Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Fischer y acusación a Beyer: Hay una "revancha" por el caso de Yasna Provoste

El presidente de Fundación Chile y amigo del suspendido ministro de Educación afirma que el objetivo de la acusación no es Beyer, sino "relevar el lucro como una plataforma política de los diputados". Esperaba más de la respuesta de Bachelet "cuando se trata de una persona que colaboró con ella", dice.

por:  Por Giselle Crouchett G.
viernes, 12 de abril de 2013
Imagen
Imagen
jQuery Carousel

La "autonomía de las personas" es un principio rector para Alvaro Fischer, presidente de Fundación Chile y hoy miembro del equipo programático de Laurence Golborne. Por ello, no extraña que, al referirse a uno de los momentos más críticos que vive su amigo, el ministro de Educación Harald Beyer, responda que "debe hacer lo que él juzgue oportuno y hasta ahora ha dicho que no renunciará". Esto, consultado por el camino de la dimisión que plantean algunos para enfrentar el juicio político que comenzará el martes en el Senado.

No obstante, ni Fischer ni un transversal grupo de figuras se han quedado de brazos cruzados; incluso aunaron esfuerzos a nivel internacional por el economista, como lo reflejó la carta que entre otros firmó Mario Vargas Llosa. "Lo he visto de buen ánimo y con mucha convicción de que él ha actuado correctamente y que enfrenta una acusación que no tiene fundamento", relata.

-¿Qué piensa de la acusación?

-Creo que su objetivo no es el ministro, sino relevar el tema del lucro como una plataforma política de los diputados que la han levantado, un tema que ellos juzgan que puede traerles dividendos políticos, pues forma parte de la plataforma de la movilización estudiantil.

-¿Considera que la Concertación ha sido inconsecuente?

-La Concertación está actuando con criterios político-electorales, y deberá hacerse cargo de los beneficios o perjuicios que ello le traiga. El cálculo político coyuntural siempre es una opción inferior que guiarse por las convicciones más profundas. Por ejemplo, la acusación constitucional que la Alianza presentó en contra de Yasna Provoste le ha sido perjudicial, pues parte de las motivaciones de la actual acusación es de revancha.

-Llama la atención el apoyo transversal que ha concitado Beyer.

-Porque su postura intelectual es siempre muy abierta. Además, él ha mostrado una disposición de colaboración con los gobiernos anteriores, en particular con el gobierno de la ex Presidenta Bachelet, tanto así que ella lo convocó, por sus méritos, a todas las comisiones que conformó y él tuvo la disposición desprendida de aceptar todas las veces.

-¿Qué piensa de la respuesta que dio la ex Mandataria sobre la acusación? Afirmó que "fue hecha antes de que yo llegara, no tengo todos los elementos en mi mano".

-Es una respuesta insuficiente. Obviamente que ella tiene más elementos de juicio que eso, y pudo haberlos comentado. Más aún, cuando se trata de una persona que colaboró con ella en varias ocasiones y que ella consideró que merecía ser convocada para trabajar en los temas que a ella le interesaron.

-¿Ud. qué piensa de la discusión sobre el lucro?

-No se puede hacer una caricatura de un tema complejo que tiene muchas aristas. La ley sólo habla de que las universidades deben ser instituciones o corporaciones privadas sin fines de lucro. Esa es una definición bastante genérica que no establece prohibiciones específicas.

El famoso tema de las sociedades relacionadas, no es uno que esté prohibido. Por el contrario, todas las organizaciones, cualquiera que ellas sean, requieren obtener servicios de terceros.

Asimismo, la generación de excedentes en las universidades tampoco significa en sí una contravención. Lo único que está implícitamente prohibido es que los socios de la universidad retiren esos excedentes directamente.

Esta discusión, que ha sido llevada de manera tan poco sofisticada, es obviamente insuficiente para mirar bien el tema. Poner el foco en el lucro es desviar la atención de los problemas más importantes que tiene la educación superior, como la calidad, la transparencia, el financiamiento y la admisión.

-Los diputados acusan un "fraude" a los estudiantes.

-Cuando se hacen acusaciones genéricas de ese tipo y con eso se acusa a un ministro que está corrigiendo los problemas, revela poca intención de ayudar a la solución, y más bien busca agitar políticamente al país.

-¿Qué piensa que ocurrirá en el Senado? ¿Confía en que haya senadores de oposición que den una salida a Beyer, los "Jorge Burgos" que no hubo en la Cámara?

-No lo sé. Me encantaría que fuese así. Pero la verdad es que lo veo incierto, porque está muy politizado el ambiente.

Apelo a la responsabilidad de los senadores para que actúen en conciencia como jurado, como manda la Constitución, y ponderen la situación con mucha más altura de miras que lo que se ha hecho hasta ahora, y rechacen la acusación al ministro Beyer.

-¿El podría haber fiscalizado mejor?

-Pero pensemos un segundo: la gama de actividades que tiene que realizar un ministro es vastísima. El ha preparado una batería de leyes y proyectos que cubren desde la educación prebásica, hasta la superior, en todos los ámbitos: cobertura, calidad, supervisión, fiscalización, financiamiento. La gravedad implícita de las faltas de quien es acusado constitucionalmente está dada por las penas: no poder postular a un cargo de elección popular, ni ejercer cargo público alguno por 5 años. Preocuparse de si se demoró un mes más o menos en reaccionar ante una denuncia, o si calificó bien o no una cuenta corriente entre una universidad y una sociedad relacionada, me parece una pequeñez que está fuera del foco de los verdaderos problemas de la educación chilena, y no guarda proporción alguna con lo que pretende establecer una acusación constitucional.

Los diputados acusadores han procedido con excesiva liviandad. Pretender que el ministro hubiese dedicado su esfuerzo principal a ese tema, más allá del que le dedicó, sin considerar que es el primero que lo hace, es un despropósito, y hubiese constituido un abandono de sus deberes más permanentes.

"Poca prolijidad no habla bien de los diputados"

-¿Cómo califica que la Cámara haya dado luz verde a un texto que tenía errores y citaba atribuciones del Ministerio del Interior?

-Eso revela la poca prolijidad con que se hizo esta acusación. Si el error es sólo formal -un "cortar y pegar" de otra acusación - ilustra que sólo hubo una motivación política detrás de ella. Esa falta de prolijidad no habla bien del trabajo de los diputados acusadores.

-¿Qué opina del Legislativo?

-La función política es de las más importantes en una sociedad y si se desprestigia, el país es el que sufre. Pero obviamente que situaciones como la acusación al ministro Beyer, hecha con tan poca sofisticación, prolijidad y fundamento, no contribuyen a mejorar la calificación que la ciudadanía tiene de la clase política.

-¿Fue prolija la actuación del abogado Enrique Barros?

-Su actuación fue muy acuciosa para destruir los fundamentos de la acusación, aunque posiblemente no tuvo el histrionismo de la diputada Sepúlveda, pero no era su papel. El es un profesional serio y con reconocida trayectoria.

-¿Está de acuerdo que, conociéndose el error de la acusación, se haya optado por no representarlo?

-Esos son temas tácticos, dependen de la situación del minuto y uno desde afuera no tiene los elementos para calificarlos.

-El Presidente Piñera afirmó que es muy difícil construir un país y fácil destruirlo, al hablar del paro de las mineras y la acusación. ¿Cree que hay un clima destructivo?

-Yo comparto ese juicio (del Presidente), en general la construcción es más difícil que la destrucción. Los esfuerzos de los países por mejorar sus instituciones, su capital humano, generar riqueza, mejorar las condiciones de vida de sus ciudadanos requieren esfuerzos complejos. En cambio, el desorden o la destrucción de valor son mucho más fáciles de lograr. El momento actual, de movilizaciones y manifestaciones, tiende a destruir valor. Esperemos que ello sea sólo producto de las elecciones que vienen y no una expresión social más permanente.

 

Fischer decidió trabajar en el área del emprendimiento y la innovación para esta contienda presidencial, donde aceptó la convocatoria de Golborne.

-¿Por qué Golborne y no Andrés Allamand?

-Yo estoy interesado en que haya una continuidad del grupo político que ha encabezado este gobierno, y me pareció que Laurence combina una muy exitosa vida en el ámbito privado con una brillante actuación en tres ministerios. Eso muestra versatilidad y capacidad, que lo hace elegible para un cargo de la importancia de un Presidente.

-¿Golborne encarna mejor a la derecha liberal de hoy?

-La derecha más liberal nunca ha tenido una traducción muy precisa. Es muy difícil que los grupos políticos representen a toda la población. Golborne tiene una visión bastante liberal, pero debe desarrollarla dentro de las restricciones que le presenta el ambiente político en que se mueve.

-La UDI...

-Claro, la UDI tiene posturas que no son siempre liberales, y eso establece restricciones, pero forma parte de las restricciones que todos los candidatos tienen, incluidos los de la Concertación.

-¿Qué opina de Bachelet?

-Ha demostrado ser muy responsable, muy trabajadora y muy consecuente, pero representa visiones de la sociedad que yo no comparto: la visión socialista del mundo. Prefiero que la Concertación no gane la próxima elección; de otra manera no estaría apoyando a Golborne como continuador del gobierno del Presidente Piñera.

-Bachelet está encumbrada en las encuestas. ¿Qué oportunidad tiene la Alianza?

-Mantiene una alta oportunidad, porque la participación de Bachelet en la campaña la expondrá a la contaminación que la política impone a sus partícipes y aumentarán los riesgos de que ella cometa errores, que el silencio y la distancia le habían ahorrado.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada
MásLleidas

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img