Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Mañalich, el «piñerista hasta la médula», revela que estuvo detenido en Villa Grimaldi y que fue interrogado

Tras la interpelación en la Cámara de Diputados, el ministro de Salud reivindica su defensa acérrima del Presidente, las opciones de Piñera para el 2017 y su polémico mensaje por el Once. Pero advierte que el sector "no debe cometer el error" de apurar candidatos en los próximos meses.  

por:  Sebastián Minay C., La Segunda
viernes, 18 de octubre de 2013
Imagen
Imagen
jQuery Carousel

"No lo tenía pensado" dice al contar por qué, al terminar su defensa en la interpelación de anteayer en la Cámara de Diputados, pidió que a un hospital le pongan el nombre de Sebastián Piñera. Y es que varios diputados, explica, desplegaron un lienzo que decía «Mañalich, ningún hospital llevará tu nombre»...

El piñerista más furibundo del gabinete -en 2011 adhirió a la fallida disidencia en RN, sin ser militante- se explaya en la relación con su jefe, defiende sin reservas su rol en el aniversario del Golpe... y relata un episodio inédito de su pasado.

-¿Cree adecuado que un hospital lleve el nombre del Presidente?

-Obvio.

-¿En vida?

-En vida no. Ojalá en el futuro se recuerde lo que hizo por Chile en salud.

-¿No se le pasa la mano en su lealtad con él?

-Evidentemente soy piñerista hasta la médula, y mi lealtad con él es conocida. Pero el Presidente ha sido extraordinariamente estricto conmigo, como con cualquier ministro.

-¿Piñera necesita que defiendan su gestión cuando abandone La Moneda?

-De todas maneras. Me incluyo voluntariamente: debemos defender lo tremendo que hizo el Presidente en su gobierno.

¿2017? "Tendría que ser candidato único"

-¿Por qué ha provocado tanto revuelo la idea de Piñera 2017?

-Se está repitiendo el fenómeno que se da en todos los gobiernos, con Ricardo Lagos y Bachelet. Es natural.

-El tema está muy instalado: entre sus eventuales competidores se menciona a Laurence Golborne y Andrés Allamand.

-Esas personas y otras consideran que son los llamados, o que les toca, gobernar en cuatro años más. La posibilidad de que Piñera vuelva a ser candidato en 2017 -para lo cual tendría que ser candidato único y con un respaldo muy fuerte- les significa despedirse completamente de cualquier oportunidad de ser Presidente. Esa tensión es habitual.

-¿Sigue creyendo que Piñera es la mejor opción para 2017?

-Es muy luego para decirlo pero ya que el tema está puesto, hoy el sector no tiene mejor opción que él.

-¿No es riesgoso imponer ya un candidato, bloqueando a otros?

-El ex Presidente Ricardo Lagos se fue de Capitán Planeta y volvió. Pidió condiciones a la Concertación, ellos dijeron que no, y no fue candidato. Eso levantó otras candidaturas.

-Cuando ya era tarde. Recurrieron a Frei y perdieron.

-El sector no debe cometer el error de levantar una candidatura presidencial en los próximos meses.

-¿La derecha tendrá un juicio benevolente o duro sobre Piñera después de la crisis desatada por su desmarque del ala pinochetista?

-El Presidente tuvo un heroísmo tremendo. Su gesto fue muy radical y sanador para enfrentar el futuro, y el único discurso estricto con lo que quería decir fue al recordar los 40 años. Hubo un remezón y un nuevo acomodo, y la centroderecha tiene que dejar atrás ese pasado, tiene que reconocer errores.

-Los que no lo hacen, ¿tienen que jubilarse?

-Me queda grande la pregunta.

-¿No se le pasó la mano al acusar a los "cómplices pasivos"?

-La frase estuvo bien ocupada, es indiscutible. Identificarse o no con ella es un tema de cada cual.

"Me interrogó el fiscal Torres"

-¿Cómo votó Ud. en el plebiscito del '88?

-Voté que No, por supuesto.

-¿Régimen militar o dictadura?

-Dictadura.

-¿Salió a protestar?

-Por supuesto.

-¿Lo tomaron preso, lo golpearon?

-Me pegaron. Estuve en la Villa Grimaldi.

-¿En Villa Grimaldi? ¿Cuándo?

-Sí. En 1975. Estuve en un interrogatorio.

-¿Por qué?

-Me tomaron (echa la silla para atrás) porque sabía desde el primer momento lo que estaba pasando. En mi escuela, una profesora a quien quería mucho, la señora Inés, me contó que su hija embarazada había desaparecido. Varios de mis compañeros de curso del Liceo Manuel de Salas desaparecieron. A mis compañeros de universidad los iban a buscar al J.J. Aguirre y se los llevaban. Como interpuse y patrociné, en el espíritu de una organización católica, habeas corpus -íbamos a un tribunal de Avenida España-, en la medida que iba me tomaban... y vamos a interrogatorios.

-¿Qué recuerda?

-Recuerdo, en las sombras, que alguna vez me interrogó el fiscal Torres. Un día estaba en la esquina de mi casa, y paró un Fiat 125 blanco, con cuatro personas armadas. Pa' dentro, vendado, y "¿en qué estái metido?". Reconozco que me acobardé mucho, y en ese sentido también soy un cómplice pasivo, porque muchas de las cosas que hacía por mis compañeros y amigos de alguna forma me retracté de hacerlas.

-¿Se arrepiente de eso?

-Me da cierto cargo de conciencia. Podría haber hecho más. No sé que tan útil hubiera sido. Estuve a punto que me sacaran de la universidad y me suspendieran de la carrera de medicina.

-Después de eso, imagino que el '89 no fue a votar por Hernán Büchi...

-No, no voté en la elección presidencial del '89 porque estaba becado en Canadá. Pero como lo he dicho, las únicas dos veces en que he votado por un candidato de centroderecha son las dos veces de Piñera.

"La interpelación fue bien conducida... nadie se salió de madre"

-¿Quiso dar vuelta la situación en la Cámara al defender la gestión del gobierno en salud y comparar cifras con el gobierno de Michelle Bachelet?

-Soy un ministro del gobierno del Presidente Piñera. Si este hombre me ha encargado determinadas tareas, y las he cumplido, es legítimo hacer ese balance y decir que en salud esto es lo que ha ocurrido. Estoy orgulloso: haber construido 21 hospitales en comparación a 8 en el gobierno pasado; 56 consultorios versus 31; lograr 4.184 cupos de formación de especialistas en comparación a 1.300; 627 mil metros cuadrados construidos versus 116 mil; 5.652 camas contra 605, todas esas cosas son datos. Y eso tiene un contexto político, pero es fundamental decir que el Presidente ha cumplido su programa, y aquí están las pruebas. Fue una presentación basada en datos y no en adjetivos.

-¿Le pasaron cuentas pendientes, como había anticipado?

-No ocurrió así. Solamente un diputado se refirió en términos bastante peyorativos, que yo no lograba acuerdos, que me centraba en el ego... pero creo que como gesto esta ceremonia democrática fue bien conducida por el diputado Víctor Torres y por el presidente de la Cámara, quien tuvo que desalojar en un momento las tribunas. Se dio bien. Nadie se salió de madre.

-¿Cree que será acusado constitucionalmente?

-Ellos tienen que tomar una decisión. De alguna forma la interpelación, como se señala en la Constitución, no tiene ninguna consecuencia de responsabilidad política, es neutra. Pero los parlamentarios pueden recabar información que los lleve a levantar una acusación constitucional. A la vuelta de las elecciones tienen que definir.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img