Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Andrade (PS) y dos listas de cores: "Tienen que dar explicaciones los que cambiaron de opinión, el PPD y la DC"

"De pronto hay algunos más duros, más obcecados, con planteamientos un tanto irracionales (...) pero adjudicar responsabilidades es la peor forma de buscar acuerdo", señala el líder socialista al ser consultado las exigencias parlamentarias del PR.  

por:  Claudio Salinas M., La Segunda
viernes, 16 de agosto de 2013
Imagen
Imagen
jQuery Carousel

Como coordinador de las fuerzas que componen la Nueva Mayoría y presidente del partido de Bachelet, al diputado y presidente del PS, Osvaldo Andrade, le ha tocado articular las laboriosas negociaciones del pacto parlamentario opositor. Desde ese rol hace frente a las críticas por la falta de sintonía entre los partidos y las expectativas de su abanderada, explica por qué no le dieron en el gusto, pero asegura que en ningún caso ello pone en cuestión su liderazgo.

-A pocos días de la inscripción de candidaturas, los partidos de la Nueva Mayoría no han sido capaces de cerrar la negociación del pacto parlamentario...

-Esta negociación no ha sido distinta a las anteriores, con la complejidad adicional de que ahora somos una coalición más amplia y abordamos cuatro procesos simultáneos: presidencial, senatorial, de diputados y cores. Incluso, diría que ha sido más simple porque tuvimos un mecanismo para resolver los conflictos, que fueron las primarias.

-Pero Bachelet fijó plazos que los partidos no cumplieron.

-Esta es una responsabilidad de los partidos y para mí, ojalá, esto lo hubiéramos resuelto hace un mes, pero son los porfiados hechos los que finalmente operan. La experiencia ha demostrado que la negociación final es la que se hace en el Servel el día en que se inscriben las candidaturas. Una vez llegamos sin acuerdo y estuvimos allí discutiendo todo el día una sola comuna: Arica.

-La imagen que queda es la de una candidata muy popular, pero que no impone su liderazgo a los partidos que sustentan su campaña.

-Es cierto que no cumplimos rigurosamente con hacer primarias legales y lograr resolver esto más bien a mitad de este mes, pero extrapolar eso poniendo en tela de juicio el liderazgo de Bachelet es una exageración que oculta un interés político electoral. Ella nos pidió una lista parlamentaria común y esa lista, incorporando todos los factores que constituyen esta Nueva Mayoría, está.

-ME-O valoró la disposición de Bachelet a competir en primarias, pero criticó que no incida para que los partidos sigan el ejemplo.

-A mí me habría gustado hacer primarias legales pero convengamos en que hicimos 33 primarias por nuestra cuenta. Ahora, cuando la crítica viene de alguien que nunca en su vida ha participado en una primaria, ¡por favor!, tengamos un poquito de decoro. ¿A los otros candidatos quién los designó? ¿A Marco Enríquez, Marcel Claude, la señora no sé cuánto, al señor Parisi, quién los designó? ¿Se sometieron a algún veredicto ciudadano para ser candidatos? La única que se sometió a primarias teniendo un respaldo electoral evidente fue la ex Presidenta Bachelet y resulta que ella es objeto de críticas. Este es el mundo al revés.

-¿Es un fracaso que no se haya podido arribar a una lista común para los consejeros regionales?

-Los socialistas estábamos por una lista común, que ha sido nuestra opinión de siempre, no sólo respecto de los cores. Los que tienen que dar explicaciones son los que cambiaron de opinión en uno y otro sentido: el PPD el 2008 y el 2012 fue el campeón de las dos listas y ahora cambió de opinión, la DC fue la campeona de una lista y ahora modificó su criterio. Pregúnteles a ellos las razones de ese cambio. Ahora, efectivamente cuando uno quiere construir un acuerdo de lista común entre siete partidos no es fácil de encontrar el software para que satisfaga las expectativas razonables de todos. Debemos buscar la forma de construir las dos listas de modo que nadie se sienta perjudicado y la competencia entre ellas sea completamente regulada.

-¿La inclinación del PS es ir en lista conjunta con la DC?

-No lo hemos resuelto, pero los presidentes de partidos concordamos el martes, en reunión a la que el PR no asistió, que ningún partido iba a quedar solo en este proceso, que no habría una política de aislamiento para ninguno. Con la DC hemos tenido experiencias bastante alentadoras desde el punto de vista de los resultados electorales, pero es una decisión que aún no hemos tomado.

-¿En este aspecto no cree en el llamado "eje histórico" DC-PS?

-No, para nada. Esto de los ejes históricos depende de cuándo uno lo mire: durante mucho tiempo existió una relación privilegiada entre la DC y el PR, antiguamente también la hubo entre el PS y el PC; el PS y el PPD han tenido una relación de "padre a hijo" muchas veces traumáticas. Mire, después de este gobierno me prohibí usar la palabra "histórico" porque está demasiado menospreciada.

-¿Qué responsabilidad adjudica al PR y el senador Gómez en no lograr cerrar aún la negociación del acuerdo parlamentario?

-La configuración de un acuerdo parlamentario es una responsabilidad de todos, sin excepción. De pronto hay algunos más duros, más obcecados, con planteamientos un tanto irracionales, puede ser, pero adjudicar responsabilidades específicas es la peor forma de buscar acuerdo. A nosotros, el PR nos ha planteado la posibilidad de tener un segundo cupo en materia senatorial y tienen más de un nombre para eso, uno de ellos el de su presidente. Su pretensión no es una circunscripción en particular, han ofrecido alternativas.

-¿El PS pondrá un candidato en el distrito de Santiago?

-Sí, tenemos asignado ese distrito con la DC y la comisión política le pidió al diputado Marcelo Díaz que nos represente allí, él nos pidió un par de días para responder así que eso está en proceso.

-¿Eso no contraría la aspiración manifestada por Bachelet de que Giorgio Jackson logre llegar al Congreso como diputado?

-A mí me gustaría que Giorgio Jackson estuviera en el Parlamento y conversamos en infinidad de ocasiones con Revolución Democrática planteándoles derechamente que él concurriera en nuestra lista. De hecho, él estuvo dispuesto a ir a primarias de la Nueva Mayoría y, por tanto, a ser candidato en el pacto, pero ahora dice que no. Es una inconsistencia que no me he podido explicar. Nos han dicho que hay que preservar estos nuevos liderazgos sociales y eso hemos hecho. Ahí está el caso de Iván Fuentes, del movimiento de Aysén. Nosotros queremos gobernar el país y, por tanto, no se nos puede pedir que nos omitamos en un distrito, eso sería una mala manera de generar un blindaje. Además, tenemos datos y desde un punto de vista electoral la derecha tiene una buena dupla y no queremos que la derecha logre un doblaje en Santiago. Yo entiendo que Bachelet tiene interés en que Giorgio sea diputado y respaldo plenamente aquello, pero a ella también le interesa que haya diputados de la Nueva Mayoría. A mí personalmente nadie me ha pedido que nos omitamos en Santiago.

-¿Hay expectativas fundadas de ganar en primera vuelta?

-Sí pero es muy difícil cuando hay 4 ó 5 candidatos que en conjunto van a tener un 15% a 20%. El Gobierno va a hacer un gran esfuerzo para que esas candidaturas tengan mucha visibilidad. Me han llamado la atención las reuniones de Chadwick con Marco en La Moneda. Para nosotros el triunfo en primera vuelta es muy importante, porque las reformas estructurales que la ex Presidenta ha planteado requieren de una gran mayoría y legitimidad. Además, eso también se va a expresar en la parlamentaria en más doblajes.

-Usted dijo que no había problema en que se moderara el programa de Bachelet.

-Es que las alternativas a la moderación son el ultrismo y el conservadurismo extremo. Yo me voy por la línea del medio. Además, muchas de las expectativas de la izquierda como una reforma tributaria, nueva Constitución y educación gratuita y de calidad hoy son sentidos comunes en la sociedad. Ser moderado hoy es hacerse cargo de estas cosas y también situar las expectativas en los tiempos políticos posibles, porque es imposible que en 4 años se hagan todas las cosas que se quieren hacer.

Candidatura de Matthei: "Hay un mundo al que le encantan los pijes que dicen garabatos"

-¿La gestión de Evelyn Matthei en Trabajo es un activo para su campaña?

-Este gobierno en materia laboral no hizo nada importante, todos los anuncios del Presidente quedaron en el más absoluto vacío. Ejemplos concretos: teletrabajo, multiRut, temporeros, seguridad laboral. La ex ministra Matthei dijo que para ella lo central era la capacitación y nunca presentó un proyecto. Mientras yo fui ministro del Trabajo se aprobaron 53 leyes laborales, este gobierno tiene cuatro. Hablan de la generación de empleos, pero estos los crean los empresarios y se trata de empleos precarios, además la brecha salarial contra las mujeres aumentó.

-¿Le ve fortalezas a Matthei como candidata?

-Sí claro, es una buena candidata. Está haciendo conducta, hay un mundo al que le encantan los pijes que dicen garabatos y tiene facilidad para el populismo. Todas esas cosas rinden en campaña.

-¿Ha tenido relaciones amistosas con ella o siempre han sido conflictivas?

-Nunca he tenido una relación conflictiva con ella, cuando me dijo un garabato lo tomé como parte de un descontrol al que nos tiene habituados, pero no le asigno mayor importancia. Incluso cuando era ministra dijo que yo era encantador. En la política no hay que tener malas relaciones con nadie.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img