la calle para tomar una decisión política?

-Lo que ocurrió ahí tiene muy poco que ver con la calle, sino más bien con una decisión de la Presidenta de aclarar que la educación superior gratuita es para todos, a pesar de que en la Nueva Mayoría hay mucha gente que dice que es mejor dar gratuidad al 75% o no al que pueda pagar. Pero en eso la Presidenta ha sido inflexible: Ella quiere la gratuidad universitaria como un derecho universal, pues detrás está la filosofía de un Estado Social de Derechos Garantizados. Eso que pasó este fin de semana es producto de un convicción profunda de la Presidenta, que la impuso en su programa.

-¿Está clara la carta de navegación? Porque el ministro Eyzaguirre no inventó la propuesta.

-La carta de navegación indica cosas, pero Eyzaguirre, como es economista, va viendo los problemas que se producen. Y claro, en un país con US$20 mil per cápita, dice que a lo mejor es una buena idea dar sólo para cuatro años y cuando haya otro nivel de ingresos hagamos el resto. Es un pensamiento correcto, pero la Presidenta quiso establecer que el final del tema es educación universal gratuita para todos.

-¿Falta precisar la carta de navegación?

-Eyzaguirre ha estado trabajando solo, ha habido poco trabajo prelegislativo y muy pocos tienen la película completa. Gutenberg Martínez decía que es mejor priorizar: ver primero cuánta plata habrá y después definir qué haremos y cómo. Lo único claro es que hay una reforma educacional, que yo apoyo, y que quiere producir mayor cohesión social. Cómo se va a lograr eso, es otra discusión.

-¿Y esa discusión, dónde se está realizando?

-Con la meta clara, falta poner todos los instrumentos sobre la mesa. Lo que se ha hecho hasta ahora es tirar algunos proyectos parciales que tocan aspectos de la reforma, pero no hay, por lo menos no está en el debate público, el total de la reforma. Y eso es lo que se ha estado pidiendo.

-¿Cómo se hace eso?

-Aquí está el tema de la diferencia en cómo se operaba en tiempos de la Concertación y cómo se hace en la Nueva Mayoría. La NM no es la Concertación, pero no sólo porque haya más partidos, sino porque lo único que hay de la NM es un acuerdo político-programático para apoyar el cumplimiento de los compromisos del programa de la Presidenta Bachelet. La Concertación tenía una sede donde se hacían reuniones, un coordinador, y había un trabajo prelegislativo enorme: Las diferencias se limaban en esas instancias y se trabaja con el ministerio de la Presidencia. Y una vez que ese proceso terminaba, se buscaban las mayorías necesarias para aprobar.

Ahora es al revés: los ministerios toman el programa, el ministro del ramo hace su proyecto, algunos con más trabajo prelegislativo que otros, y van al Congreso a negociar. Y para que las cosas se ordenen, como quieren muchos, tendría que volverse al sistema anterior.

-Es decir, hay que bajar el programa a la acción política.

-Exactamente. Partir por lograr consenso al interior de la Nueva Mayoría y en eso no se está haciendo ningún esfuerzo político. Todo lo contrario: parecería que hay quienes creen que los que apoyaron a la Presidenta en la primaria son los que tienen toda la verdad y los que tuvieron primarias y después compitieron -como es el caso de la DC-, llegamos después y tenemos que tener un contrato por adhesión a un programa previo. En circunstancias que después se siguió discutiendo.

-¿Y esa es una tarea del líder de La Moneda o del vocero de la coalición?

-Hay siete voceros... antes se formaban comisiones al interior de la Concertación, pero siempre la orientación la daba la Segpres en lo legislativo.

-¿La responsabilidad es de la ministra Ximena Rincón?

-No. Los proyectos legislativos se originan en el Ministerio de la Presidencia, pero el trabajo de cómo procesar esto corresponde a los presidentes de partido, que hasta ahora no lo han logrado.

-¿Le preocupa que esta situación se extienda en el tiempo?

-Si hay interés en que esta coalición pase a ser una coalición política de más largo plazo, tiene que cambiar su manera de actuar. Si no, durará lo que dura el Gobierno de la Presidenta Bachelet y luego desaparecerá. De eso no hay duda alguna.

-¿La Presidenta es tan imbatible a esta situación?

-La NM es ella, la DC, el PPD, el PS no tienen la mayoría, entonces la que encarna este concepto es ella. Por consiguiente, es su Gobierno el que tiene que mantener los acuerdos.

"A Bachelet la veo igual"

-¿Cómo ve el estilo de Bachelet?

-Su experiencia internacional le pesa mucho, es de izquierda, pero realista de lo que se puede o no hacer. Siempre tiene puesto un ojo en la economía y cree que la única manera de gobernar es con la mayoría. Y la única mayoría que se puede dar en este país es cuando el humanismo laico se junta con el humanismo cristiano.

-Hay una tesis de que el traspié de Eyzaguirre se debió a la indecisión de la Mandataria sobre la reforma. ¿Es la misma Bachelet que demora la toma de decisiones?

-Sí... Pero un ministro cuando no le han dado el vamos tiene que quedarse callado. ¿Cuál era la crítica que había a Bachelet en su Gobierno pasado? Que formaba comisiones, le gustaba que los temas estuvieran bien estudiados y después había que largarse.

-Cuándo no hay un diseño político de la reforma educacional, ¿el problema está ahí y no en su ministro?

-Bueno, pero si la evidencia ha sido más que clara. El ministro dio una entrevista el domingo y el martes salió con la Presidenta y todo el mundo lo interpretó como un gesto de apoyo de ella al ministro. Pero lo que hizo la Presidenta en público es decirle ¡aquí habrá gratuidad para todos! Yo lo leo de una forma distinta: lo sacó, lo puso al lado y le dijo tienes que hacer esto y no lo que estás pensando tú.

Desempeño del ministro del Interior: "Peñailillo tiene una impronta interesante"

-¿ Fue lo mejor que la Presidenta Bachelet designara a una persona de su plena confianza en el Ministerio del Interior y no un militante de la DC?

-Siempre fui partidario de que fuera Rodrigo Peñailillo. Y este gobierno no tenía por qué tener un ministro del Interior democratacristiano.

-¿ Que le ha parecido su desempeño como jefe del Gabinete ?

-Muy bien.

-¿ Cumplió sus expectativas?

-Con creces, porque tiene una gran ventaja por sobre cualquier otro ministro del Interior que haya tenido la Presidenta: Ha hecho una larga carrera política con ella.

Fue su jefe de gabinete y cumple todos los requisitos que le gustan a la Presidenta: sobrio, austero, no busca publicidad, se atiene a los planes de Gobierno, conciliador, busca tener buenas relaciones con todo el mundo, no se parcializa. Partió siendo la persona que apoyaba a Bachelet, pero hoy por hoy tiene una impronta interesante y es de los políticos jóvenes nuevos que tiene el país.

-¿ A quién se asemeja su estilo ?

-No es un político convencional, fue gobernador de Arauco, después hizo su carrera entera en La Moneda ayudando a la Presidenta.

-¿ Qué opina de su forma de negociar? En la reforma al binominal privilegió los movimientos más chicos para lograr un acuerdo.

-Yo hubiera hecho lo mismo, porque RN dice que quiere cambiar el binominal, pero no quiere, y la UDI es más honesta y dice que no les conviene. Entonces, el ponerse de acuerdo con Amplitud puso a RN en una situación difícil y por eso me parece una táctica negociadora muy buena, muy inteligente.

- Entonces, se parece a usted...

-(Ríe) Yo encontré que lo hizo bien ahí.

- Llama la atención la frialdad en cómo ha enfrentado algunos temas.

-El tiene decisión, es bien metódico, conversa mucho con la Presidenta, pues tiene un acceso privilegiado a ella. Entonces, cuando actúa, lo hace con todo el peso de la Presidencia detrás.

-¿ Cree que la DC necesita alguien de mayor peso político en La Moneda?

-Por ahora estamos bien, estoy contento con que la presencia de la decé se exprese en el Parlamento y fundamentalmente en el Senado, porque el Congreso también ha recuperado un rol que había perdido. Se ha convertido en un lugar de encuentro.

Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img