Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Chadwick y el «caso soldados»: "El gobierno boliviano demoró la solución hasta que le fue imposible mantener su tongo"

Tras la liberación de los tres militares, ministro del Interior insiste que el Gobierno se ciñó a las instancias jurídicas y no políticas en el caso. Acuerdo de hoy implica "reconocimiento de una eventual responsabilidad".  

por:  Sebastián Minay C., La Segunda
viernes, 01 de marzo de 2013

Foto ALEJANDRO BALART

Admite que no se desconectó en sus vacaciones ("me deja más tranquilo saber qué está pasando"), y que el Presidente Piñera tampoco... pero que ha sido "muy respetuoso de las vacaciones de todos nosotros". Al final, el ministro del Interior recortó su descanso veraniego y volvió La Moneda el mismo día que el gobernante, el jueves de la semana pasada.

Todo, en pleno conflicto con La Paz a raíz de la detención de los tres soldados bolivianos. Y a los pocos días se sumó el segundo frente con el que se le adelantó marzo, su último marzo, al Gobierno: el duro enfrentamiento entre Andrés Allamand y Laurence Golborne.

En el primer caso, y luego del desenlace de esta mañana, no se mueve un milímetro: insiste en que el Gobierno ni siquiera tuvo la ocasión de haber expulsado a los tres militares extranjeros apenas fueron detenidos -lo que habría evitado más de un mes de ruidoso conflicto- y que "hay quienes piensan que hay objetivos políticos y diplomáticos que se pueden alcanzar sin respetar el orden jurídico. Es el peor error que se puede cometer".

-¿Por qué el gobierno habla de solución "judicial y no política"? Esto comenzó como un incidente policial y derivó en un conflicto diplomático.

-Tengo una visión distinta. Partió como un caso policial y terminó como un caso judicial. Han operado el Ministerio Público y los tribunales chilenos.

-Hubo declaraciones de ida y vuelta de los dos presidentes...

-Eso es otro punto. La solución judicial que operó hoy implica reconocimiento pleno a los tribunales chilenos por parte del estado boliviano, que la había puesto en duda y dijo que no la reconocía.

-¿Por qué?

-Al haber aceptado el procedimiento judicial y la suspensión condicional del mismo. Segundo, reconocimiento de una eventual responsabilidad desde que, junto con aceptar esa suspensión condicional, se aceptan las condiciones o limitaciones de derechos establecidas por el juez de garantía: expulsión judicial inmediata de los tres soldados y la prohibición de ingreso al país durante un año.

Esas limitaciones de derechos no se aplican a una persona inocente. Es el reconocimiento a la jurisdicción.

-Queda la impresión de que se partió de una posición muy dura y se fue cediendo. Al final los soldados no enfrentan cargos, pero sí condiciones.

-Eso ocurre permanentemente en el sistema procesal penal chileno, y por eso nuestro código contempla medidas o salidas alternativas al juicio oral. El fiscal ha dado en la audiencia de hoy una fundamentación jurídica muy sólida al señalar que durante el proceso hubo un cambio sustantivo, desde estar más de 27 días sin prestar declaración ni colaboración, a que se haya prestado declaración y que la defensa se haya puesto en disposición de colaborar. Eso es lo que al fiscal le ha permitido ver salidas alternativas. De ir a un procedimiento abreviado en las condiciones que él había ofrecido, las penas máximas a las cuales se podría haber optado -si se acreditaba la responsabilidad de uno de los soldados bolivianos- habrían sido equivalentes, similares o conmutables a la expulsión del país.

-Es decir, ¿todo se estancó por más de un mes sólo porque los soldados no declaraban o "colaboraban"?

-De la actuación del fiscal regional deduzco que la colaboración de las personas detenidas y su defensa jurídica es un hecho que a él le resulta significativo.

-¿Cómo fue la secuencia cronológica del incidente del 25 de febrero?

-Ellos ingresan en torno a las 12:30 horas, nosotros tomamos conocimiento alrededor de las 17 horas de que se habría producido un incidente. Alrededor de las 20 ó 20.30 tomamos conocimiento del parte oficial de Carabineros, donde venían precisadas todas las circunstancias en las que se había dado este paso ilegal de la frontera. En La Moneda estábamos en un cóctel con el presidente español Mariano Rajoy, y ahí le informo de inmediato al Presidente y al Canciller.

-Con tanta visita, ¿tuvieron tiempo para calibrar lo que ocurría?

-Es mi responsabilidad. El parte de Carabineros daba cuenta del ingreso ilegal y del porte de un arma de guerra, y eso configuraba otro delito, a la Ley de Control de Armas. Carabineros no sólo debe señalarlo, sino que ponerlo en conocimiento inmediato del fiscal, eso ocurre esa misma tarde. Ahí se adoptan los procedimientos diplomáticos, de informaciones consulares: el canciller llama e informa al canciller de Bolivia.

-¿No se quiso expulsarlos de inmediato?

-Una cosa es tener una duda en relación a tiempos y opciones; lo otro es tener desconocimiento jurídico. He escuchado algunas opiniones que dicen: "¿Por qué el gobierno no los expulsó de inmediato?" Nunca el gobierno tuvo una opción de expulsión de inmediata, porque aquí se cometió un doble delito.

"Teníamos toda la paciencia del mundo..."

-Usted dijo que "la solución no se alcanzaba porque el gobierno boliviano, a través de su defensa lo impedía". ¿Los soldados seguían órdenes de La Paz para demorar todo?

-Absolutamente. Hay demasiadas evidencias en el discurso político del presidente de Bolivia, al señalar que buscaba la "liberación" de los soldados y por otra parte, a través de la defensa jurídica, buscaba retrasar cualquier colaboración.

-Si es así, ¿por qué accedieron a la suspensión condicional?

-Mi impresión política es que al final, cuando usas los dobles discursos, llega un momento en que quedas al desnudo. Recordemos que en la audiencia de la semana pasada uno de los soldados aceptó la suspensión y luego tuvo que retractarse; eso dejó al desnudo el "tongo" que había intentado armar el gobierno boliviano frente a esta causa. El objetivo político del gobierno boliviano era generar un conflicto aun a costa de la libertad de sus propios soldados, y demoraron las soluciones hasta que les fue imposible mantener su "tongo".

-Tiene que haber habido alguna gestión diplomática o política...

-Contactos diplomáticos y políticos sí pueden haberse desarrollado, no sólo por cumplimiento protocolar, sino que también para que el gobierno boliviano pudiese entender el funcionamiento de nuestro sistema procesal penal.

-Es decir, que cuando el canciller Alfredo Moreno telefoneaba a David Choquehuanca, ¿era para explicarle cómo opera el proceso y no para buscar una salida?

-No. El canciller Moreno habló con el canciller Choquehuanca para comunicarle la detención de estas personas. No me refiero a contactos políticos secretos ni para destrabar el caso. El gobierno chileno señaló cuál era el procedimiento, que estaba en manos del Poder Judicial, de que la defensa tenía que buscar con el Ministerio Público los caminos para encontrar una solución dentro del marco judicial, y que el gobierno de Chile quería que esa solución se produjese y que fueran expulsados judicialmente. Pero teníamos toda la paciencia del mundo para esperar esa solución.

-¿Toda la paciencia del mundo? El conflicto ya se tomaba la agenda, con vocerías a diario, cartas de ida y vuelta ante la ONU...

-Habríamos preferido que los soldados bolivianos tuvieran claro los límites de cada país y no hubiesen trasgredido la frontera chilena. Producido eso, más que una opción, es un deber respetar las leyes. Como gobierno íbamos a tener toda la tranquilidad para esperar una solución por la vía judicial.

-¿Qué señal es la que entrega Chile, si al final igual saldrán libres?

-La señal directa al gobierno boliviano es que no pretenda jugar con la soberanía de Chile. Ni faltando a la verdad en la forma que describieron los hechos, ni portando armas de guerra, ni pretendiendo que los tratados internacionales no sean respetados.

Último incidente: "Una provocación"

-¿Cuántas incursiones de militares bolivianos tienen registradas en Interior?

-En lo que va corrido del año, dos. Esta, la del 25 de enero, y la del viernes pasado.

-¿Es cierto que en ese incidente los uniformados se dejaron perseguir por Carabineros y los "esperaron" en la frontera?

-En el sector de la mina Collahuasi, dos empleados de una empresa contratista manejaban una camioneta en un camino a no más de un kilómetro y medio de la frontera. Fueron sorprendidos por cuatro personas que vestían trajes de camuflaje, quienes, con armas, asaltan y roban la camioneta. Carabineros concurre inmediatamente al lugar y observan a través de binoculares, más allá del límite de la frontera, que estas personas detectan su presencia y se bajan de la camioneta con una actitud desafiante.

-¿Fue una provocación?

-Uno puede percibir esto como una suerte de provocación

-Se dice que era una trampa cazabobos para apresar a los carabineros e intercambiarlos por los bolivianos.

-Si esa fue la intención, demuestra un desconocimiento absoluto de Carabineros.

-¿Qué medidas se están tomando para que estos hechos no se repitan? El Presidente dijo que "vamos a conocer muchas más provocaciones".

-Lo que ha dicho el Presidente es precisamente derivado del análisis de estos últimos hechos. Dado que en 60 días hemos tenido dos incidentes que no eran frecuentes, y dado que la forma de comportarse del gobierno boliviano indica que ellos quieren aprovechar estos incidentes para política interna, es de esperar, y tenemos que tomar las precauciones correspondientes, que esto tenga una frecuencia mayor.

Round Allamand-Golborne: "Por ese camino no se avanza mucho"

"He visto como algo muy positivo que, después de las expresiones del Presidente Piñera, ambos candidatos hayan dado vuelta la página. Tenemos dos grandes candidatos y estoy seguro que van a tener una buena y positiva competencia", dice el ministro, intentando dar por superado el intenso tiroteo entre Andrés Allamand y Laurence Golborne.

-¿No pasaron el límite de lo prudente esta semana los ex ministros? Intercambiaron durísimas declaraciones y ninguno las retiró.

-Las primarias tienen una lógica que hay que cuidar siempre y jamás olvidar ni por un minuto: quien triunfe va a necesitar al minuto siguiente de la adhesión motivada y entusiasta del que fue su competidor. Generar conflictos entre las candidaturas en una primaria es un camino equivocado.

-Eso no lo están cumpliendo.

-Lo que ha ocurrido en la última semana el Presidente lo ha definido muy bien...

-...una polémica "ácida" y "dura", dijo...

-Sí.. Y lo pueden haber entendido muy bien los comandos. Por ese camino no tiene ningún sentido continuar. Espero que las palabras del Presidente ayuden a cerrar este episodio.

-La pugna entre ambos casi se «comió» a la gira de reconstrucción del Presidente, de la cual se restaron.

-No tengo esa impresión. Las personas tienen suficiente inteligencia para saber distinguir una cosa de otra.

-El Presidente o Ud., ¿llamaron a los candidatos? Ud es incluso amigo de Allamand.

-No lo he hecho y no lo considero necesario. Creo que en ambos comandos tienen que tener perfecta conciencia de lo que el Presidente ha reflejado: por este camino no avanzamos mucho. Por este camino no se avanza.

-¿La Moneda se va a marginar si vuelven a enfrentarse?

-Somos parte de un mismo sector, y así como ellos dos pueden y han señalado que hay cosas que se podrían hacer mejor, en este caso el Presidente ha emitido una opinión en el sentido de que no es bueno tener este tipo de polémicas.

-¿No temen un nuevo choque?

-Espero que no vuelva a ocurrir. ¡Todos esperamos que no vuelva a ocurrir! No es sólo un problema del Gobierno, es un problema del sector.

-En vez de incentivar la participación en las primarias, este tipo de campaña puede terminar perjudicándola...

-Todos esperamos que no vuelva a ocurrir en beneficio de nuestro sector político y de verdad creo que nuestros candidatos presidenciales en estos momentos lo deben tener perfectamente claro.

-Ya tuvieron un conflicto durísimo el 2005, cuando Sebastián Piñera y Joaquín Lavín compitieron. ¿Cuesta aprender la lección?

-Nuestro sector político hoy tiene un grado de responsabilidad infinitamente superior al que pudo haber tenido en el pasado. Tenemos muy claro que el camino de la unidad y del no conflicto es el único y frente a eso no hay opción. Si se producen estas situaciones, las lamentamos y señalamos inmediatamente que no es el camino. Son situaciones aisladas, que no han sido reiteradas, y cuando se producen, porque esto no está hecho por dioses, esperamos que no se reiteren.

-¿Es comprensible que Allamand y Marcela Cubillos se ofendan si Golborne dice que se margina del aniversario del 27/F porque no quiere "aprovecharse del dolor"?

- No quiero entrar en ningún detalle de lo que dijo uno o la reacción de otro. El Presidente ya lo ha señalado.

Episodio Golborne-Larroulet: "Siempre se pueden cuidar mejor las formas"

-¿Habría recibido en La Moneda a Golborne y hecho una declaración conjunta con él?

- Hemos recibido a los candidatos presidenciales de nuestro sector y de otros. Es normal y frecuente. Siempre deben ser cuidadas las formas para que ninguno pueda sentirse...

-¿No se cuidaron ese día?

- No, siempre se pueden cuidar y dar siempre la mayor atención a las formas. Las formas son importantes.

-Allamand se quejó justo por eso. En La Moneda algunos opinan que quedó en duda la prescindencia.

-No hay que exagerar. El ministro Larroulet ha mantenido siempre la más absoluta prescindencia en materia de la campaña presidencial. Y cuando lo explicó, quedó fuera de duda su intención.

-¿Los dos no se habían comprometido con el Presidente a no criticarlo y a no criticarse entre ellos al salir del gabinete?

-Fue un compromiso que se hizo y que obedece a que es de sentido común entender que situaciones de conflicto, de descalificaciones, o entredichos personales, no son beneficiosas para el objetivo común: tener una primaria que potencie al sector y que no nos genere conflicto.

 
Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img