Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Morales cita a "gran concentración" social para apertura de cumbre a la que invitó a Bachelet

Presidente de Bolivia convocó a manifestación para cita del G-77, que reúne a países en vías de desarrollo y que se realizará en junio en Santa Cruz. Mandataria chilena no ha confirmado asistencia.  

por:  La Segunda
viernes, 02 de mayo de 2014

Morales dijo el miércoles que Chile está "asustado" ante la memoria que su país entregó en La Haya.


 

El próximo 14 y 15 de junio, Evo Morales será el anfitrión de una amplia cumbre presidencial en la ciudad de Santa Cruz: la reunión del Grupo de los 77 (G-77), creado a mediados de los '60 para agrupar a países en vías de desarrollo.

En el foro -al que luego se sumó China- también participa Chile, por lo que el gobierno paceño ya envió una invitación para que Michelle Bachelet asista al encuentro.

Sin embargo, un anuncio reciente de Morales ha levantado cierta inquietud en Santiago: la realización de una masiva "concentración" de organizaciones sociales, convocada por el mandatario boliviano, para recibir a los presidentes que asistan a la reunión en Santa Cruz.

Según dijo Morales el miércoles pasado, "doy por aprobado esta convocatoria de una gran concentración para recibir a algunos presidentes, embajadores, organismos internacionales (...) es un acto del pueblo cruceño y boliviano para recibir a los invitados internacionales, será un día histórico e inolvidable".

En el gobierno chileno ven con inquietud una actividad de este tipo, pues podría dar pie para manifestaciones a favor de la aspiración marítima de ese país, concretada en una demanda contra Chile en la Corte Internacional de Justicia en La Haya.

Esto, en medio de la ofensiva comunicacional y política que ha desplegado el gobierno de Morales, que apunta a sensibilizar a la comunidad internacional -y sobre todo a la corte- de la "justicia" de su aspiración de acceso con soberanía al Océano Pacífico.

Confirmación chilena pendiente

Sobre todo en medio del clima electoral instalado en La Paz, en la antesala de las elecciones parlamentarias y presidenciales que se realizarán en octubre próximo. De hecho, al anunciar la convocatoria a la "gran concentración" con que planea inaugurar la cumbre del G-77, Morales pidió que hubiera banderas de las organizaciones sociales pero no de partidos políticos. Esto, como una forma de evitar acusaciones de intervencionismo electoral.

En este cuadro, según dicen en el Ejecutivo, la Presidenta Michelle Bachelet aún mantiene en suspenso la confirmación sobre su asistencia a la cita en Santa Cruz. En RR.EE. agregan que el canciller Heraldo Muñoz tampoco ha ratificado su presencia en la cita.

Esto, pese al giro dado por La Paz esta semana, con la inédita visita del vicecanciller boliviano Juan Carlos Alurralde a Santiago: el martes pasado, el diplomático paceño presentó a la nueva cónsul de su país, María Magdalena Cajías.

Ese día, ambos encabezaron una rueda de prensa en la sede del consulado paceño, en la que anunciaron la nueva posición de su país: La Paz está disponible para encapsular su aspiración marítima en La Haya, abriendo un diálogo bilateral con Chile en el resto de los temas de la agenda.

Esto, pese a que -hasta la semana pasada-, la posición del gobierno de Morales era que si Chile no se abría a un diálogo sobre el tema marítimo, en paralelo al litigio en La Haya, La Paz no estaba disponible para conversar ningún otro punto de la agenda.

El giro, pese al tono de Evo...

El cambio paceño fue valorado el jueves por el canciller chileno Heraldo Muñoz, quien dijo que el edificio Carrera estaba dispuesto a conversar con Bolivia sobre otros temas de cooperación.

De todas formas, en Santiago conocer de manera más específica en qué se traducirá la nueva postura paceña y cómo impactará en la -hasta ahora- dura ofensiva comunicacional desplegada por ese país.

De hecho, el miércoles pasado -un día después de que Alurralde y Cajías se abrieran al diálogo con Santiago-, Morales disparó contra Chile. "Cuando tratan de buscar cómo inhabilitar la competencia de la Corte de La Haya yo siento que el Gobierno de Chile está asustado, por eso quiere demandar algo de cierta incompetencia de la Corte, es su derecho, respetamos", señaló, aludiendo al debate en Santiago sobre pedir o no la incompetencia del tribunal de La Haya, impidiendo el avance del litigio.

"Bolivia nunca ha hecho ningún daño, ni pensamos hacer ningún daño al pueblo chileno, somos un país pacifista y por eso acudimos a los tribunales internacionales", agregó en esa oportunidad el gobernante paceño.

 
Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img