Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Teillier y la inminente definición presidencial del PC: "Bachelet está trabajando seriamente"

"Lo que va a pesar en nosotros es cómo obtenemos garantías que una vez acordado un programa éste va a ser cumplido y cómo se crean las condiciones para ello, que no sólo significa tener una mayoría parlamentaria sino también voluntad política y ascendiente de autoridad ante la ciudadanía", señala el líder comunista, a horas del crucial Comité Central.

por:  Claudio Salinas M.
viernes, 19 de abril de 2013

Foto RICARDO ABARCA

Este sábado está convocado el comité central del Partido Comunista, en momentos que crecen las expectativas del bloque PS-PPD de que el PC se decante por el apoyo a su abanderada, la ex Presidenta Bachelet.

Anticipando la intensa discusión que se espera, su presidente, el diputado Guillermo Teillier, habla de las coincidencias programáticas con la candidatura de la ex Mandataria, la experiencia de haberla apoyado en los comicios del año 2005, las posibilidades de que su partido integre un futuro gobierno y cómo van las tratativas con las otras fuerzas, además de cómo ha influido en estas últimas el embarazo de su figura mediática más promisoria, Camila Vallejo.

-¿Qué se va a definir en este pleno?

-Primero, cómo mantenemos vigente nuestra presencia y contribución al movimiento social, que está muy relacionado con el panorama político electoral. Segundo, revisaremos cómo va el acuerdo parlamentario, que ha tenido complicaciones y retrasos. En tercer lugar vamos a definir si participamos o no en las primarias presidenciales, ya sea con candidato propio, apoyando a alguno de los que están en carrera o a ninguno. Para ello vamos a tener a la vista los contenidos programáticos que nos entregaron las dos candidaturas que se interesaron en conversar con nosotros, de Bachelet y Gómez.

-¿Qué elementos inclinarán la balanza en la definición presidencial del partido?

-Las propuestas de las dos candidaturas están muy en el marco de los lineamientos programáticos que ya hemos discutido como oposición, incluyendo educación y reforma tributaria, donde hemos avanzado criterios y firmado acuerdos. También está el tema el cambio a la Constitución, aunque no está claro el modo. Ambos están muy decididos a cambiar el sistema binominal. En varios planteamientos generales aparecemos muy de acuerdo pero faltan elementos para poder pronunciarse, porque nos interesa saber cómo se van a hacer esas cosas.

-Si hay relativas similitudes en lo programático ¿va a ser gravitante para ustedes a la hora de definir su apoyo el alto respaldo ciudadano que exhibe Bachelet y el hecho de que dé mayores garantías de un triunfo en las urnas?

-No pensamos que "la leche ya esté cocida". No doy por sentado que ya esté elegida porque hemos visto que las encuestas ya no le apuntan. No me fío de eso y creo que la derecha tiene todavía una tremenda fortaleza. Lo que sí va a pesar en nosotros es cómo obtenemos garantías de que una vez acordado un programa éste va a ser cumplido y cómo se crean las condiciones para ello, que no sólo significa tener una mayoría parlamentaria sino también voluntad política y ascendiente de autoridad ante la ciudadanía.

-En 2005 el PC llegó a un entendimiento para apoyar a Bachelet. ¿Se cumplió dicho acuerdo y tomarán en cuenta esa experiencia para tomar su definición ahora?

-Ese acuerdo se tomó de urgencia, entre la primera y segunda vuelta, pero logramos introducir el cambio del binominal, que la ex Presidenta trató de cumplir porque mandó dos veces un proyecto y en ese sentido estamos conformes. Además, nos elevó al mismo estatus de los otros partidos, porque estábamos excluidos... nos recibió en La Moneda y en los ministerios, lo que nos puso en la situación de romper el binominal a través de un acuerdo electoral y lograr la elección de tres diputados.

-Todos los factores que usted menciona facilitan las condiciones para que el PC apoye de nuevo a Bachelet.

-Pero nosotros también fuimos opositores a su gobierno y disentimos en cuestiones tan importantes como la educación. Por eso me alegra mucho escuchar ahora las propuestas de Michelle Bachelet en ese tema. Como en eso tuvimos diferencias ahora queremos estar seguros de que eso está cambiando. El movimiento social nos obliga a ponernos a tono en muchas de las demandas que se están planteando.

"Si nos juntábamos antes era como «entregar la oreja»"

-Bachelet ha anunciado que su primer proyecto será para terminar con el lucro en la educación y avanzar en gratuidad en todos los niveles. ¿Eso les satisface?

-Creo que sí pero tenemos que conocer bien el cómo, los plazos, cómo se va a financiar. En eso me parece que está trabajando seriamente Michelle Bachelet.

-También dijo que hay que plantearse una nueva Constitución, aunque sin comprometerse con una asamblea constituyente.

-Es que es difícil que ella pueda prometer eso, ningún candidato puede comprometerse con responsabilidad a ello. Yo soy partidario de la asamblea constituyente pero es complejo que se pueda instalar ahora, porque si lo hace este Parlamento estamos jodidos porque va a salir una Constitución peor. Hay que crear las condiciones y si hay voluntad política se puede avanzar hacia eso.

-¿No les frustra no haber podido juntarse con Bachelet antes de adoptar su definición presidencial?

-No, ya llegará el momento de juntarse con ella. Además, creo que es bueno también que estén más claras las situaciones por ambos lados antes de juntarse porque si no se puede dar una mala señal. O sea, que nosotros analicemos primero los elementos programáticos que se nos han entregado y que ella termine su programa para conversar a fondo. Nosotros no sabemos que va a ocurrir en nuestro pleno y si nos juntábamos antes iba a parecer que ya habíamos "entregado la oreja".

-A lo mejor Bachelet no quería tomarse la foto con ustedes porque eso espantaba a los electores de centro.

-No creo que eso tenga ninguna incidencia en este momento. Nosotros votamos por ella la otra vez y todos saben que estamos discutiendo esa posibilidad ahora. Es un dato de la causa que a esta altura no creo que incida ni a favor ni en contra.

-Pero están las reticencias de la DC a formar un pacto de gobierno con ustedes.

-En relación a eso yo creo que la suerte está prácticamente echada. Va a haber acuerdo programático y vamos a estar en las primarias. No vamos a discutir ahora lo de ingresar o no a un gobierno, pero lo que resolvamos sí va a determinar que a lo mejor pudiéramos llegar al gobierno. Sin embargo, nuestra lealtad con ese gobierno será sobre la base del programa que suscribamos.

-¿Mantienen su criterio de tener un pie en La Moneda y otro en la calle?

-Esa no es una frase nuestra. Más bien vamos a estar con los dos pies en el gobierno y los dos pies en el movimiento social.

-¿Podría este pleno postergar la definición presidencial?

-Hay que ver cómo estará a esa altura la negociación parlamentaria. Si eso no está claro dificultará tomar una determinación.

-¿La entrevista en la que reivindicó la relación con el FPMR y el atentado a Pinochet dificultó las tratativas opositoras?

-Produjo algún ruido pero es un dato de la causa y ya conocido. Yo no puedo estar ocultando ni simulando lo que ocurrió en un periodo histórico. No estoy proponiendo la rebelión popular ahora, eso sería una locura. El noventa se acabó todo eso y hemos dado muestra de que estamos en otra.

-Pero usted reivindica, asume y defiende la política del PC de ese tiempo.

-Evidente. Estamos luchando para que nunca más haya un golpe de estado y tengamos que llegar a eso, porque nos obligaron a llegar a eso.

 
Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img