Política
Compartir | | Ampliar Reducir

¿«Cerebro» de izquierda o de derecha?: Los factores que determinan la mirada política de los individuos

"Hay una diferencia cerebral entre las personas de distinta opción política", afirma el director de la Escuela de Psicología de la Universidad Adolfo Ibáñez, Sergio Chaigneau.  

por:  La Segunda
sábado, 17 de mayo de 2014
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
jQuery Carousel

«Scanner presidencial»


-En un ejercicio hipotético, ¿cómo ve a figuras como Camilo Escalona y Pablo Longueira? Ex timoneles PS y UDI, quienes mutuamente se han reconocido como hombres de Estado.
-Tendría que imaginar que Longueira va a tener un análisis más individualista de costo-beneficio; más dificultades para incorporar elementos contextuales, sus soluciones a problemas van a ser más estructuradas o estereotipadas, más puramente cognitivas y menos emocionales. Y su visión de la justicia o del bien común, sería "a cada cual según su mérito, su esfuerzo". Escalona estaría pensando en el contexto social, poniéndose en el lugar de ciertas personas, empatizando con sus votantes, prefiriendo soluciones más globales y colectivas; más movido por sus estados emocionales internos. Y su visión de la justicia sería más distributiva: "a todos por igual". Esta noción es una forma de ver el Estado basado en que uno empatiza con la persona que tiene menos y que el análisis debe considerar el contexto social completo en que ocurren las cosas. En la otra noción los problemas se solucionan si cada uno tiene la oportunidad de hacer el análisis costo-beneficio en forma independiente. El concepto libertad en la izquierda, es que el Estado la garantiza; en la derecha es ausencia de coacción, "nadie me impone, ni siquiera el Estado, lo que debo yo hacer".
-En cuanto a los liderazgos presidenciales, ¿cómo ve a Bachelet, Piñera, Lagos y Frei?
-Bachelet tiene empatía y capacidad de llegar a los demás emocionalmente, una característica asociada en estos estudios más con la izquierda. Piñera es menos empático, tiende a dar respuestas que él tiene preparadas de antes, son racionales y estructuradas. Creo que ellos dos son casos bien claros de lo que muestran los estudios. Lagos es distinto.
-¿En qué sentido?
-Todas las posiciones políticas también están cruzadas por temas que no tienen necesariamente que ver con esto. Por ejemplo, la promoción de la mujer es un problema tanto para la izquierda, como para la derecha, los estereotipos de masculinidad cruzan toda la sociedad chilena. Y Lagos tiene un tipo de autoridad masculina, eso se da tanto en la izquierda como en la derecha. Es un líder fuerte y justamente se le criticaba en algún momento a Bachelet no ser como Lagos.
-¿Qué pasa con un liderazgo DC? Por ejemplo Eduardo Frei.
-Estas cosas son bastante contextuales y dependen del contraste que uno tiene. Reunido con alguna gente yo me siento de izquierda; y con otra, de derecha. Mi opinión personal, y esto no tiene nada que ver con los estudios, es que en este contexto de la Nueva Mayoría la DC está en una posición que cualquier cosa que diga va a parecer como demasiado de derecha, más de derecha de lo que en realidad es.
-Del punto de vista de la neurociencia, ¿cómo ve al ex Mandatario?
-No podría decir dónde ubicarlo. Los casos extremos son más fáciles de clasificar.
-Hablando de derecha e izquierda, ¿las fronteras son hoy más difusas?
-Sí. En todo el mundo la gente que vota o se involucra en política es menos, la diferencia entre un lado y otro es más difusa, y los políticos se vuelven más "profesionales", que representando una posición ideológica.

Mientras los encuestólogos perfeccionan los instrumentos para determinar las preferencias políticas de los electores, en el corazón de la neurociencia se levanta una respuesta: "El mejor predictor de la intención de voto es la pregunta «dónde te sitúas en el espectro político»", sostiene Sergio Chaigneau.

Pero la pregunta que cita el PhD en Sicología Cognitiva y del Desarrollo (Universidad de Emory, EE.UU.) no corresponde a un sondeo de opinión pública. ¿Su escenario?: un laboratorio, donde las personas son enfrentadas a una serie de frases sobre potenciales tomas de decisiones, mientras un escáner registra sus reacciones cerebrales. ¿El resultado?: el director de investigación de la Escuela de Psicología de la Universidad Adolfo Ibáñez asegura: "Varios estudios desde 2009 a la fecha (fundamentalmente EE.UU., también Holanda) demuestran que sí hay diferencias que uno puede distinguir entre personas de orientación más de izquierda y de derecha", tema que expuso esta semana en la sede Viña del Mar, de la UAI.

"Los estudios ven si hay alguna diferencia de funcionamiento y estructura cerebral de quienes se autoclasifican como de izquierda o derecha. Le piden a cada persona que diga dónde se clasifica y la ponen en una máquina de resonancia magnética que ve las estructuras cerebrales y sí hay diferencias, dependiendo de la orientación política y el funcionamiento cerebral", explica. "Y estas diferencias tienen asociaciones claras con estructuras cerebrales y con estructuras motivacionales de las personas".

-¿En qué se distinguirían?

-Es impresionante pensar que hay una diferencia cerebral entre las personas de distinta opción política. Las personas que se clasifican más de derecha activan zonas que tienen que ver más con evitación del peligro, del daño. Buscan evitar consecuencias negativas para sí mismos.

-¿Por ejemplo?

-Si le dicen "vamos a subir los impuestos, ¿está de acuerdo?", la persona más de derecha piensa en un análisis costo-beneficio de qué significaría eso para mí; hay un aspecto importante de mayor individualismo en las personas que se clasifican como más de derecha. Una persona más de izquierda, ante la misma situación, se centra en sus propias emociones y además integra en su análisis la posición de otros. Por ejemplo "esto es importante porque promueve mayor igualdad o permite que el Estado tenga plata para cosas como educación". En ese argumento está empatizando con otros que quizás tienen situaciones vitales distintas, y hay áreas (del cerebro) que se activan que se sabe que tienen que ver con empatía y razonamiento social, que no son las que se activan cuando una persona de derecha hace estos juicios, que son zonas que tienen que ver más con pensamientos más racionales.

-Los estudios señalados ¿llevan implícito acaso que alguna opción política es mejor que la otra?

-No. ¿Cuál es la evidencia que una cierta opción política es mejor que otra? En realidad no hay.

-¿Cómo se hacen estos análisis?

-En muchos lo que el escáner hace es detectar el consumo de oxígeno en distintas zonas del cerebro, porque pensar o sentir es actividad metabólica del cerebro. Se pone a la persona -que está dentro del escáner- ante una toma de decisiones que implica riesgos: "Si aprieta un botón inmediatamente gana 20 con seguridad; si espera puede ganar 40 u 80, pero también tiene el riesgo de perder". Si las personas deciden esperar, asumen un riesgo. La máquina detecta el consumo de oxígeno en el cerebro y cuáles son las estructuras que la persona está usando para tomar la decisión.

También se les leen oraciones: "El Estado debería financiar la educación pública. De acuerdo o en desacuerdo"; o "no debería existir el matrimonio gay; acuerdo o desacuerdo".

-¿Hay entonces cierta "predeterminación cerebral"?

-Hay alguna evidencia de que si uno tiene ciertas propensiones pueden ser genéticas o adquiridas tempranamente en el desarrollo, eso afecta en la forma como uno toma decisiones. Pero lo más interesante es que la experiencia que uno tiene con la familia y el grupo social cercano a uno lo va estructurando y modificando la estructura cerebral.

-¿Qué pasa en casos contrastantes en la política? Un político de derecha como el senador UDI Hernán Larraín y su hijo que hizo la película del No; o el sociólogo Tomás Moulian, comunista, y su sobrino actor, Vasco, que fue candidato UDI.

-Esto no es totalmente determinista.

Algunos estudios señalan que como el 70% de la opción política puede ser explicado o predicho por el ambiente familiar y social más cercano, por la opción política de los padres. Pero siempre hay posibilidad de que haya, ya sea cuestiones genéticas o eventos personales, que hacen que la persona modifique su posición. Por ejemplo: alguien que ha sufrido una tragedia personal, ya sea económica, de salud, familiar, probablemente va a estar más dispuesto a adoptar el punto de vista de otros y su opción política puede moverse más hacia el espectro de la izquierda. Otro que se ha construido a sí mismo, un self made man , que se ha acostumbrado a asumir sus propios riesgos, a evaluar a la gente por lo que hace, por lo que cree que merece, va a coincidir en el estilo de análisis de más de derecha. Hay muchas situaciones vitales que pueden hacer que una persona se mueva de un polo a otro.

-¿Qué fundamento toman los estudios para asociar razonamientos a la izquierda o a la derecha?

-Otros estudios muestran que la acción política se puede entender como dos dimensiones: Conservadurismo-apertura de la experiencia; e individualismo-colectivismo. Se sabía ya en términos de pruebas sicológicas que la derecha está más asociada con el individualismo y el conservadurismo, y la izquierda con el colectivismo y la apertura a la experiencia. Lo que se ha encontrado ahora es que hay una relación muy clara entre estas dos dimensiones, y el funcionamiento cerebral. Se pueden encontrar zonas asociadas al individualismo, que es el análisis costo-beneficio, y zonas asociadas al colectivismo, que es el análisis de la condición social en forma más global y la capacidad de empatizar. Hay investigaciones que vienen desde los 50 y 60; ahora usando esta tecnología de resonancia magnética, les han dado más soporte a esas otras investigaciones.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada
MásLleidas

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img