Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Melero apuesta por "revisar el nivel de tolerancia" en la UDI: "el matrimonio homosexual y subir o bajar impuestos no son temas de principios"

El timonel gremialista adelanta a La Segunda lineamientos de la propuesta que la directiva planteará en el Consejo Directivo Ampliado del 10 y 11 de enero, con miras a reperfilar a la colectividad. "A veces transformamos en temas de principios, materias que no lo son", asegura el diputado.

por:  Mariajosé Soto Parada/La Segunda
viernes, 03 de enero de 2014
Imagen
Imagen
jQuery Carousel

"Seré el primero en impedir que se prescinda de figuras políticas de la historia UDI"

-El secretario general José Antonio Kast planteó una directiva sólo con representantes de la "renovación". ¿Qué opina?

-La UDI debe proyectarse con su genealogía completa. Aquí no sobra ni falta nadie. Hay que cambiar los roles de conducción, pero miradas excluyentes no le hacen bien a un partido joven. No hay razón para llamar a retiro a figuras que aún tienen mucho que aportar. Seré el primero en empujar la renovación, pero también el primero en impedir que se prescinda de figuras políticas que representan la historia completa de la UDI.

-¿Apoyaría una competencia para la composición de la mesa?

-No hay que tener ningún reparo. Si esto tiene que hacerse en un marco de la competencia, no veo inconveniente alguno, porque lo peor que le puede pasar a la UDI es tomar decisiones discrecionales que dejen heridos en el camino.

-¿Por ejemplo?

-Que alguien se sienta dejado de lado o vetado. Hoy la UDI debe permitir que se expresen todos.

A puertas cerradas, en el piso 14 del Congreso, la UDI espera cuidar con extrema reserva el debate que saldrá del próximo consejo directivo ampliado del 10 y 11 de enero. El presidente de la tienda, Patricio Melero, reconoce que "necesitamos encerrarnos tranquilamente" para hablar sobre el futuro del partido.

Agrega que "el consejo tiene que entenderse como el inicio de un proceso, más que el fin de una reflexión. Son demasiados los elementos que se deben diagnosticar para establecer con claridad el posicionamiento de la UDI para el mediano y largo plazo". El diputado explica que el debate incluirá "una dimensión electoral, política y cultural" y que este año debe programarse un congreso ideológico, similar al de mayo de 2009. "Cinco años después, estamos obligados a tener otra mirada de nuestro ideario".

-Usted está preparando un documento para el debate. ¿Cuál es su propuesta?

-Estamos trabajando dentro de la directiva en un ordenamiento del debate con temas que debiéramos abordar. Planteamos no más de dos exposiciones y mucho debate con quienes quieran intervenir. La directiva hará una primera exposición de los resultados electorales y Gonzalo Cordero hará una segunda exposición, para tratar de introducir el debate en estas tres dimensiones. Los ex presidentes de partido también podrían incluir su visión. No vamos a restringir la posibilidad que todos opinen, pero con altura de miras y sentido positivo, no con sentido de pasadas de cuenta.

-¿A qué se refiere con la "dimensión cultural"?

-Los cambios en la sociedad. El enfrentamiento entre nuestro "Chile más justo" y el "Chile igualitario" de la Nueva Mayoría. Esa dimensión ha hecho que muchos de nuestros paradigmas estén hoy cuestionados. Hay que ver si están cuestionados en su esencia o por mala defensa.

"Interpretar a todas las religiones, opciones sexuales, niveles económicos"


-¿En este análisis habrá una evaluación ideológica del partido? ¿Se han planteado cambios valóricos o económicos, por ejemplo?

-Hay que hacer un análisis de la UDI popular del siglo 21, respecto a la de los 80. El principal desafío es que la UDI popular tiene que interpretar a todas las personas, a todas las religiones, a todas las opciones sexuales, a todos los niveles económicos. Esa es la UDI moderna, que no abandona ni transa sus principios sino que, más bien, plantea y escucha los problemas. Sobre la UDI se han construido muchos mitos y caricaturas que nuestros adversarios han planteado con el fin de mostrarnos como un partido ultraconservador, ultraderechista, casi sin sintonía con la ciudadanía.

-¿Cómo interpretar a todas las opciones sexuales y religiones?

-No veo ninguna contraposición con lo que plantea la DC en estos temas. En la homosexualidad, no puede haber discriminación alguna. Y nosotros votamos a favor de la ley antidiscriminación. Pero a veces, se enfatizan determinadas cosas en una dimensión opuesta a lo que pensamos y sentimos. Por eso se arman caricaturas.

-¿Por ejemplo?

-A veces hasta nuestros aliados nos dicen: "Queremos avanzar más a ser un partido de centro". Y yo digo que no hay un partido más de centroderecha y con más diversidad para leer los cambios de la sociedad que la UDI. La UDI votó a favor y en contra de la pena de muerte en su momento, tuvimos partidarios y contrarios a la Ley de Divorcio, partidarios y contrarios a la píldora del día después. Hay partidarios y contrarios al Acuerdo de Vida en Pareja. Existe en la UDI desde el más modesto poblador, hasta el más encumbrado doctor o empresario. Y esa diversidad nos ha hecho el partido más grande.

- ¿Y cómo extirpar el sello de UDI conservadora? ¿Dando libertad de acción en esos temas?

-No vamos a renegar de nuestros principios o nuestro ideario, pero sí tenemos que revisar la forma cómo los comunicamos. En la UDI tenemos que revisar el nivel de tolerancia que tenemos. Porque como decía Jaime Guzmán: "los principios son pocos y son intransables". Pero el problema es que a veces transformamos en temas de principios, materias que no lo son.

-¿Cómo cuáles?

-El tema del matrimonio homosexual no es un tema de principios, el subir o bajar los impuestos no es un tema de principios. El aborto o el rol subsidiario del Estado, sí son un tema de principios. Pero la mayor o menor regulación que el Estado ejerza, no es un tema de principios. Un partido moderno y una coalición de centroderecha, tienen que estar de acuerdo en pocos principios y permitir el mayor grado de diversidad posible.

- ¿Ser más flexible en temas como matrimonio homosexual?

-A veces sancionamos éticamente a personas que tienen un punto de vista distinto en materias que no son de principios. Aparecemos como discriminadores, intolerantes, en circunstancias de que la votación y adhesión de nuestros dirigentes viene de un mundo muy diverso.

-¿Cuáles son los principios intransables de la UDI?

-El rol subsidiario del Estado: debe fomentar la iniciativa privada y el emprendimiento. También es un principio la defensa de la vida desde su concepción y la importancia de la familia como núcleo de la sociedad. Pero el desafío es construir un mayor grado de diversidad y tolerancia, a quienes puedan tener legítimamente un punto de vista distinto.

Cultura de Alianza


-Ud. tiene planificado para el consejo proponer la búsqueda de un mecanismo que genere "cultura de alianza". ¿Se refiere a institucionalizar el bloque?

-Debemos lograr la mayor unidad con RN e independientes. No veo un camino exitoso que no se haga con la mayor unidad posible, pero eso exige que tengamos una cultura de coalición que no hemos logrado construir. Por el hecho de ser gobierno nos vimos dificultados. Fuimos más fieles a nuestra condición de partido de gobierno que a nuestro ideario político.

-¿Cómo debería ser en la práctica esta nueva cultura de Alianza?

-Tenemos que sentarnos los dos partidos de la Alianza, sin excluir a nadie. Obviamente tiene que estar Felipe Kast de Evópoli.

-En RN insisten en que ellos plantearon propuestas para institucionalizar la Alianza, pero que la UDI jamás quiso.

-El comité político cumplió una función de coordinación y análisis que probablemente no podía ser reemplazada por una instancia exclusiva de ambos partidos. La mesa quedaba coja si no tenías al Poder Ejecutivo sentado al frente.

-Pero la idea era una instancia paralela.

-Quizás, lo que faltó -y yo lo planteé desde el comienzo de esta administración- fue complicidad del Gobierno con sus partidos, para fijar estrategias conjuntas.

-¿Y los partidos se mostraron siempre unidos en estrategias conjuntas?

-También admito que puede haber faltado mayor voluntad política de querer hacerlo, en una dinámica en que estábamos enfrentados a desafíos electorales. Nuestras reuniones con RN fueron de desafíos electorales y competencia, porque eso nos tocó enfrentar en dos años con las elecciones municipales, primarias, parlamentarias y presidenciales. Exigir, más encima, una coordinación adicional para los temas legislativos con el Gobierno era muy complejo de lograr. Pero ahora que no somos gobierno, debemos hacerlo.

-Hernán Larraín dijo que cuando él fue presidente UDI, logró una muy buena coordinación con RN.

-Es más fácil establecer una coordinación de Alianza no siendo gobierno. A mí me tocó enfrentar a RN bastante dividida. La interlocución no era fácil, porque había al menos dos fracciones dentro de ella.

-¿Y no sacaba nada con ponerse de acuerdo con la directiva?

-No digo eso, pero no es fácil establecer una cultura de coalición, cuando tienes a tu aliado principal con fraccionamientos internos, muchas veces en disputa con el Gobierno y en un grado de dificultad mayor que nos ponían los desafíos electorales donde también estábamos compitiendo.

-Andrés Allamand planteó que la UDI tuvo durante todo el gobierno una actitud muy obstructiva en varios temas como un alza a los impuestos o las reformas políticas.

- Lo que buscábamos era honrar y generar un acuerdo entre el Gobierno, RN y la UDI. Fue muy frustrante ver cuando Carlos Larraín llegó con un acuerdo con la DC en el binominal, sin comunicar nada. Nuestra defensa al sistema la hicimos porque pensamos que era lo mejor para Chile desde el punto de vista de la estabilidad económica, política y social. Pero que haya habido discrepancias en el binominal no significa que uno esté obstruyendo, porque en política también es legítimo oponerse, si uno lo considera negativo para el país.

Cuando veo que Cristián Monckeberg dice que la UDI y RN han sido solo un proyecto electoral, me parece que es no validar que llegamos a ser gobierno con un candidato de RN, que nos pusimos de acuerdo en un programa y que gobernamos este país durante estos 4 años. ¿Eso es solo electoral? No. Es política profunda. Es una crítica injusta y no válida.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img