Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Gobierno apremia al Congreso con urgencias y nuevos proyectos para sacar adelante su agenda

Aunque asegura tener cumplido el 80% de su programa, la administración Piñera quiere aprovechar las 12 semanas de trabajo parlamentario que restan para darle curso a iniciativas emblemáticas pendientes, mientras los diputados reprograman sesiones para concentrarse los últimos días en sus campañas.

por:  Claudio Salinas M.
viernes, 27 de septiembre de 2013

Oposición despliega ofensiva fiscalizadora

Como parte de las definiciones estratégicas coordinadas entre el comando de Michelle Bachelet y las bancadas de los partidos que sustentan su candidatura, la Nueva Mayoría va a aprovechar las sesiones que restan de aquí a los comicios del 17 de noviembre para acentuar su ofensiva fiscalizadora sobre el Gobierno y, por esa vía, mellar sus esfuerzos de apuntalamiento a la candidatura oficialista.

En ese marco, la próxima semana se oficializará la presentación de las firmas requeridas para interpelar al ministro de Salud, Jaime Mañalich, lo que se concretaría la semana siguiente, y estaría a cargo del diputado DC Víctor Torres, quien centrará sus fuegos en la crisis de los servicios de urgencia y la deuda hospitalaria.

Junto con ello, se citó para el martes a los ministros de Interior y Defensa a una sesión especial sobre reparación a ex conscriptos . Por último, la arremetida fiscalizadora seguirá en educación y seguridad -dos de las áreas de gestión peor evaluadas del gobierno de Piñera, según las encuestas- con el debate y votación la próxima semana de los informes de las comisiones investigadoras sobre irregularidades en la Comisión Nacional de Acreditación y el Plan Frontera Norte.

Hiperactiva en la presentación de proyectos y resuelta a destacar en los rankings de eficacia legislativa en comparación con sus antecesores se muestra la administración del Presidente Piñera, cuando restan hasta marzo doce semanas efectivas de trabajo parlamentario antes del cambio de gobierno.

La Moneda tiene actualmente en trámite en el Congreso un total de 152 iniciativas legales, de las cuales 59 están con urgencia, y su propósito es convertir en ley al menos una veintena de aquellas más prioritarias y dejar el resto en estado avanzado.

"Este gobierno ha sido exitoso en materia legislativa, no sólo cuantitativamente sino que cualitativamente porque su agenda programática está cumplida en un 80 por ciento. Aún tenemos una agenda variada de proyectos necesarios para el país que esperamos sacar adelante, a pesar de las limitaciones de tiempo y las dinámicas electorales", asegura el ministro Cristián Larroulet, el hombre encargado de esta tarea.

Esta voluntad quedó explicitada en las últimas sesiones de la Cámara y el Senado antes del receso de Fiestas Patrias, donde le puso "discusión inmediata" (5 días para su despacho) a los proyectos de regulación de farmacias y de interconexión de sistemas eléctricos. Este último, sumado a aprobación de la ley de fomento de las energías renovables no convencionales y la pronta promulgación de la norma sobre concesiones eléctricas, se anotan como importantes avances del Gobierno en la agenda energética. En cambio, el de las farmacias, así como el que establece un plan garantizado y un IPC de la salud, han tenido una tramitación azarosa debido a los continuos reparos de las bancadas opositoras, que los desdeñan como insuficientes.

Junto con ello, en el Senado calificó con "suma urgencia" (15 días para su despacho) a 35 proyectos, entre ellos varios que forman parte de sus prioridades como los de transparencia, probidad y regulación del lobby; televisión digital; financiamiento de la educación superior; ajustes a la reforma procesal penal; firma electrónica; fortalecimiento de la regionalización; obligatoriedad del kínder y ley antiencapuchados, entre otras. Además, le confirió "simple urgencia" (30 días) a otras cinco iniciativas, entre ellas la reforma al sistema binominal y sobre límite a la reelección de los parlamentarios que presentó el Ejecutivo para salir al paso de aquella promovida por senadores de oposición y parte de RN.

Igual cosa hizo en la Cámara de Diputados, donde 15 proyectos fueron rotulados con "suma urgencia", destacando entre ellos el que concede bono de apoyo a familias numerosas, la reforma al Sename, el que protege a las fuerzas de orden, carrera docente y fomento a la inversión privada en obras de riego.

Hiperactividad gubernativa y ajustes de calendario

Lejos de amilanarse ante las amenazas de convertirse en "pato cojo", el Gobierno no sólo ha apremiado con urgencias al Congreso para acelerar la tramitación de las iniciativas de su interés sino que no ha cesado de ingresar otras nuevas, pese al estrechamiento de los tiempos legislativos.

Desde marzo de este año hasta ahora, Piñera ha presentado 35 mensajes en la Cámara de Diputados y 14 en el Senado, pero llama la atención que 15 en el primer caso y 5 en el segundo fueron presentados tras las elecciones primarias del 30 de junio, hito simbólico que marca el arranque de la campaña presidencial y la consiguiente pérdida de centralidad del actual inquilino de La Moneda. Entre estas iniciativas postreras figuran algunas complejas que implican modificaciones institucionales y por tanto difícilmente verán la luz antes del cambio de gobierno, como el que crea la Comisión de Valores y Seguros, el que moderniza el sistema de conservadores y notarios, el mejoramiento de la Alta Dirección Pública, el de control preventivo de identidad y la reforma al binominal.

A ello se suma la readecuación del calendario de trabajo en el Congreso. Cabe recordar que los diputados reprogramaron las dos semanas de sesiones previas a los comicios del 17 de noviembre para dedicarlas a las campañas de reelección y las compensaron con cinco sesiones los lunes 5,12 y 26 de agosto y 2 y 9 de septiembre, que en general resultaron de productividad legislativa y asistencia menor. El Senado en cambio resolvió mantener su calendario regular de sesiones, pero sus ritmos y plazos de tramitación suelen ser más laxos que los de la Cámara.

Del 30 de septiembre en adelante quedan 24 sesiones del Senado y 36 de la Cámara de Diputados. En ese lapso el anterior gobierno de Bachelet logró sacar 36 leyes del Congreso, marca que la administración Piñera aspira por lo menos a igualar. "Esperamos una actitud de colaboración de la oposición porque son proyectos que benefician a la ciudadanía y creemos que las diferencias políticas no deben obstaculizar su aprobación", advierte Larroulet.

El primer test será la Ley de Presupuesto 2013, que ingresa el lunes.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img