Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Carolina Tohá sobre la batalla tributaria: "No hay que debatir con la actitud de quien está arrinconado, sino con convicción"

Su defensa al Instituto Nacional y el análisis como ex ministra vocera, sobre cómo la Nueva Mayoría está comunicando el proyecto de ley impositivo, desglosa la alcaldesa de Santiago, quien advierte que la coalición debe "procesar" sus diferencias "sin que eso se transforme en drama": "Cuando no hay debate y simplemente hay que cuadrarse eso genera tensión; también cuando cada uno va por la suya".

por:  Claudio Salinas y Giselle Crouchett
viernes, 16 de mayo de 2014

Foto CÉSAR SILVA

No duda en definir su año y medio a la cabeza del municipio de Santiago como "una experiencia maravillosa" y "lo más entretenido que nunca me ha tocado en gestión pública".

A Carolina Tohá se la ve motivada en su despacho del tercer piso del edificio consistorial, frente a la Plaza de Armas, pese a lo estresante que es gobernar la comuna políticamente más emblemática del país. "La gestión municipal tiene la gracia de tener cerca los resultados y, por tanto, provoca mucha gratificación, porque uno ve los frutos de las cosas que se van haciendo", confiesa. ¿Distinto a lo que significaba ser diputada?: "La labor parlamentaria es frustrante, porque entre lo que uno pueda aportar y el resultado hay procesos largos y complicados que hacen que al final uno siente una impotencia gigantesca", responde sin titubeos.

-¿Aplica las políticas del programa de la Nueva Mayoría en la comuna?

-Este es como un mundo chiquitito, así que tratamos de sintonizar este espacio con lo que busca el programa: ampliar el estándar democrático a través de una política de participación muy fuerte y hacer un esfuerzo de equidad en nuestro territorio. Desgraciadamente está fuera de nuestro alcance hacer una reforma tributaria porque todos los impuestos los cobra y se los mete al bolsillo el gobierno central (ríe).

-¿Como ha visto estos dos meses del segundo período de la Presidenta en La Moneda?

-La veo absolutamente compenetrada en sacar adelante el programa que comprometió y creo que la velocidad con la que lo está haciendo es notable. Ella tiene la sabiduría de poner las cosas importantes por delante y no enganchar con las pequeñas peleas que se arman todos los días.

-¿Para usted el programa es la Biblia o el Corán?

-Es un compromiso democrático con los chilenos, nada que ver con la Biblia o el Corán. No es un programa que tenga detallados los distintos aspectos de los proyectos y en ese sentido se puede cumplir deliberando y permitiendo que se expresen matices. Pero en sus propósitos, como hacer una reforma que transforme de verdad la educación en un derecho y no un bien transable en el mercado, el programa es claro y en eso no se debe dejar de lado en ningún caso.

-El primer paso, la reforma tributaria, ha experimentado más turbulencias de las esperadas.

-Las reformas tributarias son siempre polémicas y generan tironeos. Sobre todo ésta, que es el primer paso de un pacto social distinto en Chile y no una cosa caprichosa de un Estado que quiere tener más plata. Es una apuesta al desarrollo sobre la base del capital humano y por tanto el foco principal de lo que se recaude es para tener una educación que abra oportunidades de verdad a las personas. Quienes se oponen a la reforma se resisten a ver el momento en que estamos como país y siguen con las reglas de una era que está quedando atrás.

-¿Hay una tensión en la Nueva Mayoría entre los que quieren avanzar sobre la base de consensos y los partidarios de imponer la mayoría y pasar la «retroexcavadora»?

-Creo que es muy compartido en la Nueva Mayoría que hay un tipo de política que fue muy tributaria de las reglas de la transición y que está superada, cuyo paradigma era el temor al debate y la sensación de que éste nos dividía en una lógica de confrontación dañina. Hoy, cuando estamos impulsando cambios para superar las instituciones que nos heredó la dictadura, tenemos que probar que somos capaces de deliberar sin dañarnos y de debatir sin descalificarnos.

-La DC ha señalado que cuando eran Concertación, como partido se la respetaba más.

-En las coaliciones siempre es tema cómo encontrar el punto entre mantener la lealtad al programa que todos acordamos y permitir la deliberación dentro de la diversidad que existe. Cuando no hay debate y simplemente hay que cuadrarse eso genera tensión, pero también cuando cada uno va por la suya y no actúa como parte del colectivo. Tenemos que procesar las diferencias sin que eso se transforme en drama.

-Como ex vocera de gobierno, ¿qué le parece la polémica por el video sobre la reforma tributaria?

-En ese video el Gobierno dijo cosas que todos sabemos que son verdad. Lo que pasa es que la oposición decidió no debatir, sino que simplemente levantar temores y eso hay que contrarrestarlo con verdades como el hecho de que tenemos un sistema tributario híper regresivo, donde los sectores medios y los más pobres subsidian a las grandes fortunas. Lo que hizo el Gobierno fue en respuesta a una campaña del terror de la oposición. Lo que sí yo echo de menos es entrar al debate no con la actitud de quien está arrinconado, sino con convicción y dar unos pasos más como llevar la discusión a terreno, a los espacios donde está la gente.

Carta presidencial PPD: "Vamos a tener que dar ese debate en su momento"

-¿Por qué en el PPD acordaron no competir por la conducción y darle continuidad a la gestión del senador Jaime Quintana?

-En el PPD hay claridad de propósitos en que nuestra prioridad no es la medición de fuerzas internas, sino concentrar las energías en el gobierno y el cumplimiento del programa.

-La alcaldía de Santiago está a pocas cuadras de La Moneda. ¿Qué tan lejos está Carolina Tohá de la Presidencia de la República?

-En este momento estoy concentrada y entusiasmada en esta tarea que me tocó hacer en Santiago y espero de verdad volcar todas mis energías para hacer las cosas que comprometimos. Lo que corresponde es hacer bien mi trabajo como alcaldesa.

-¿Pero reconoce ser una carta presidencial del PPD?

-Yo reconozco que vamos a tener que dar ese debate en su momento. En este momento mi tarea es ser una buena alcaldesa de Santiago.

-Además de Lagos Weber, el senador Felipe Harboe también podría ser una carta.

-Creo que, como pocas veces, en la coalición en su conjunto y en el PPD en particular hay tantas figuras con potencialidades enormes y eso es muy positivo y valioso.

-¿Hubo un quiebre en el PPD entre usted y Harboe?

-Afortunadamente, no tengo quiebre en este momento con nadie en el PPD.

 Llamado a organizadores de marchas: "Condena más enfática" ante el vandalismo

-Vecinos de los sectores afectados reclaman por el vandalismo que dejan las marchas estudiantiles en sus barrios y fachadas.

-Como municipio tenemos que velar porque se respete plenamente el derecho democrático de manifestarse en el espacio público y prevenir al máximo todo efecto colateral o bien mitigarlo posteriormente. Pero aquí tenemos tareas compartidas: la intendencia, que es la que autoriza los recorridos; los manifestantes, en prevenir y condenar los actos de violencia; y también hay que mejorar los procedimientos policiales, que son todavía muy poco efectivos porque casi nunca permiten sacar evidencia para hacer una eficaz persecución penal de los delitos que se cometen.

-¿Cree que ha faltado una condena más explícita de los organizadores de las marchas frente al vandalismo y grupos violentistas?

-Sería muy bueno que fuera más enfática esa condena y no sólo lamentar lo sucedido y rechazarlo. También el proceder policial podría ser mejor en el sentido de separar a los grupos violentos del resto de los manifestantes, porque muchas veces los propios procedimientos policiales tienden a mezclarlos y al final terminan pagando justos por pecadores.

-Como sostenedor educacional, ¿cómo se hace cargo el municipio de las críticas que ha generado el anunciado término de la selección en el Instituto Nacional, que se ha asimilado a "hundir el buque insignia de la educación pública"?

-La manera en que se aplica la selección en el sistema educacional chileno es, a ojos vista, discriminatoria y ha redundado en un sistema educacional híper segregado, pero es un total error interpretar este debate poniendo al Instituto Nacional como el malo de la película. El Instituto Nacional no selecciona en virtud de la dinámica discriminatoria o de mercado que se instaló desde las reformas de los años ochenta; fue siempre un liceo de excelencia que dio oportunidades a los estudiantes más destacados, no sólo de Santiago. Tenemos que hacer esta reforma cuidando esta institución. Es posible preservar su carácter de liceo de excelencia eliminando todo dejo de discriminación, permitiendo que a la hora que se elijan los estudiantes más destacados se ocupen criterios realmente confiables y que no repliquen las desigualdades de la sociedad, sino que le den oportunidades a todos los grupos sociales. No puedo imaginar que una política que tiene como uno de sus focos la recuperación de la educación pública se haga de tal manera que dañe una institución tan simbólica y que ha cumplido un papel tan importante.

Polémica por Arjona en el Municipal

"El Teatro Municipal siempre ha tenido una política de arriendo muy abierta, esto no es una novedad y como organismo público no corresponde que esa política discrimine si se cumple con los requisitos, se pagan las tarifas y se trata de un artista reconocido y valorado por el público. Como parte de esa política creo que es muy correcto que el teatro dé espacio a la música popular".

-¿Le gusta Arjona como artista?

-No es una figura que yo siga, pero algunas canciones en su época me hicieron bastante sentido.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img