Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Zaldívar y la DC en la Nueva Mayoría: "En los temas valóricos seguramente vamos a discrepar"

Ser parte del conglomerado "no nos obliga a renunciar a nuestras propias convicciones", advierte el senador de la falange, quien sin embargo se allana a compartir gobierno con los comunistas. "Nos encaminamos a un pacto de gobernabilidad que deriva del pacto electoral", asegura.

por:  Claudio Salinas M., La Segunda
viernes, 22 de noviembre de 2013
Imagen
Imagen
jQuery Carousel

Asimilando el contexto de mayor equilibrio con sus socios que se dará en el próximo Senado está la Democracia Cristiana, mientras se lame las heridas por la inesperada derrota de Soledad Alvear. Preparándose para las negociaciones al interior de la Nueva Mayoría para definir la futura mesa de la Corporación, el senador Andrés Zaldívar asegura que, más allá de los reacomodos parlamentarios, la DC seguirá jugando un rol gravitante en la nueva coalición y en el eventual gobierno, en caso de triunfar Bachelet. Le resta dramatismo a la perspectiva de gobernar con el Partido Comunista pero recalca que ello está sujeto a un previo compromiso de gobernabilidad.

-¿Cómo evalúa el resultado parlamentario de su partido en los comicios del domingo?

-Como positivos. No es por sacar cuentas alegres pero mantuvimos nuestra votación nacional, aumentamos en diputados y si bien disminuimos de 9 a 6 senadores, elegimos a Carolina Goic y contribuimos a elegir a Pedro Araya, que esperamos que trabaje con nuestra bancada. Es cierto también que tuvimos una pérdida emblemática como la de Soledad Alvear, que nadie esperaba.

-¿Cree, como Gutenberg Martínez, que en la DC hay muchos que atribuyen esa derrota a un presunto trato privilegiado de Michelle Bachelet a la candidatura de Carlos Montes?

-No creo que nadie haya pretendido perjudicar y (Bachelet) ha dicho que su postura siempre fue la igualdad de condiciones. Esto es parte de la política: la gente del sector de Carlos Montes se jugó por él y la madre de Michelle Bachelet estuvo con Montes, la señora Ángela es del mundo socialista igual que el candidato, eso pudo haber tenido alguna influencia. Yo creo que el mayor apoyo vino del Partido Comunista, estuvo el "fenómeno" de Camila Vallejo en La Florida y nosotros estábamos débiles en algunas candidaturas a diputados. Además, perdimos en el distrito de Ñuñoa-Providencia porque allí hubo el año pasado un fuerte traslado de inscripción para apoyar a Josefa Errázuriz y a Maya Fernández. Pese a esta derrota yo, por experiencia propia, le dije a Soledad: en la política uno va y vuelve. Yo fui y volví. Ella tiene una gran vocación, no se ausentará de la función pública.

-¿Debería ser incorporada al comando de segunda vuelta de Michelle Bachelet?

-Ese es un problema de la Presidenta y yo soy muy respetuoso. Ella dijo que cuando un equipo gana no cambia.

-¿Quedarán resquemores por la derrota de Alvear?

-Soledad no es una persona de resquemores, pero sí como cualquier persona ha sentido el golpe que significa no tener el resultado positivo que todos esperábamos, eso golpea anímicamente y hay que respetarlo, uno tiene que hacer su propio duelo.

-Con este nuevo cuadro parlamentario ¿se termina el eje DC-PS?

-A mí me encanta tener una buena relación con el PS pero también con todos mis compañeros de ruta. Tenemos buenas relaciones con todos los actores de la Nueva Mayoría pero con el PS hemos compartido dos experiencias de pactos electorales que han sido positivas: en las municipales del 2012 y ahora en los cores. Ha habido un entendimiento privilegiado con el mundo socialista y no veo como uno va a renunciar a eso. Yo soy amigo de todos pero con algunos tengo más amistad que con otros. Lo que sí esta Nueva Mayoría tiene que afiatarse, tener una relación leal entre todos, a mí me carga cuando gente dentro de la Nueva Mayoría hace una crítica injustificada a la DC.

-¿Con estos reacomodos surgidos de las urnas qué rol va a jugar ahora la DC en esta Nueva Mayoría?

-El que nos corresponde. No estamos dentro de la Nueva Mayoría por casualidad ni de prestado, somos parte de ella, hemos participado en la base programática y por supuesto que si tenemos algún tema que representar lo vamos a hacer. En esto no hay que confundir que todo se pueda discutir con estar de acuerdo en todo. Seguramente en los temas valóricos vamos a tener algunas discrepancias, porque el hecho de ser parte de la Nueva Mayoría no nos obliga a renunciar a nuestras propias convicciones.

-Pero las discrepancias no se reducen el ámbito valórico, también existen visiones dispares en los alcances que tendrá la gratuidad en la educación.

-Son matices. En materia de gratuidad la propia Presidenta ha dicho que va a ser gradual y que no se va a completar en su periodo de gobierno. Hoy estamos todos de acuerdo en que se le garantice gratuidad al 70 por ciento, lo otro es una discusión que se va a plantear el 2018. Si se plantea ahora habrá que verlo porque dentro de la DC hay quienes tenemos un punto de interrogación sobre si es conveniente o no que la gente del último decil tenga educación gratuita. Yo más bien soy partidario que para ese sector exista un arancel diferenciado, sobre todo en familias con varios hijos en la educación superior.

-¿Y respecto de las reformas sociales y políticas?

-Nos pondremos a la cabeza de las reformas en educación, salud, previsión y vamos a darles conducción, pero vamos a ser muy responsables. Nosotros no somos partidarios de ninguna aventura, en materia fiscal vamos a ser muy estrictos.

-Eso de no caer en "aventuras" ¿se refiere sólo a la responsabilidad fiscal?

-Hablo en general, nosotros no somos partidarios de caer en un populismo fácil, sobre todo cuando hay una presión muy fuerte de la calle. Hay que ser bien claro: cuando se cuenta con visión de estadista, por ningún motivo puede caer en el populismo ni aun cuando le pueda significar algunos malos ratos.

-Algunos parlamentarios electos, como los ex dirigentes estudiantiles, ya anuncian que llegan al Congreso para ser voceros de las demandas de la calle.

-Ser vocero es muy distinto de ser prudente. Uno tiene que interpretar las demandas de la sociedad, que hoy efectivamente está pidiendo cambios profundos, que hay que afrontar con responsabilidad, sin tenerles miedo. Ya lo dije, vamos a ponernos a la cabeza de las reformas sociales pero no por ello nos dejaremos arrastrar por ningún extremismo de nadie.

-Tal como van las cosas, la DC se encamina por primera vez en su historia a gobernar junto con el Partido Comunista.

-Eso depende de la decisión que tome la Presidenta de la República y el propio PC. Pero este Partido Comunista no es el mismo del periodo anterior a la caída del Muro de Berlín, hoy no pretende volver a un estado colectivista ni a un régimen donde no se respeten los derechos humanos. El PC ha evolucionado a un mayor compromiso con la democracia y en materia de cambios sociales podemos encontrarnos. Más allá de las discrepancias que tengamos en el campo internacional, como en el caso de Cuba, es perfectamente posible que logremos acuerdos. Para ello el compromiso básico es darle gobernabilidad al país.

-¿Qué va a significar eso en la práctica?

-Darle estabilidad y apoyar al gobierno en el que uno está presente.

-¿En las buenas y en las malas?

-Sí, en las buenas y en las malas, pero representando en las malas. Eso no quiere decir que nuestras fuerzas políticas no tengan una presencia en el mundo social, lo importante es respetar la autonomía del mundo social, no pretender manejarlo desde el mundo político.

-En un gobierno de Bachelet, ¿el PC debería jugar un rol de contención del mundo social?

-No, nadie está hablando de contener nada. En un próximo gobierno hay que darle conducción a las peticiones y aspiraciones del mundo social. El país quiere gobernabilidad y la obligación de todos los partidos, no sólo el PC, es darle cauce al mundo social, escuchar sus aspiraciones; si estas en un momento dado son imposibles o no están dadas las condiciones, habrá que representarlo.

-Ignacio Walker dijo en su momento que la DC no va a formar parte de una coalición política con el PC.

-No se trata de una coalición política o no, lo que sí podemos hacer en un momento dado es un pacto de gobernabilidad. Nos encaminamos a un pacto de gobernabilidad que se deriva de un pacto electoral. Ahora, si el día de mañana una de las partes no está de acuerdo, se va a ir; nos vamos a ir nosotros o se van a ir ellos. Mientras haya coherencia y compromiso mutuo va a funcionar. Yo creo que el PC se ha estado acondicionando a los nuevos tiempos así que en la medida que tengamos coincidencias vamos a seguir por el mismo camino y en el momento que no las tengamos nuestros caminos se van a separar.

Avance opositor en el nuevo Senado: "No soy partidario de pasar la aplanadora"


-El amplio predominio que tendrá la Nueva Mayoría en el Senado a partir de marzo ¿lo llevará a prescindir de la búsqueda de acuerdos y simplemente pasarle la aplanadora a la oposición?

-No hay que tenerle miedo al ejercicio democrático. La mayoría toma las definiciones pero debe ser responsable. Por mucho que tengamos los votos no podemos simplemente ser el buzón del Ejecutivo, este es un lugar donde se reflexiona y maduran las iniciativas. Ahora, pienso que las leyes se fortalecen más en la medida que suman más apoyo y desde ese punto de vista soy partidario de buscar más gente que se incorpore a los acuerdos; prefiero los acuerdos por unanimidad por sobre los de mayoría. Pero en el Senado no tendremos mayoría cuando se exijan quorum de 4/7 o 3/5 así que tendremos que buscar el apoyo de otros senadores.

-¿En las comisiones hay que pasarle la aplanadora a la Alianza?

-No soy partidario de pasar la aplanadora, en el Senado siempre se le ha dado participación a todos los actores.

-Con 8 senadores, ¿cuánto le corresponde a la DC en la testera?

-Ahí lo vamos a hablar. Habrá que buscar las personas que puedan ejercer mejor esa función. A mí nunca me ha gustado mucho esto de dividir los periodos, como se hace en la Cámara, pero es entendible. Es perfectamente posible que se le entregue a alguien un periodo mayor. Gabriel Valdés y yo fuimos presidentes durante seis años.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img