Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Lavín: "Allamand apunta al centro político y Longueira, al centro social... Ahí compite de igual a igual con Bachelet"

Ministro analiza la «tormentosa» semana oficialista, y sale a destacar los atributos del ahora presidenciable de la UDI. "La candidatura de Longueira representa un remezón a la UDI; él va a hacer que nuevamente primen los intereses colectivos por sobre los personales".

por:  M. Eugenia Fernández G., La Segunda
viernes, 03 de mayo de 2013
Joaquín Lavín

Foto Alejandro Balart

"Lo que ocurrió después del episodio Cencosud no fue de guante blanco"

-¿La UDI se equivocó al no llevar a un candidato de sus filas desde un principio

-No creo, lo que pasa es que los escenarios en política son cambiantes, y hay personas mejores que otras para un momento determinado. Pero no hay que tomárselo en lo personal...

-¿Es su consejo a Golborne?

-A Golborne lo único que se puede es agradecerle, ojalá siga en el servicio público. A mí también me han tocado momentos muy duros en la vida política, como cuando Sebastián Piñera se lanzó como candidato en mayo de 2005, pero no hay que tomárselo en la personal. Hay que ver qué es lo mejor desde el punto de vista de una causa. Las cosas pasan y la vida abre nuevos caminos.

-¿Su candidatura seguía siendo sostenible después del caso Cencosud e islas Vírgenes o ya había quedado demasiado herida?

-Ya no corresponde hablar de eso... Ya se tomó una decisión y estamos en un nuevo escenario.

-¿Y una campaña Allamand- Golborne habría terminado en una "guerra civil"?

-No quiero entrar en eso...

-Le pregunto porque el propio Allamand, una vez proclamado Longueira, dijo que ahora sí habría respeto en la campaña...

-Lo que puedo decir es que una campaña entre dos candidatos que son, de alguna forma, socios de una causa común, tiene que ser de guante blanco. Creo que lo que ocurrió después del episodio Cencosud no fue de guante blanco. Eso está claro... Pero es la gente la que tendrá que juzgar.

-El ministro Hinzpeter dijo que Allamand se "equivocó" en su reacción frente al caso Cencosud y que había precipitado los acontecimientos.

-Espero que de ahora en adelante de verdad la campaña sea fraterna, es lo que la Alianza necesita.

-¿Cuánta preocupación había en La Moneda frente a este caso y sus repercusiones?

-Todas son decisiones de los partidos. Lo que interesa desde el punto de vista del gobierno es que ojalá el 30 de junio surja un candidato único muy potenciado.

-¿La Alianza tiene que jugarse por incluir a Golborne en la parlamentaria de este año? Se habla de Santiago Oriente...

-Hay que darle primero tiempo al tiempo. La centro derecha tiene pocos líderes con el carisma y la conexión con la gente que logró Golborne, y que llegó a su momento máximo después del rescate de los 33 mineros. De alguna manera, aunque él venía del sector privado, el bichito del servicio público le quedó, y ojalá pudiéramos seguir contando con él.

-¿La Alianza debe usar todas sus cartas para la parlamentaria? Todavía se habla del ministro de Cultura, Luciano Cruz-Coke.

-Lo que está en juego en la próxima presidencial es muy grande, y la elección no sólo se gana en la Presidencia sino en el Congreso, que es un bastión clave en la defensa de las ideas. Ojalá una persona como Cruz-Coke pudiera estar ahí. Jurídicamente no tiene impedimentos, entiendo que se trata de una decisión personal.

"Lo que ha pasado muestra que una semana en política es mucho tiempo y de aquí a noviembre es una eternidad". Esa es la primera conclusión a la que Joaquín Lavín , plumón en mano, llega después de esta tormentosa semana política en la centroderecha, la que terminó con un cambio en los candidatos presidenciales y la definitiva cancelación de las primarias parlamentarias por parte de la UDI.

Ex alcalde, candidato presidencial dos veces, ex ministro de Educación y actual de Desarrollo Social, Lavín recurre a su propia experiencia para afirmar que "la Alianza tiene hoy una dupla muy potente" y que la decisión de la UDI de ir -ahora con Pablo Longueira- a la primaria presidencial contra el RN Andrés Allamand "es sabia desde el punto de vista de la unidad del sector. En lo personal, he experimentado en candidaturas presidenciales las dos fórmulas: ser candidato único y llegar con dos alternativas a la primera vuelta, y siempre es mejor tener un candidato único".

Asimismo, traza líneas de lo que podría ser el "relato" de Longueira, algo que al mismo presidenciable le quitó el sueño en los inicios del gobierno de Sebastián Piñera.

-¿Qué le estaba faltando a la UDI, que se tuvo que recurrir a este líder histórico? ¿Unidad, mística?

-La candidatura de Longueira representa un remezón a la propia UDI, en el sentido de evitar el síndrome del partido grande, que le ocurrió en un momento a la DC, que fue el gran partido de la política chilena, y hoy es el tercero o cuarto. Pablo tiene un liderazgo que va a hacer que nuevamente en el partido primen los intereses colectivos por sobre los personales. En ese sentido, la decisión de no hacer primarias parlamentarias es acertada, porque tienen sentido cuando hay un exceso de candidatos. En el caso de la UDI no es así, sino que todos perfectamente podrían ir en lugares distintos en pos de un proyecto colectivo. Longueira va a hacer que la UDI vuelva a ser la de siempre, el partido necesitaba una inyección de mística.

-¿Faltaba una conducción más fuerte del partido?

-Dios sabe por qué hace las cosas y pasaron como pasaron. Pero esta nueva etapa va a ser buena para la UDI porque va a ser encabezada por alguien que tiene el liderazgo y la consecuencia de vida.

Longueira habla de crecimiento con inclusión social, y a él no le vienen con cuentos sobre la pobreza o la clase media porque vivió en campamentos en La Pintana, creó a la UDI desde ahí, y fue ministro de Economía, y por tanto sabe que si no hay crecimiento la inclusión social es demagogia. El junta elementos muy importantes. Es una persona que no tiene una ambición personal, y es muy difícil decir que no cuando pide algo.

-¿Estaría dispuesto a irse a su comando si él se lo pide?

-Estoy feliz como ministro de Desarrollo Social. Siento un compromiso con el Presidente Piñera y trataré de colaborar con Pablo todo lo que pueda.

-La señal que da la UDI es que la presidencial está perdida y que hay que reforzar la parlamentaria.

-Hay que reforzar la parlamentaria, desde luego, pero los últimos hechos muestran que el escenario presidencial aún es muy líquido. La elección presidencial, más que nunca, está abierta.

"Tenemos al candidato que nos representa íntegramente"

-¿Esta decisión no implica que se impuso la UDI pragmática a una fundacional?

-En un partido siempre hay visiones diferentes, pero Longueira concita mayoritariamente una mística dentro de la UDI. Tenemos al candidato que queríamos, al que nos representa íntegramente. Pablo es el que genera, lejos, más consensos, el que más moviliza a la UDI.

-¿Por qué la UDI no optó por Evelyn Matthei, que tiene menos rechazo en las encuestas y ya se posicionó como contendora de Bachelet tras la acusación contra Beyer?

-Evelyn Matthei podría haber sido una gran candidata, eso está fuera de duda... Ahora, finalmente la UDI optó por recurrir a su esencia, a la persona que mejor encarna sus principios y valores y que es capaz de generar la mayor mística y liderazgo interno.

-Esa persona genera 39% de rechazo, según la última CEP. En su experiencia como candidato, ¿se puede ganar con esa desaprobación?

-Por supuesto que sí, los rechazos van y vienen y dependen del momento. Longueira tiene grandes atributos positivos, como algo muy escaso en la política: credibilidad. Todo el mundo sabe que su palabra vale.

-El fue muy crítico de una falta de "relato" del gobierno de Piñera. ¿Cuáles serían los ejes de su relato?

-El es un hombre de Estado, una persona que cuando el rival está en el suelo nunca lo patea, sino que le da la mano. De eso es testigo Ricardo Lagos cuando en su gobierno estaba ocurriendo lo del MOP-Gate y los sobresueldos, y la DC, cuando no inscribió a sus candidatos. El ser un hombre de Estado, unido a su experiencia de vida -en campamentos, formar un partido-, a una perspectiva del cambio que ha habido en Chile y a su pasada por el Ministerio de Economía, le da fortaleza. Por eso es la persona de centroderecha que más entiende los cambios que ha vivido la sociedad chilena, porque él ha acompañado a esas personas y esos cambios.

-Si él ha acompañado esos cambios, se decía que Golborne los encarnaba...

-Son vivencias distintas. Los dos son muy pares. Pablo es como el jesuita de la UDI. La lucha contra la pobreza y la desigualdad requiere corazón -que da la urgencia, porque los pobres no pueden esperar- y razón para solucionar esos problemas.

"Pablo se transformó en el primer piñerista de Chile"

-¿Cómo cambió la relación de Longueira con Piñera en su pasada por Economía? Su historia ha sido de enfrentamientos...

-El, que en un momento dado fue un rival político, se transformó en el primer piñerista de Chile, ésa es la verdad... Con el Presidente construyó una relación privilegiada. Le terminaron incluso encargando proyectos que iban más allá de su cartera, como la carretera eléctrica.

-¿Qué hito fue clave en ese acercamiento?

-Pablo cambió después de ser ministro de Economía, entendió la lógica de gobierno. Se sacó la camiseta UDI y se transformó en ministro de todos los chilenos. Eso a él lo cambió completamente.

"La ventaja es que la UDI tiene 39 diputados, más del doble que RN"

-¿Cuáles son las ventajas y puntos débiles de Longueira en relación con Allamand?

-Allamand apunta al centro político, en cambio Pablo apunta al centro social. Longueira tiene una desventaja obvia, que es que partió mucho más tarde y eso no deja de ser un riesgo importante. La ventaja es que la UDI tiene 39 diputados, más del doble que los diputados de RN. En una elección primaria con voto voluntario, esa ventaja será muy importante al final: la capacidad de movilización y ganas de jugársela por Pablo.

-Ud. fue exitoso en su campaña del '99 cuando logró desmarcarse del voto duro y de la derecha tradicional, ¿que opción tiene Longueira siendo una figura del ADN de la UDI?

-El es la antítesis de la derecha tradicional. Encarna un perfil popular, pero las campañas tendrán un ritmo marcado por las primarias, con dos etapas. La primera será ganar dentro del sector y la segunda, triunfar a nivel nacional. Y habrá énfasis distintos en cada una de ellas.

-¿Cuál debe ser el énfasis de Longueira?

-El énfasis debería ser la centroderecha popular. Obviamente Pablo apunta a un nicho muy distinto al de una derecha tradicional...

-¿Quién representa mejor la continuidad del gobierno: Allamand o Longueira?

-Esa pregunta está contestada...

-Frente a Bachelet, ¿cuáles son las ventajas de Longueira?

-Lo importante es el centro social. Ahí él compite de igual a igual.

 
Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img