Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Melero: "Piñera se va mejor que cuando llegó... la UDI se siente orgullosa del primer gobierno de la Alianza"

El jefe de la UDI discrepa de Jovino Novoa en rechazar apoyar al mandatario nuevamente el 2017. Pero advierte que no es el único liderazgo, y que Matthei sigue siendo una posibilidad.

por:  Sebastián Minay C./La Segunda
viernes, 07 de marzo de 2014

Foto CESAR SILVA

La entrevista lo encuentra, confiesa, emocionado por el «fin de ciclo»: esta semana despidió en una cena a los senadores y diputados UDI que dejan el Congreso el martes, justo antes del cambio de mando. Pero también pendiente del devenir del gremialismo, que ese día regresa a la oposición, golpeado por la derrota electoral y con una encendida disputa por la elección interna de mayo... ante la cual ya tomó una decisión distinta a la del vicepresidente Jovino Novoa, quien se inclina por Ernesto Silva y no por Víctor Pérez.

Así, Melero asegura que "a partir del 11 de marzo vamos a enfatizar nuestro concepto de ser una oposición justa, firme, que marque las diferencias y que esté disponible a buscar acuerdos y consensos".

-¿No van a conceder al gobierno de Bachelet «luna de miel» o «guante blanco»?

-Los conceptos de «guante blanco» y «luna de miel» no tienen cabida cuando hay un gobierno que se está repitiendo el plato y una Concertación que sumó al PC. El gobierno que asume se autoimpuso unos primeros cien días muy intensos, así que vamos a responder con la misma intensidad que ellos actúen. Es la oportunidad para que la UDI se perfile y para fidelizar a nuestra gente. Y nos van a exigir que lo hagamos en un alto grado de unidad.

-¿Cómo recibe la UDI que Piñera les haya «pauteado» su rol en la oposición en su cuenta pública, pidiéndoles unidad y que defiendan la imagen de su gobierno?

-El trabajo de la Alianza tiene que tener tres pilares. Concordar un proyecto político compartido; una acción opositora bien coordinada y eficaz, que fiscalice, marque diferencias en los proyectos de ley, y colabore cuando sea posible; y que defienda el primer gobierno de la Alianza.

-¿La UDI se compromete, sin reservas, a defender el legado del gobierno de Piñera? ¿En lo que estuvieron de acuerdo y en lo que no?

-El compromiso es mucho más amplio. No es el legado de Piñera por sí solo ni defender incondicionalmente todo. Es defender el primer gobierno de la Alianza, como una obra maciza y contundente que cambió la vida de los chilenos para mejor. Y de eso yo, la UDI, se siente orgullosa, muchos ministros de la UDI fuero artífices. Pero no hay que confundir la defensa del gobierno de la Alianza con la proyección electoral de Sebastián Piñera ni de cualquiera otra figura.

"Chadwick tendrá los espacios que quiera"

-El principal aliado político de Piñera en el gremialismo es Andrés Chadwick. ¿Qué rol debe cumplir ahora en la UDI?

-Andrés Chadwick ha sido un gran ministro del Interior y un conductor político de primer nivel. Él va a presidir la fundación que Sebastián Piñera va a hacer. Va a ser parte de uno de los ejes fundamentales, la defensa del gobierno de la Alianza. Y tendrá los espacios en la UDI que él quiera: en la UDI hay admiración, respeto y gratitud.

-Pero en el partido hay varios sentidos con él porque optó por ser piñerista antes que gremialista.

-Es lógico que el ministro del Interior de un Presidente sea pro Presidente, no entendería que no fuera su acérrimo defensor.

-¿No tiene ninguna reserva con el rol político que está jugando?

-No. Acepto que pueda haber personas en la UDI que tengan un juicio más crítico que el mío, pero lo que hay es un gran consenso al enorme aporte que hizo él y los ministros de la UDI. Y a la defensa de la visión de la UDI en el gobierno.

"Matthei sigue siendo una figura de relevancia política"

-A la próxima directiva UDI le va a tocar los dos primeros años en la oposición y la antesala de las municipales. A la que venga después de ella, ¿le va a tocar de nuevo ceder y apoyar a Piñera como candidato, sin negociar ni el gabinete?

-Eso es política ficción. Sebastián Piñera se va con el posicionamiento propio y natural de cualquier Presidente que deja su cargo en buena forma.

-Dijo que defender su gobierno era distinto de sus posibilidades electorales.

-No. Digo que cualquier Presidente joven que termina un mandato queda ¡sin duda! posicionado. Lo más importante que se logró es que la centroderecha queda legitimada para ser gobierno. Ese es un patrimonio que lo podrá encabezar Sebastián Piñera u otros, en el análisis que hagamos en su oportunidad. No hay que adelantarse.

-El tema está adelantado hace dos años. La UDI, ¿tendrá que sincerar si lo vuelve a apoyar o no?

-El debate presidencial se dará en la víspera de la próxima elección municipal y no artificialmente anticipado. Estamos terminando el gobierno bien, con una derecha legitimada para hacerlo nuevamente, habiendo echado por tierra las caricaturas construidas por la izquierda, y estamos entregando un país más justo. Ese patrimonio es muy grande y en la Alianza habrá figuras que lo puedan conducir. Evelyn Matthei sigue siendo una figura de gran relevancia política.

-¿Cree que Matthei puede tener una segunda oportunidad?

-¿Por qué no? ¡No descarto nada! Una candidata presidencial que sacó el 38%, que demuestra seguir teniendo vocación pública cuando se va a hacer clases de matemáticas a una modesta escuela, no es una persona que se fue a trabajar a un banco o a una minera. En la Alianza hay liderazgos actuales, y otros que se pueden gestar a futuro.

-Entonces, ¿Piñera no es el único liderazgo competitivo que tiene la derecha para el 2017?

-Sin duda. No, creo que hay varios y otros que aún no conocemos.

-Jovino Novoa fue tajante en que no le gusta siquiera como hipótesis que se piense en apoyarlo de nuevo, y que eso agravaría una "crisis institucional" en la derecha.

-No comparto ese punto de vista. La UDI ha demostrado tener capacidad política y pragmatismo en sus decisiones. Siempre es preferible liderazgos nuevos, pero nunca hay que despreciar los que hay.

"Piñera se va con un liderazgo más maduro..."

-Cuando usted era secretario general de Pablo Longueira, el 2004, llegó a tratar a Piñera de "Guasón". Ahora, al terminar el gobierno, ¿en qué ha cambiado la visión que usted y el partido tienen de él?

-Puedo hablar por mí. Piñera se va mejor que cuando llegó.

-¿La imagen que tiene de él es mejor?

-Sí. Se va con la experiencia de haber entendido lo complejo que es gobernar, con menos ansiedad en los objetivos que se propone, con una valoración más clara de la importancia de los partidos y la política en una gestión de gobierno, y con mayor humildad en cómo se evalúa a sí mismo... ¡él lo dice!

-¿Lo reconoce?

-En su discurso final pide disculpas por los errores cometidos.

-Dijo que cometió errores, no los enumeró.

-Sebastián Piñera se va con un liderazgo más maduro. Fue un buen discurso que mostró lo contundente de su obra, y que también admite los errores. Por eso que el haber podido gobernar este país sin grandes sobresaltos, sin mayoría en el Congreso, haber llevado adelante transformaciones tan potentes... es una cosa que se resalta poco.

-¿Se siente piñerista o "neo piñerista" al final de este gobierno?

-No. La adhesión a liderazgos personales no le hace bien a lo que tenemos que plantear a futuro. Me basta con que el sector se haya legitimado y que tengamos una obra sólida que defender. Y esto se va a hacer patente pronto en la Nueva Mayoría: de haber generado muchas expectativas, está mutando a una situación de mayor incertidumbre.

-¿Sí?

-Esta cosa inédita de que haya cambio de gabinete antes de que asuman los subsecretarios demuestra el afán de tratar de bajar las expectativas. Y el capítulo entre la DC y el PC por la crisis en Venezuela, que se digan que tienen diferencias irreconciliables, es ¡insólito!

-Si se topa con Nicolás Maduro en la cena de despedida a Piñera en La Moneda, ¿qué le va a decir?

-Lo cortés no quita lo valiente. No, ningún desaire. Él es invitado. Para eso el país tiene caminos institucionales, y los acuerdos del Senado y la Cámara fueron elocuentes.

Elección interna: "No voy a tomar parte..."

-¿Qué rol va a jugar ante la competencia Pérez-Silva?

-De tener una buena jornada de trabajo a fines de marzo, que defina nuestra posición en los cuatro ejes del gobierno de la Nueva Mayoría -educación, reforma tributaria, cambios constitucionales y reformas laborales- y trabajar el nuevo perfil popular y el estilo de la UDI. Para que la directiva que asuma en mayo tenga clara la hoja de ruta. Y no voy a tomar parte por ninguna lista que se presente a las elecciones.

-¿Va a ser neutral?

-Como presidente, me corresponde dar garantías al partido de imparcialidad en las elecciones, si es que se llega a eso.

-¿Garantías de qué?

-De ecuanimidad, de debate, de acceso a la información necesaria. He hablado con Víctor Pérez y Ernesto Silva. No tendría presentación que en el primer mes del gobierno la UDI gastara su energía en disputas internas sobre quién va a conducir el partido.

-¿Le ofreció ecuanimidad y neutralidad a las listas, pero pide congelar el debate hasta fines de marzo?

-Nunca se puede congelar un debate. Esta semana Ernesto Silva tuvo una buena reunión con parlamentarios, no todos afines a él; Víctor Pérez ha estado juntándose con otros parlamentarios; tuvimos una excelente cena de despedida con los senadores.

-¿Qué es lo que no quiere ver en la UDI hasta fines de marzo?

-Que la disputa legítima por la conducción del partido opaque la importancia, en el primer mes de gobierno, de fidelizar nuestro rol como oposición.

-Ese compromiso de neutralidad, ¿es suyo o de toda la directiva?

-No, desde luego Jovino Novoa ha tomado parte y me parece legítimo... quienes conducimos el proceso, el presidente y el secretario general, debemos tener esa actitud.

-¿José Antonio Kast, el secretario general, hizo el mismo compromiso?

-Por lo delicado del manejo en su etapa final, los dos debiéramos.

-¿No enreda esto que Novoa ya se haya jugado por Silva?

-Es legítimo y no es inconveniente. Si hay algo que caracteriza a Jovino son su buen criterio y sentido común. Aun tomando parte, no deja de dar garantías a otros sectores.

-¿Cómo se va abordar esto ante la convención política ampliada de fines de marzo?

-El debate tiene que fluir, pero no lo vamos a generar como un espacio para que expongan quienes postulen, no es el objetivo de la convención. Si en el marco de ese debate quienes aspiran a dirigir el partido quieren enfatizar su proyecto, bienvenido, pero no lo vamos a establecer así.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img