Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Montes, el sacerdote amigo de Bachelet: "Espero que las exigencias no la lleven a detenerse, ni a avanzar sin razón"

"Espero que haya una campaña responsable, que la promesa que se hace hoy sea factible", dice.

por:  Paula Canales G.
viernes, 11 de octubre de 2013
Imagen
Imagen
jQuery Carousel

Hace algunas semanas, el rector de la Universidad Alberto Hurtado, Fernando Montes, se juntó a cenar con la candidata de la Nueva Mayoría, Michelle Bachelet, con quien es bastante cercano. Ambos comparten el mismo círculo de amigos, que también integra el abogado Carlos Mackenney. Y aunque conversan de todo, asegura que no hablan de la campaña.

Para el sacerdote es urgente hacer cambios, pero advierte que debe primar la "razón". Asimismo, afirma que el ingreso del PC al gobierno no es un "panorama negro" para la Iglesia.

-¿ Qué opina del ambiente que se generó en septiembre, que partió con los 40 años del Golpe y culminó con el cierre del Penal Cordillera?

-Es cierto que los aniversarios cerrados, 10, 20, 30 o 40, son un momento especial. Sin embargo, me llama la atención la fuerza que esto tuvo y denota un cierto cambio en el país. Coincide con el fin de un gobierno y un momento en que hay muchas demandas sociales. Fue un recuerdo vivo y con ciertas novedades.

-¿ Esos hechos polarizaron el país?

- No sentí polarización extrema porque no hubo grandes novedades. Tal vez aparecieron más cosas en televisión sobre hechos que se sabían y llamó la atención la posición del Presidente, que demostró que no todo es blanco o negro; que hay gente que, habiendo estado de un lado, ve las cosas con más distancia. También hubo peticiones de perdón. Hubo más fuerza, pero no necesariamente más polarización.

-¿ Qué le parece que las decisiones del Presidente terminaran por dividir a su propio sector ?

-El cierre del Penal Cordillera obedece a múltiples cosas. Fue una decisión a los 40 años, mediando una poca afortunada entrevista del general Contreras, se creó una situación y el Presidente tomó una decisión que de alguna manera coincidía con algunas insinuaciones hechas por la propia Corte Suprema.

- En este escenario , ¿faltó un pronunciamiento de arrepentimiento más formal de la izquierda?

-Una parte muy significativa de la izquierda, por ejemplo el PS, ha hecho un serio examen de su responsabilidad en el Golpe. Ahora, también celebramos los 25 años del plebiscito y el haber optado por una vía legal y no violenta a la transición, haciendo concesiones no pequeñas, es un modo tácito de arrepentimiento, de búsqueda de otro camino político.

-¿ Qué pasa con las demandas de verdad y justicia?

-Como sacerdote me tiene preocupado una situación y me duele mucho cuando dicen que aquí no pasó nada. ¡Sí pasó!, y hay que hacer la mayor justicia posible. No puedo resucitar a alguien que murió, pero no puedo dejar impune eso. Me parece muy infantil cuando hay gente que se molesta porque un Presidente dice «la justicia en la medida de lo posible», porque yo entiendo que quería decir que debía "hacer todo lo posible por llegar a la justicia", y eso me parece razonable.

-¿Y qué pasa con el perdón?

-No hay nada más sanador para la sociedad y para las mismas víctimas que perdonar. Hoy da la sensación de que si pido perdón, estoy pidiendo que haya impunidad y que se oculte la verdad. Entonces, ¿cómo hacemos para que, sin que se oculte la verdad, haya justicia? Pero si no hay perdón, ¡ay de este país, ay de las propias víctimas que siguen sufriendo! Para sanar el alma y la de sus hijos, tiene que haber una pedagogía dentro de la justicia y la verdad donde la gente pueda dar un paso que es difícil.

-¿ Cómo se hace eso?

-Tiene que ser un proceso de libertad y sanación interna, con lo cual se puede dar un paso que es importante para las víctimas. Y yo pediría que hiciéramos un esfuerzo para conjugar la verdad absoluta con una creatividad enorme para que la gente tenga la posibilidad de sanarse.

-¿Cuánto falta para alcanzar la reconciliación?

-Mucho. Hoy al menos no negamos los hechos, hemos tomado conciencia de lo que fue la doctrina de seguridad nacional que enfermó a nuestras FF.AA., pero el país no está del todo reconciliado y el punto más delicado es que, a medida que avanzamos, hay nuevos problemas. Entonces, no confundamos todo.

-¿ Qué opinión tiene de las políticas de Piñera? ¿En su período se vio mucha rabia en las protestas?

-Eso no hace sino demostrar que el análisis de las cosas hay que hacerlo con una gran precisión. Hay malestar porque el país se ha concentrado en el desarrollo económico y ha descuidado otros aspectos, como la igualdad. Para reconciliarnos y encontrar las soluciones no hay que confundir los problemas, aunque pueden estar relacionados. Aunque puede haber relación entre el problema mapuche y el Golpe, es obvio que no es lo mismo. Meterlo todo en un saco nos dejará sin salida.

"La democracia es que un grupo no aplaste a otro"

-¿ Considera negativo que Bachelet no tenga un contrapeso político en un futuro gobierno?

-Me parece un extremado infantilismo que alguien se moleste porque hay acuerdos. Lo más propio de la política es que debe haber acuerdos con tal que no sea a expensas de ceder cosas esenciales, porque entonces sería un acuerdo espurio. El peligro que tenemos, y que nos destruyó el año 73, fue el «avanzar sin transar», porque se destruye toda vía política.

-Es decir, la ex Mandataria debe aterrizar lasmedidas...

-Lo propio de una buena agenda política es escuchar las demandas y decir "esto lo vamos encarar en tales plazos, con tales medios, para tener la mejor solución posible". Porque lo demás es engañarnos y es poner una dinamita.

-Entonces, ¿Necesariamente la Nueva Mayoría tiene que llegar a acuerdos con la Alianza?

-Obviamente, porque esa es la democracia: que un grupo no aplaste a otro, pero que tampoco el otro grupo impida todos los cambios o que una minoría exige y tenga las herramientas para impedir los cambios justos y pedidos por la mayoría.

-¿ Cómo ha visto la campaña de Bachelet?

-Espero que haya una campaña responsable, que la promesa que se hace hoy sea factible, que logre el apoyo de sus propios partidarios, que sea sensible a lo que el país ha estado pidiendo y sabia para hacer una agenda señalando cuándo, cómo y con qué medios se hará, para no frustrar nuevamente a este país. Obviamente, algunos querrán todo, pero la ex Presidenta ya tiene la experiencia política y está rodeada de partidos que han demostrado madurez.

-¿ Que opinión tiene de las propuestas del bacheletismo en los temas valóricos como el aborto terapéutico o el matrimonio entre personas del mismo sexo?

-Me molesta cuando valórico es la eutanasia, el aborto y el matrimonio gay solamente. Si doy una jerarquía de valores, me parece más importante la igualdad, que haya salarios justos y trabajo, eso es valórico. Quisiera que en los temas de matrimonio gay o aborto, nos escuchemos con honestidad y tengamos una visión respetuosa de la vida humana.

-¿ De qué manera enfrenta la Iglesia un país más liberalizado, donde un candidato a diputado DC declaró su homosexualidad?

-La Iglesia tiene que dialogar con su tiempo, saber convivir, pero el pluralismo no se hace quedándose callado; se hace opinando y respetando al que piensa distinto.

-¿ Cómo ve a Bachelet frente a estos temas?

-Es una persona que tuvo una experiencia de gobierno y demostró respeto a opiniones ajenas, y espero que al fragor de la campaña no se diga que progreso significa avanzar por una sola línea, porque algunos creen que progreso es sólo económico y otros creen que es sólo el condón, y yo digo no. Es una persona abierta y madura, y espero que al fragor de la campaña las exigencias no la lleven a detenerse, ni a avanzar sin razón.

-¿ Se ha juntado con ella ?

-Sí, pero fue un saludo de amistad, no hemos conversado cosas de fondo. Tenemos amigos comunes y algunas veces nos juntamos a comer. Pero también tengo amistad con Evelyn; agradezco que he tenido la posibilidad de conocer, apreciar y sentir respeto y sentirme respetado por gente de distintos lugares.

- Usted que la conoce, ¿Bachelet tiene sensibilidad espiritual?

-Me parece una persona de mucha calidad humana. Uno puede discutir modos de gobierno, pero su cercanía y simpatía son características propias de un ser espiritual, y eso la gente lo ha reconocido.

-Trascendieron críticas de figuras DC porque el programa de Bachelet tendría un tono "antirreligioso". ¿Qué opina de ello?

-Primero quiero ver la propuesta. Hay varias cosas previas: si hay cambio de la Constitución, qué mecanismo se usará. Espero sea una Constitución moderna, donde el Estado sea laico, pero no anticlerical o antirreligioso, y creo que está lejos de lo que me imagino es el ánimo de la Presidenta Bachelet.

-¿Qué opina de un eventual ingreso al gobierno del PC?

-La Iglesia no debería oponerse a la entrada al gobierno de un partido que es constitucional, tiene derecho a formar gobierno. Imagino que la relación va a ser extremadamente buena si el PC sabe respetar los fueros, las conciencias y no hace elogios de lo que pudo haber pasado en experiencias históricas.

- Entonces no ve problema en las futuras relaciones con el PC...

-Yo no veo que debería ser así, porque hemos tenido relaciones razonables con gobiernos democráticos. La Iglesia tuvo buena relación con el Frente Popular, donde estaba el PC. Así que no veo que presente un panorama negro para la Iglesia.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img