Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Cornejo (DC): "Si en cuatro años no alcanzamos los cambios que queremos, habrá que evaluar alianza con el PC"

El más probable presidente de la Cámara en marzo, espera que "ojalá pronto" sea convocada la Junta Nacional DC para definir la política de alianzas en esta nueva etapa. "No es bueno en la política aliarse cuando a uno le conviene, y empezar a poner sesgos doctrinarios", advierte.

por:  Marcos Sepúlveda L.La Segunda
viernes, 03 de enero de 2014
Imagen
Imagen
jQuery Carousel

Eje PS-DC: Mucho diálogo antes de darlo por muerto

-Hay quienes dan por muerto el eje DC-PS. ¿Comparte esa postura?

-Hoy he escuchado declaraciones de dirigentes del PS que dan muerte a ese eje. Las circunstancias han cambiado y hoy una alianza de esa naturaleza podría ser no tan vital como en tiempos pasados. Me preocupa que algunos dirigentes tengan la urgencia de dar por muertas todas las cosas que ocurrieron: la Concertación; el pacto DC-PS. A lo mejor eso va a ser necesario, pero primero hay que trabajar y conversar mucho, buscar acuerdos en los que seamos capaces, juntos, de dar a luz algo político que reemplace a lo que dan por muerto; primero necesitamos mucho diálogo.

-Entonces no lo descarta.

-Sí, a lo mejor es necesario. Hoy día hay más equilibrio, particularmente en el Senado. Hay tres partidos con la misma cantidad de senadores (PS, DC, PPD). Tenemos el PC con seis diputados y seguramente van a estar en el Gobierno y en la mesa de la Cámara. Pero tenemos que conversar, porque para dar por muertas las cosas es necesario dar a luz algo nuevo. En eso estamos al debe.

No comparte los cuestionamientos del timonel DC, Ignacio Walker, sobre un gobierno con el PC. Sin embargo, Aldo Cornejo, vicepresidente del sector disidente de la falange, ve con cautela la proyección de la Nueva Mayoría como coalición política por sobre los cuatro años del mandato presidencial de Bachelet. En la práctica, el diputado pone sobre la mesa que su extensión está supeditada al cumplimiento del programa, así como una evaluación al final de esta etapa. "Como dicen en el campo: No hay que apurar al ganado flaco. Hay que irse con calma", sostiene.

- ¿Cuáles son los nudos que los partidos deben desatar para institucionalizar la Nueva Mayoría?

-Lo más importante es el compromiso de los partidos con el programa de la Presidenta. No tengo dudas de que más de algún partido puede que haya renunciado a alguna pretensión legítima, pero se hizo en función de un programa común y del compromiso que debe haber con la Presidenta. También hay que darle viabilidad política a ese programa; eso supone no sólo contar con los votos de los parlamentarios de la Nueva Mayoría, sino también la capacidad de construir los acuerdos necesarios.

La institucionalidad de la Nueva Mayoría es un tema de forma y no de fondo. No me parece que sea lo más importante hoy día; las dos cosas anteriores son de carácter sustantivo y no procedimental. Tiene sentido, eso sí, dado que configuramos un pacto electoral, y tiene sentido en el momento necesario, pero en este minuto no me parece una cuestión urgente.

- ¿No existe urgencia de materializar una coalición con el PC?

-Con el PC hemos tenido desde el año 2009 un pacto electoral que tenía por propósito tener el mejor resultado posible, tanto en las elecciones municipales, parlamentarias, presidenciales. Ese pacto se agota en el minuto en que los desafíos electorales se cumplen. Por lo tanto, desde un punto de vista riguroso, el pacto, o el acuerdo electoral, se terminó. Ahora entramos en una fase distinta, que es un pacto de gobierno, cuyo objetivo es el cumplimiento del programa y cuyo sustento es ese compromiso de respetarlo y llevarlo adelante. Pero desde el punto de vista estrictamente político tenemos un acuerdo para gobernar cuatro años sobre la base de un programa común.

- ¿Este acuerdo político podría disolverse tras los cuatro años de gobierno o estar sujeto a revisión?

-Nuestro compromiso es de cuatro años para respaldar a la Presidenta Bachelet y cumplir el programa. La envergadura de las tareas que hay por delante amerita que los cambios que se efectúen van a ser graduales y no de la noche a la mañana. Probablemente si hoy día iniciamos con la Presidenta un proceso de cambio en el país, que los partidos de la Nueva Mayoría respaldamos, y si el día de mañana a cuatro años plazo, esos cambios no se han realizado a plenitud, naturalmente en ese minuto que la posibilidad de continuar esta alianza hay que evaluarla como una necesidad que se puede presentar.

- ¿Entonces con este carácter de «pacto» no se vislumbra una coalición, quizás, tan consolidada como la Concertación?

-Sí, y la Concertación cumplió un propósito y ahora el país tiene desafíos que la Concertación no era capaz de sustentar.

Como dicen en el campo: No hay que apurar al ganado flaco. Hay que irse con calma, porque es muy probable que estos cuatro años no sean suficientes para hacer los cambios que queremos completamente y si eso no pasa, habrá que evaluar si esta alianza con el PC podrá seguir prorrogándose en el tiempo o no.

"Requerimos un liderazgo fuerte, que no imponga"


-¿Cree que los reparos de Ignacio Walker a la incorporación del PC al gobierno tienen hoy menos representatividad en la falange?

- Para los democratacristianos resulta difícil entender una posición de esa naturaleza (la de Ignacio Walker), porque desde 2009 tenemos un pacto electoral común y tenemos una candidata electa, que todos apoyamos. Y luego de que todo eso se ha dado, que alguien diga -cualquiera que éste sea- que es necesario discutir si es bueno estar o no con el PC en el gobierno, es absolutamente inentendible para el ciudadano común y para el militante común. No es bueno en la política aliarse cuando a uno le conviene, y empezar a poner este tipo de sesgos doctrinarios e ideológicos.

-¿Cree que la DC debería citar a una Junta Nacional para fijar su política de alianzas?

- Es bueno que se haga, ojalá pronto. Este es un debate artificial e intra DC, que nos hace mucho daño. Hoy día requerimos en el partido un liderazgo fuerte, que no son los que imponen, sino que son capaces de articular distintas opiniones y finalmente construir una posición común.

-¿Considera que Walker está más aislado en este tema?

-Yo no creo que esté aislado. Él tiene una posición que ha hecho pública. Yo muchas veces no comparto 100% sus afirmaciones, pero sí me parece que todo aquel que le tenga cariño a la DC tendrá que concluir de la mejor manera si hay que hacer una junta en el primer o en el segundo semestre. Es bueno que se haga. El lunes vamos a tener reunión de mesa y este es un tema que se va a conversar y por eso no es necesario pedirla.

- Si eso no ocurre, ¿el tema debería despejarse en el consejo nacional del 13 de enero?

-Siempre va a ser positivo que, respecto a la relación de la DC con el Partido Comunista, existan opiniones y definiciones institucionales. Si el consejo del día 13 despeja el tema, es sano para la convivencia de la DC y para la salud de la Nueva Mayoría.

- ¿La disidencia DC asumirá un rol articulador? Ha habido giras regionales de sus integrantes.

-La disidencia no es un partido dentro de otro partido. En algunos temas tenemos una visión distinta y en la mayor parte tenemos visiones comunes. Lo que hemos hecho son algunas visitas regionales, pero estoy en condición de hacerlo, porque soy vicepresidente del partido. Que uno vaya a una determinada región o comuna no es reprochable. En la reunión del lunes daré cuenta de esas visitas.

- Se lo pregunto porque hay elecciones internas comunales en la DC y quizás eso involucra algún tipo de posicionamiento.

- Desde que el partido existe ha habido procesos electorales internos de distintas tendencias. No es para alarmarse y le hace bien el partido.

"Es bastante difícil que la DC pueda presidir el Senado y la Cámara en el mismo año"


-Hay un virtual acuerdo para que Ud. presida la Cámara en marzo. ¿Siente que su afinidad con el programa de Bachelet lo hace más apropiado para articularlo?

-El tema no está resuelto formalmente y no me voy a adelantar a un tema de la bancada. En el evento de que así sea, yo siempre he traído a colación el rol que jugó José Antonio Viera-Gallo como presidente de la Cámara, en el gobierno de Patricio Aylwin; fue articulador y trabajaba para generar consensos. Quien sea el presidente de la Cámara va a tener que jugar ese rol, que en el primer año de gobierno es ineludible.

- ¿Cree que la DC también debe aspirar a presidir el Senado?

-Es bastante complejo desde el punto de vista político que la DC presida la Cámara en el primer año y haga lo propio en el Senado, sobre todo cuando el PS ha promovido a Isabel Allende. Ahora, eso no implica que la DC renuncie a presidir el Senado.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img