Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Enríquez-Ominami: "La Nueva Mayoría cayó en la trampa de polarizar"

"Se necesita una acción decidida de la Presidenta", advierte el ex candidato del PRO como camino para sacar adelante las reformas en marcha. "Tiene que meterse ella y jugarse como jefa de gobierno".  

por:  Giselle Crouchett G.
viernes, 09 de mayo de 2014

Foto ALEJANDRO BALART

"Marché como uno más para expresar algo clave: las reformas no se pueden hacer sin los estudiantes", cuenta Marco Enríquez-Ominami sobre su presencia en las calles ayer.

La carta presidencial del PRO ha estado en su proceso de introspección, sobre los errores que considera cometió en la elección parlamentaria y presidencial, pero destaca que cerró bien su campaña ante el Servel, "mientras otros están judicializados". Y se ha dedicado a articular la "tercera fuerza, de cuya existencia, en un sistema para dos, no hay duda".

En este contexto, habla sin complejos sobre la Nueva Mayoría: "No tengo problema en decir que estoy dialogando con los progresistas, estén donde estén. Somos aliados estratégicos de las causas, sea quien sea las lleve. No somos parte del Gobierno; somos una alternativa".

-Pero, ¿cómo se paran frente a este gobierno?

-En términos genéricos no haremos nada para obstaculizar que esas causas tengan éxito. Por áreas o «carpetas», es más complejo. Vemos con buenos ojos lo planteado en educación secundaria -selección, copago y desmunicipalización-; todo lo contrario en la superior. Veo a la Nueva Mayoría en educación secundaria y a la Concertación en educación superior, «en la medida de lo posible». Y se van a perder en ese bosque, porque no hay convicción de educación pública, laica, estatal, republicana gratuita. Por ejemplo, si en la misma oficina pones plata pública para investigación de vivienda y no para bioética porque son católicos, ¿cómo van a controlar un subsidio cruzado?

-¿Y la reforma tributaria? ¿Afectará el crecimiento?

-Parte de la derecha actúa de mala fe. Como en el aumento de parlamentarios, nunca escuché a la UDI alegar en los '90 por el gasto que significaban los senadores designados. Hay un ánimo de reeditar la derecha del '88, porque era más fuerte que la de 2013. Una agenda de tratar de polarizar de algunos sectores de la derecha.

Nadie puede sensatamente sostener que no se requiere una reforma tributaria. La han hecho sectores de derecha en el mundo entero. Dicho esto, la Nueva Mayoría comete un error, porque esta no es una pelea entre «buenos y malos» o entre «ricos y pobres»; es cómo tienes una reforma que recaude lo suficiente para, entre otras cosas, derrotar la desigualdad. Siento que la NM cayó en la trampa de polarizar del año '88. Y segundo, con las herramientas enredadas tributarias que usan, se están metiendo en otro bosque. Lo muestran las encuestas.

-¿El alza de 12% de desaprobación a Bachelet?

-Es una lástima, porque para estas reformas se requiere una mayoría muy importante, liderazgo. Hay que simplificar la discusión.

-¿Cómo?

-Un impuesto financiero, de 1% al que tenga más de un millón de dólares en acciones -no en ahorro- es más fácil de comunicar. Y hay margen para un impuesto a la minería, es incomprensible que no se haya tocado el cobre.

Alberto Arenas está dando explicaciones todo el día.

-Con todo, ¿se está crispando el ambiente?

-No. Es sano el debate. Pero el famoso video no ayuda a nadie.

-¿Cuál es su juicio político y audiovisual del video tributario? Usted cruza los dos mundos.

-Es un pésimo video, donde los rubios son ricos... el video me ofendió hasta a mí, los ricos salen vestidos con terno; yo uso terno y no soy rico.

Se desvía la discusión. No se trata de demonizar al exitoso; hay que explicarle al exitoso y al pobre que tiene que haber un pacto social, y que los que más tienen, tienen que contribuir más, y la discusión es cuánto más.

Yo habría puesto el acento en otra cosa: la educación es un desastre y cualquier diputado o senador sabe que no educa a sus hijos con $80 mil.

-¿Qué debe hacer el Gobierno?

-La voz de Alberto Arenas no es suficiente para defender una reforma insuficiente de US$8.200 millones que además no alcanza y sin decir en qué se van a gastar esos recursos.

Se necesita una acción decidida de la Presidenta, tiene que liderar con su presencia. No como Jefa de Estado, tiene que meterse ella, jugársela como jefa de gobierno. Ella tiene credibilidad y tiene que poner a disposición su capital para que esas reformas salgan.

La pregunta es cuál es el plan para avanzar.

En materia constitucional, no hemos escuchado ni una palabra de asamblea constituyente, que es una garantía de la paz social.

-¿A qué se refiere?

-Para que los ricos puedan andar tranquilos por las calles, hay un supuesto: el más pobre asume que el más rico paga los impuestos justos. Pero si hay desconfianza, se rompe el pacto social. Y cuando se rompe, hay violencia social.

Así que la reforma tributaria tiene que ver con que hay que renovar el pacto social. Después de las utilidades paranormales de los bancos, isapres, mineras, es justo renovar el pacto social. Y los primeros promotores de la reforma tributaria debieran ser los grandes empresarios, porque ellos mismos vieron el 2011 cómo el Parlamento fue completamente irrelevante. Y un país no se puede transformar sólo por la vía de las marchas. Cuando la mayoría social ya no reconoce a la mayoría electoral, pierden los emprendedores, los pymes, los trabajadores y los empresarios. Para mí es muy importante expresar el descontento marchando, como también construir una alternativa.

-Y en cuanto a la reforma al binominal, según el estudio UDD sobre las votaciones municipales, partidos pequeños como el PRO no lograrían diputados, si alcanzan menos de un 11% de votación. Es decir, estarían condenados a hacer pactos con los grandes.

-Si la tercera fuerza hubiera pactado, entre nosotros, el 2013 con estas reglas, habría tenido 10 diputados y dos senadores.

La reforma tiene sus fortalezas, aumenta la relación voto-elector. Pero el aumento de congresistas es bien imprudente. Existe otro camino: eliminar el Senado. No hay justificación para que exista en Chile.

En algunas cosas veo a la Nueva Mayoría y en otras a la Concertación. Un dilema que sólo lo resolverá una jefa de gobierno.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img