Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Van Rysselberghe y la prueba de fuego de Silva: "Mantener a la UDI lo más monolítica posible"

Apoyó a Víctor Pérez en la reñida campaña interna, y tras bajarse éste, el nuevo presidente gremialista le ofreció una vicepresidencia: en parte no quiso por el diseño de la directiva. Dice que la mesa "tiene la oportunidad de mostrar liderazgo y grandeza", y que debe alinear al partido ante la «retroexcavadora» oficialista. Y frente a los resquemores internos, asegura: "después de la elección todos, con más o menos premura, se están cuadrando" con la directiva.

por:  Sebastián Minay C.
viernes, 16 de mayo de 2014

Foto CARLOS RODRÍGUEZ

«Desafiante» es su adjetivo para sintetizar en una palabra el cambio de directiva que más impacto ha provocado en la UDI, con el diputado Ernesto Silva presidiendo una mesa de la que por primera vez los «coroneles» -Jovino Novoa, Andrés Chadwick, Juan Antonio Coloma y Pablo Longueira- quedaron fuera.

El asunto le compete. Apoyó a Víctor Pérez en la interna, y tras su bajada (que a ella la sorprendió, dice, igual que al resto) la lista de Silva le ofreció una vicepresidencia, pero no aceptó. No comparte el diseño por el que optó el nuevo jefe gremialista, pero apuesta a que las filas se ordenarán detrás suyo.

"Es un desafío, una oportunidad", insiste la senadora Jacqueline van Rysselberghe.

- ¿Por qué?

-Dadas las condiciones en que se generó esta elección, quienes hoy conducen el partido tienen la oportunidad de demostrar liderazgo, grandeza. Y así generar la unión para que la UDI sea una alternativa real al gobierno de izquierda que estamos teniendo.

- ¿Cómo puede lograr eso la nueva directiva?

-Todo el mundo lo puede hacer bien o mal. Por lo poco que he visto, me da la impresión que están tomando buenos rumbos. Pero ese es el desafío que tienen: aprovechar esta oportunidad. Se dieron las condiciones para una directiva mayoritariamente joven y con experiencia política.

- La UDI ya había pasado por dos elecciones internas. ¿No estaba preparada para ésta?

-Si hubiese habido elección, en el estilo de la UDI todos nos habríamos cuadrado, con más o menos dificultades, detrás de la lista ganadora. Con la lista de Ernesto está sucediendo lo mismo: más allá de si uno era más partidario, después de la elección todos, con más o menos premura, se están cuadrando. La alegoría de la «retroexcavadora» es literal, y si no nos unimos, no seremos capaces de traspasar a la opinión pública que somos una alternativa distinta.

- ¿Por qué usted se matriculó con Pérez y no con Silva?

-Si bien Ernesto es súper capaz, muy inteligente y con innumerables virtudes, creía que con el momento político que estamos viviendo, la experiencia de Víctor -que había estado en cargos de conducción- podía ayudar mejor. Pero por los problemas que tuvo Víctor, esa alternativa ya no estaba, y no me cabe la menor duda que Ernesto lo va hacer muy bien.

- ¿También fue sorprendida por su bajada?

-Yo no sabía. Hablé con Víctor el viernes de la semana antes de que se bajara, y habíamos quedado de hacer actividades la semana siguiente. No me cabe duda que fue una cosa bastante repentina y personal.

- ¿En serio? Él reapareció recién este martes en el Congreso.

-No tengo por qué no creerle a Víctor. De verdad creo que tuvo un problema personal serio.

-Muchos creían que arriesgaba una derrota.

-Sí, pero eso lo sabíamos de mucho antes. Todos sabíamos que era una elección bastante cerrada, pero nadie esperaba que se le presentara el inconveniente que tuvo.

-¿Cuánto influyó que esta vez los cuatro «coroneles» se dividieran ante la elección?

-Fue así desde un comienzo. Jovino avaló a Ernesto, Coloma apoyaba a Víctor, y desde un comienzo Andrés Chadwick decidió no inclinarse por ninguno, porque prefería mantenerse al margen por distintas razones. Y Pablo está fuera. No fue una situación de último minuto.

-¿Incidió?

-No. Si hubiera influido, Víctor se habría retirado antes. Esos dados estaban echados desde hace mucho rato.

-José Antonio Kast dijo que a Pérez le faltó apoyo de Coloma y de Chadwick.

-No lo comparto ni estoy de acuerdo con sus declaraciones. Ese tipo de opiniones, si uno las piensa, siempre es mejor decirlas personalmente y no por los diarios. Y creo que no es efectivo.

"La unidad se genera en base a confianzas"

-¿Es válido que la mesa de Silva excluyera a los coroneles, para no proyectar tutelaje por parte de ellos?

-Absolutamente. Pero una cosa es que no estén en la mesa, y otra es que no cooperen con la conducción.

-El senador García-Huidobro dijo que a la mayoría de su bancada no le gusta esta mesa. ¿Es cierto?

-Nos sentimos identificados con la UDI, y como ellos son la directiva, nos sentimos identificados con ellos. Hace tres días almorzamos con Ernesto en la bancada de senadores y trabajamos estupendamente bien.

-Usted rechazó sumarse a la mesa de Silva. ¿Se arrepiente?

-No, no. Participar en la directiva no estaba en mis planes. Me complicaba porque la Región del Biobío es compleja, me interesa potenciarla, y para eso necesito tiempo acá.

-A usted y a otros les molestaba que Silva excluyera a los coroneles, pero que siguiera con gente de la mesa saliente, como Kast.

-José Antonio es una estupenda persona y muy inteligente, pero el cargo de secretario general no es fácil, es normal que se generen conflictos y problemas. Dado que la directiva no se había validado en elecciones y tenía que validarse ante la asamblea, lo mejor era evitar poner personas que podrían tener conflictos con alguien producto de situaciones naturales... como la designación de candidatos en las municipales, en las parlamentarias. No se pensó así, José Antonio está en la directiva, y no tengo el más mínimo problema en trabajar con él.

-Algunos critican que al apoyar a Silva, la secretaría general no fue imparcial en la campaña.

-Bueno, algunos pensaban eso; no sé si es cierto o no. Pero el cargo es complejo, hubo elecciones municipales y parlamentarias, participaba en el comité electoral, se generan roces y conflictos. Con una directiva nueva, me parecía prudente que sus integrantes no tuvieran esa característica. Pero no es nada personal, y no me cabe duda que puede ser un gran aporte para Ernesto.

-En su discurso Silva insistió en que "no hay dos UDIs". ¿Es un desafío prioritario para la mesa restablecer confianzas?

-Es un desafío grande aunar fuerzas, volver a motivar y encontrar esa fuerza que hizo que la UDI fuera el partido más grande de Chile.

La fuerza se da en la unidad, y la unidad se genera en base a confianzas. No es tan difícil de lograr, y en lo poco que llevan lo están haciendo bien.

-¿De qué otra forma debe validarse la directiva?

-La UDI no puede ser tibia: si no, la gente de nuestro sector va a creer que da lo mismo por quién votar.

-¿Cuál será la prueba de fuego para la directiva?

-Una es mantener a la UDI alineada.

-¿Sin disidencia?

-Exactamente. Ojalá lo más monolítica posible. Y tener la plantilla municipal lo antes posible, ojalá bastante delineada a fines de este año. Si logra eso, tendremos una buena elección municipal.

-Más adelante, ¿la UDI debe priorizar elegir un candidato propio para las presidenciales del 2017? ¿O volver a "rendirse" ante Sebastián Piñera?

-La UDI tiene que, a lo menos, llevar un candidato presidencial a las primarias -no me cabe duda que va a haber- que represente nuestras ideas, independiente de RN o Piñera.

-¿Se ve probando suerte en esas primarias? Hace años la perfilaron para eso.

-(Ríe) ¡Ninguna posibilidad! No está en mis prioridades y voy a ayudar al que sea.

 ¿Sucesora del perfil de Matthei en el Senado?: "Son liderazgos distintos"

Integra las comisiones de Salud y Pesca en el Senado, pero cuenta que va "de oyente a la comisión de Derechos Humanos, porque ahí se tratan temas valóricos que me interesa escuchar, para entender los términos en que se da la discusión y poder hacer aportes".

-Presentó una indicación para impedir que los transexuales puedan casarse. ¿Va a ser su tónica en el Senado marcar posturas en temas valóricos?

-Uno tiene que ser coherente con lo que piensa. Si creo que la vida comienza en la concepción, o que el matrimonio es entre un hombre y una mujer, lo voy a decir, voy poner indicaciones en las leyes que crea que apuntan en sentido contrario.

-Entonces jugará un rol conservador. ¿No le complica o busca convertirse en un dique?

-Pretendo tener posturas claras, y no tengo ningún complejo en decir que en el tema valórico soy conservadora. Lo dije durante la campaña y nadie que haya votado por mí lo desconoce. Raro sería que en estos temas uno se quedara callado.

-Ha dicho que se siente cómoda en el Senado. ¿Incluso en la oposición?

-Nací a la política en la década de los 80, y pese a que era gremialista, y no de oposición al gobierno de Pinochet, era franca minoría. No me incomoda ni me intimida ser de oposición.

-Pero en minoría no se pueden imponer cambios.

-Me encantaría que fuéramos mayoría, pero no es así. Pero esa es la gracia de la UDI: se agranda en la adversidad. Si somos cinco los que votamos en contra de un proyecto de ley, somos cinco. Representamos una corriente de pensamiento, y nos debemos a eso.

-¿Siente que puede llenar el vacío que dejó Evelyn Matthei en la bancada de senadores UDI, continuando un perfil de carácter fuerte, sin complejos para hablar y propenso a las polémicas?

-(Ríe) No, no, además no soy la única mujer. También está Ena von Baer, que es súper matea y también marca posiciones. Son liderazgos distintos. La bancada es distinta, pero no por eso menos potente. Hay gente con mucha experiencia, como Juan Antonio Coloma, y otros más nuevos, como la Ena y yo.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img