Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Gallagher: "Contra Bachelet, la trayectoria de Allamand es más potente por contraste"

Convencido de que tanto en la centroderecha como en la Concertación deben primar candidatos "liberales", porque son "de gusto universal", el consejero del CEP expone por qué el ex senador RN es mejor carta que Laurence Golborne ante la ex Presidenta, y por qué ella debe acercarse más a las ideas de Andrés Velasco que al «giro a la izquierda».

por:  M. Eugenia Fernández G.
viernes, 07 de diciembre de 2012

Foto FABIAN ORTIZ

"La Presidenta Bachelet mejoró su evaluación su último año. Mirando las encuestas CEP de la época, ella recién en la equivalente de la que viene ahora, en diciembre, tuvo una tasa de aprobación mayor a la de rechazo. Antes de eso se hablaba de "femicidio", incluso había quejas sobre las preguntas de atributos, que estaban hechas para hombres. Entonces se cambiaron, se comenzaron a poner atributos de cercanía, de simpatía, para satisfacer esa queja".

Con este recuerdo, el consejero del Centro de Estudios Públicos (CEP) David Gallagher fundamenta lo que él cree que sucederá con el Presidente Piñera el próximo año: "De verdad, creo que su gobierno va a ser visto como un buen gobierno. Puede ser el año que viene, y, si no, cuando ya no sea Presidente". Por eso, dice, a los presidenciables no les conviene "pegarle" al Ejecutivo. Y aunque dice que la carrera entre Andrés Allamand y Laurence Golborne es aún incipiente -"estamos tan lejos de la elección y la primaria que no daría mucha importancia a las encuestas ahora. Con un verano por delante, no veo que la campaña comience antes de marzo", afirma-, él ya tiene candidato: el ex senador RN.

Eso, aunque en elogios no escatima frente a la postulación de Andrés Velasco, "pero éste no es su momento".

-La salida de Allamand y Golborne ha sido confrontacional. ¿Les puede restar eso de aquí a marzo?

-Puede ser, pero tienen que ir acumulando imagen y posición para llegar a marzo con una identidad definida. No creo que hayan sido tan agresivos entre ellos. Lo que se ha dicho hasta ahora es normal y muy suave en relación con lo que son los candidatos en época de primarias en EE.UU. Estamos lejos de eso, pero procuraría no subir más el tono. No creo mucho en las campañas agresivas y en Chile son contraproducentes.

-¿Cómo caracterizaría a cada uno de los candidatos?

-Los dos son muy capaces, y claramente de centroderecha. Probablemente tienen una identidad más profunda de centroderecha que el Presidente... Y no veo diferencias en sus potenciales políticas en caso de ser elegidos. Hasta ahora la precampaña no ha sido profunda en proposiciones, por lo cual uno se queda con la biografía, la trayectoria, la empatía, y ahí hay diferencias, sin duda.

-Diferencias que Allamand ha dicho que, en el caso de la experiencia, la trayectoria, lo favorecen.

-Mi instinto es que, si la elección se va a librar contra Michelle Bachelet, la trayectoria de Allamand será más potente por contraste, porque no hay duda de que Golborne ha comprobado ser un candidato mediáticamente exitoso. Pero puede ser que, dado que al otro lado va a estar una mujer que es la quintaesencia de lo mediático, sean más eficaces tanto la trayectoria como la prestancia de Allamand como más de estadista... También creo que la gente puede valorar el hecho de que él se haya jugado toda la vida por la política.

-¿A pesar del descrédito de la política y los políticos?

-La política cae en descrédito cuando el político se ve con pocas convicciones y cambiante, que no es el caso de ninguno de los dos. En el caso de Insulza, creo que no fue candidato porque la gente quedó con la impresión de que no quería perder la OEA en caso de serlo. Eso la gente lo rechaza. Lo atractivo de Allamand es que muchas veces se ha tirado a la piscina por cosas que no eran populares. En la famosa elección que perdió contra Carlos Bombal (UDI), él se la jugó por una derecha más liberal, cuando con el sistema binominal en un lugar como Santiago Oriente era obvio que un candidato con una postura más dura -saliendo, además, del régimen militar- iba a partir con un piso mayor. Pero lo hizo porque creo que Allamand no transa sus convicciones.

-Entonces a Bachelet no hay que pelearle en su terreno: el de la empatía y los atributos blandos.

-Es lo que creo. Si se pelea ahí, ella siempre va a ser más exitosa. Es mejor diferenciarse.

"Las diferencias valóricas entre Allamand y Golborne son de matiz táctico, no reales"

-Donde sí han marcado posiciones es en el tema valórico.

-No creo que éste sea un gran tema ni candente para la opinión pública. Las diferencias valóricas entre Allamand y Golborne son de matiz táctico, no son reales.

-¿Cómo toma que ambos candidatos sean de corte liberal?

-Eso me dice que la derecha liberal es la que puede ser elegida, eso se ha reflejado a través del tiempo, y es por definición la de gusto más universal. Los partidos han aceptado que esos candidatos tienen más probabilidad de ser elegidos. Golborne es una persona sumamente liberal y que sea postulante de la UDI no deja de llamarme la atención.

-¿Es una paradoja?

-Lo primero, esto habla bien de la UDI. Muestra que son menos duros de lo que parecen y muy pragmáticos. En este caso, Golborne comparte con ellos su teoría económica pero no es típicamente UDI, eso es clarísimo.

-¿La sombra de la UDI le suma o resta?

-En una primaria, le suma, porque la UDI tiene una organización muy potente, le da un piso difícil de combatir a Allamand.

-¿Y en términos de imagen pública, si él aspira a mantener un perfil independiente?

-Eso está por verse... Con el voto voluntario hay una teoría de que los que salen a votar son los más duros, por lo cual es mejor hacer una campaña polarizante. A mí me parece un contrasentido. Creo que esos votantes duros van a votar igual por el candidato más cercano, y en el caso de la derecha Golborne o Allamand son más cercanos a ellos que Bachelet. Creo que las elecciones se ganan en el centro. Si es así, no es positivo que dé una imagen dura. Pero creo que una vez que uno sea el candidato de la centroderecha, naturalmente va a gravitar hacia el centro. Frei perdió la elección contra Piñera porque su campaña estaba a la izquierda de esos votantes de centro o independientes, que son como el 45%.

-¿Tiene que des-udizar su campaña?

-El debe calibrar con cuidado, porque tiene el tremendo activo que es el piso de voto duro de la derecha, al que no puede desencantar, pero tiene a la vez que conquistar el centro.

-¿Es sostenible que ambos se mantengan sin pegarle al gobierno, si éste sigue en el 30% de respaldo?

-Sería un error pegarle al Gobierno: creo que en lo que le queda le va a empezar a ir mejor porque objetivamente ha hecho una buena labor. De hecho, también el tema de La Haya lo puede favorecer, el Presidente se ha visto con una capacidad extraordinaria de análisis. Creo que lo mismo va a pasar después del fallo, sea cual sea el resultado. El Gobierno va a ser percibido cada vez mejor y sería un error de juicio grande criticarlo, además habiendo sido ministro.

"Si Bachelet busca el giro a la izquierda, se puede llevar una sorpresa desagradable"

-¿Tendrá frutos la arremetida del "Voy, vamos", de Velasco?

-Es una buena campaña, bien mediática. Lo atractivo de Velasco es que ha aportado mucho en ideas, mucho más que los otros candidatos "visibles" de la Concertación, y mucho más que la candidata "invisible", que no tenemos idea qué está pensando. Pero es difícil que llegue lejos, a menos que por alguna razón Bachelet decida no venir a Chile.

-¿Qué mundo representa él en la oposición?

-Si hemos definido que hay 45% de gente independiente, ¿cómo no va a haber espacio para alguien que esté más al centro, como él? Al igual como hoy una persona de derecha liberal es de más gusto universal, pasa lo mismo en la Concertación. Una persona liberal en lo económico y lo valórico, como Velasco, está más cerca de la ciudadanía que un Girardi, que busca el famoso giro a la izquierda.

-Con la izquierda liberal «tomada» por Velasco, ¿qué le queda a Bachelet? ¿El giro a la izquierda?

-Si a Bachelet le interesa el futuro del país y quiere ser elegida, debería situarse en una postura muy similar a la de Velasco, no en la del giro a la izquierda. Si ella busca ese giro, se puede llevar una sorpresa desagradable, este país no está buscando eso.

-La negociación con el PC, ¿no la empuja a tomar compromisos programáticos en esa línea?

-La pueden empujar. Lo que ella debe calibrar es la cantidad de votos que pierde a cambio de ganarse los del PC, que creo que los va a tener de todas maneras.

-¿No sería necesario entonces que ella hiciera concesiones programáticas al PC?

-Yo creo que no. El PC aspirará a muchas cosas que todos aspiramos, pero si hablamos de una Asamblea Constituyente, tenemos un problema. Ahí podría perder mucho voto de la DC o de esos independientes que son los decisivos.

-Entre Allamand y Velasco, ¿con quién se queda usted?

-A Golborne lo estimo mucho, es una persona macanuda. Pero me gustaría otro gobierno de centroderecha, y me quedo con Allamand. Velasco puede ser un gran candidato para el 2017.

 
Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img