Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Enríquez-Ominami: "De repente, en esta elección tan atomizada, con 16 por ciento se pasa a segunda vuelta"

"Según las encuestas, es evidente que hay una pelea por el primer lugar pero sobre todo por el segundo", confiesa el abanderado del PRO, calentando motores para su segunda incursión presidencial. "No sé si el tema de género es relevante", opina sobre Bachelet y Matthei, junto con esbozar una propuesta tributaria "más ambiciosa" que la anunciada por la ex presidenta.

por:  Claudio Salinas M.
viernes, 09 de agosto de 2013
Imagen
Imagen
jQuery Carousel

Después de meses en los que la campaña de las primarias y los dramáticos cambios de candidatos en la Alianza lo relegaron a un segundo plano mediático, Marco Enríquez-Ominami está calentando motores para iniciar su segunda campaña presidencial. Asegura que ahora está mejor preparado que el 2009, con 40 años, un partido, una fundación y varios recorridos por Chile.

Sabe que es difícil repetir el 20 por ciento de la vez anterior ante Frei porque Michelle Bachelet es una adversaria electoral formidable.

"De repente, en esta elección tan atomizada, con 16 por ciento se pasa a segunda vuelta. Queremos el voto que nos permita eso. Según las encuestas, es evidente que hay una pelea por el primer lugar pero sobre todo por el segundo. Podría producirse un escenario super interesante en que los ultraconservadores no pasen a segunda vuelta", admite.

-¿Cuál es su estrategia para enfrentar esta nueva campaña, donde las dos principales coaliciones llevan candidatas mujeres y usted ya dejó de ser novedad?

-Soy tan novedad como Bachelet es novedad. Uno puede no ser nuevo pero sí original. Vamos a hacer campaña planteando una visión de sociedad y voy a perseverar en decirle al país que se requiere recambio generacional y de liderazgos. Voy a denunciar la infantilización de los debates que hacen Matthei, Bachelet y el Parlamento: debatir por enésima vez sobre el binominal, antes de inscribir las candidaturas, es tomarles el pelo a los chilenos. Voy a proponer un camino y una relación de respeto y de adultos donde los chilenos decidan: «si tú quieres, Chile cambia».

-Está planteando reforma tributaria, educación pública gratuita y asamblea constituyente, casi lo mismo que propone Bachelet.

-Discrepo de eso. Yo por ejemplo no tengo problema que exista la (Universidad) Adolfo Ibáñez; según Bachelet, debe ser gratuita. Yo no estoy de acuerdo, yo creo en educación pública gratuita en las estatales laicas. Estoy a favor de que existan las privadas pero con arancel diferenciado y arancel de referencia ajustado al real con desembolso fiscal para que no haya asimetría. Sobre asamblea constituyente ella ha dicho que no cree en ese camino. Yo sí creo y la reivindico como un camino.

"Los chilenos son sensatos, prudentes y maduros"

-La asamblea constituyente es un método, no el contenido...

-Evidente, el tema es el método. Sólo un dictador puede suponer como sale la Constitución de una asamblea constituyente. Es más: la Constitución que salga de una asamblea constituyente puede ser idéntica a la que tenemos porque yo no creo que los chilenos sean revolucionarios. Los que van a votar son los mismos que eligen a los candidatos y los chilenos han demostrado ser muy sensatos, prudentes y maduros. Como la asamblea constituyente no existe en la jaula de hierro que es la Constitución, yo propongo una fisura, que es el plebiscito.

-¿Y qué tan distinta es la reforma tributaria que propone en comparación con la de Bachelet?

-Un solo dato: Bachelet no habla de IVA, que es la mitad de la recaudación fiscal. Yo propongo un IVA diferenciado para los productos de la canasta básica, lo relacionado con internet y el libro; royalty e impuesto específico a la minería; impuesto a las empresas un poquito mayor que Bachelet, eliminación progresiva del FUT; gravar más los vicios (alcoholes y tabaco); impuesto a las herencias; impuesto verde a las hidroeléctricas; y más eficiencia en el gasto militar. Todo esto es para financiar cobertura preescolar completa; eliminar el copago; arancel diferenciado en las universidades privadas y gratuidad en las estatales, públicas y laicas; y duplicar cultura y deporte. Todo eso es mucho más que lo que propone Bachelet, porque tengo una ambición mayor que ella.

-¿Cuándo va a inscribir su candidatura y la lista al Congreso y los Cores?

-Pocos días antes del plazo límite. El tiempo de las negociaciones se acabó, ya no hay más espacio. Habrá competencia total.

-¿Levantará postulantes parlamentarios en todo Chile?

-Vamos a tratar. Hemos llegado a la conclusión de que estos dirigentes son intratables, incorregibles e incombustibles, no tienen solución.

-Usted dijo que no le presentarán competencia a ex líderes estudiantiles que son candidatos.

-Sí, a (Gabriel) Boric y (Francisco) Figueroa.

-Pero criticó a otros que se postulan en la lista Nueva Mayoría.

-Es que no logro comprender cómo gente que marchó contra los partidos, los políticos tradicionales y contra la Concertación, van ahora de candidatos con aquellos que ellos execraban. Estuvieron en las marchas como acto de convicción y terminaron instalados en el pragmatismo de la transición de Enrique Correa.

-¿Una vez inscrito, cuáles van a ser sus ejes de campaña?

-Primero, el concepto ya dicho de «si tú quieres, Chile cambia», donde la fuerza la tiene la gente y uno es meramente un instrumento con una visión de sociedad. Segundo, un despliegue territorial intensísimo, donde con Karen vamos a recorrer el país por vías paralelas. Tercero, vamos a empezar con la publicidad, en la que participaron chilenos, franceses y brasileños. Finalmente, más que un programa o políticas públicas específicas (sobre eso ya publiqué tres libros), plantearemos una visión de sociedad. Vamos a ver si esta estrategia de acumulación de fuerzas y despliegue de último minuto es acertada.

-Va a ser complejo enfrentarse a dos mujeres...

-No sé si ese es un tema relevante. Bachelet y Matthei fueron ministras, diputada, senadora, Presidenta y en materia de género Chile no está a la vanguardia de ningún indicador, ni en derechos sexuales y reproductivos ni representación en el Parlamento. En código laboral y en remuneración las mujeres siguen ganando un 30 por ciento menos que los hombres a igual función. Por lo tanto, con un partido con paridad y presidido por una mujer, con Karen Doggenweiler y mucha gente estamos seguros que seremos capaces de ofrecer un camino más allá de la condición de género. Más aún, cuando presenté la ley sobre aborto, Bachelet y Matthei plantearon que esos no eran temas de agenda. Yo creo que una mujer que no es capaz de pronunciarse sobre el aborto no va a ser capaz de derrotar la pobreza. Hay que tener coraje en la vida y hablar de aborto es importante.

-Bachelet dijo que estaba dispuesta a legislar sobre aborto terapéutico y en casos de violación.

-Veo que cada día que empujamos los límites, Bachelet se acerca al progresismo. Cuando presenté el proyecto, Bachelet dijo que no era parte de su agenda.

-Hoy el país es distinto...

-Con De Gregorio y René Cortázar a la cabeza -el hombre de La Polar, Andrónico Luksic y Canal 13 en el comando-, con ese nivel de indecisión y contradicción, habiendo sido ella Presidenta, la candidatura que tiene real convicción sobre el derecho a decidir y aborto terapéutico somos nosotros.

-¿Karen Doggenweiler entró de lleno en su campaña para mitigar el efecto género de la competencia Bachelet-Matthei?

-El 2009 entró en la misma fecha y eran dos hombres compitiendo. Karen es mi compañera, amiga y esposa, está en la campaña porque es parte de mi combate. Somos una familia que refleja un Chile que se quiso esconder durante mucho tiempo, con hijos, hijastros, una mujer profesional que se casó dos veces. Sería una gran innovación que la Primera Dama sea una periodista que se ganó su vida trabajando y me pudiera acompañar en un rol lejos de las miradas machistas sobre las primeras damas. Ella se va a dedicar en cuerpo y alma, sin goce de sueldo, a esta campaña. Ella es una progresista y desde su condición de independiente comparte conmigo este Chile que yo quiero, un país menos clasista.

-¿Cuál es su expectativa de la votación que obtenga el próximo 19 de noviembre?

-No me voy a suicidar mediáticamente dando una cifra. Aspiro a pasar a segunda vuelta. Hoy estoy más preparado, confiado y acompañado que el 2009, así que espero lograr una adhesión suficiente.

-¿Cómo financiará su campaña?

-Al día de hoy tenemos un crédito del Banco Santander por 50 millones de pesos, estamos gestionando otro mayor, el partido recauda 4,5 y he hecho varias cenas de recaudación. Vamos a imputar gran parte de eso al gasto electoral cuando parta.

-El economista Paul Fontaine lo apoyó el 2009 y ahora está con Evelyn Matthei.

-Cada uno es libre. El creyó que Sebastián Piñera era la paz, la prosperidad y la alternancia. Yo creía que no, juzgue cada uno. El tomó su decisión. Hay asesores que hoy están conmigo y otros no. Son elecciones distintas.

 
Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img