Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Quintana: "Hay quienes quieren de programa sólo una versión actualizada de lo que hicimos en veinte años"

"Cuando ganamos la elección señalamos que nuestro enfoque iba a estar en un viraje a la izquierda... Más que tenerle miedo a la palabra estatizar hay que tenerle miedo a seguir actuando con las ideas de la derecha", enfatiza el presidente del PPD al defender la convergencia con radicales y comunistas.

por:  Por Claudio Salinas M.
viernes, 05 de octubre de 2012
Imagen
Imagen
jQuery Carousel

"Lo que vamos a presentar oficialmente el domingo es un pacto municipal que todo el PPD apoya, no haremos exigencias ni pondremos condiciones para nada. Allí no habrá un programa de gobierno sino los primeros trazos de algo que hay que dibujar con muchas más manos, más pinceles y más colores".

Con esta pictórica analogía el presidente del Partido por la Democracia y senador por La Araucanía, Jaime Quintana, explica la naturaleza del evento que pasado mañana protagonizará junto a sus pares del PR, el PC y la Izquierda Ciudadana -que conforman el pacto «Por un Chile Justo»-, que ha generado cuestionamientos en algunos de sus diputados a raíz de las propuestas que se preparan al alero de dicha plataforma, juzgadas como maximalistas y de sesgo estatizante.

La situación motivó el miércoles un tirante almuerzo entre Quintana y los diputados del PPD y anoche una comisión política extraordinaria, que acordó introducir ajustes al texto programático. Un nuevo episodio que se suma a la breve y turbulenta gestión del parlamentario sureño a la cabeza de su partido.

-¿Qué resolvió finalmente la comisión política sobre este tema?

-Que el documento va a tener pequeñas modificaciones en aquellos temas de política pública muy de detalle, concretamente los temas de estatización de la energía. Pero se mantienen todas las propuestas en el plano municipal y nacional. El clima anoche fue muy positivo y aunque hablaban de que esto se circunscribiera sólo a proclamar candidatos, hoy nadie discute que el documento tiene que referirse a temas nacionales.

-¿Estos ajustes al texto no son un revés para su postura?

-En ningún caso, porque en la reunión con la bancada cuatro diputados plantearon que el domingo sólo se proclamaran candidatos y no se dijera nada o cuando mucho algo del tema municipal. Ahora ellos mismos dijeron que ningún problema que se diga algo del tema nacional y nadie discutió una nueva Constitución y la Asamblea Constituyente como un mecanismo que no se descarta.

-El encuentro con los diputados el miércoles fue en otro tono.

-En el partido se han dado todos los espacios institucionales para esta discusión pero hay quienes no los han tomado ni han participado, salvo en los últimos días. Este es un debate que viene teniendo lugar hace un mes y medio y el rostro más visible de la disidencia, la diputada María Antonieta Saa, con quien competimos para la presidencia, estuvo en todas las discusiones y resoluciones de la mesa y la comisión política.

-¿Finalmente el texto que se cuestiona es un documento municipal o un programa presidencial?

-Ninguna de las dos cosas. Es un documento que recoge aquellas áreas en que los cuatro partidos tenemos consenso y que en el PPD hemos ratificado. No estoy poniendo propuestas maximalistas ni nadie se está arrancando con los tarros.

-¿No previó este conflicto a raíz de la orientación de las propuestas programáticas?

-Esto es normal cuando comienzan a discutirse ideas en función de un futuro programa. Pero esto claramente no es el programa del PPD, estamos recién en una etapa de borrador, dando los primeros pasos. En aquellas materias en que tenemos coincidencias con el PC, el PR y la IC queremos plasmarlas en un documento. Son temas que hemos venido ratificando sucesivamente en nuestros órganos de decisión. Lo que ocurre es que algunos quisieran que el próximo gobierno fuese una copia de los veinte años pasados pero nosotros queremos que sea un gobierno con una base de sustentación más amplia y diversa. Nosotros ganamos la elección del PPD con un 60% de apoyo precisamente para ofrecerle al país un programa donde el estado recupere su centralidad estratégica. Por lo tanto, más que tenerle miedo a la palabra estatizar hay que tenerle miedo a seguir actuando con las ideas de la derecha.

-Diputados le pidieron clarificaciones sobre la "puesta en escena" del acto del domingo.

-Los que se aterrorizan por el acto del domingo debiesen mirar el apoyo de la Concertación en las encuestas y los gritos de la calle. Lo que habrá el domingo es la expresión asumida por la directiva anterior y la voluntad de los cuatro partidos de ir juntos en un pacto en la elección municipal. Y eso es lo que estamos haciendo, porque yo no vine simplemente a administrar un partido: vine a conducir y hacer política.

-Se habla que con esta propuesta buscan influir para izquierdizar una candidatura de Bachelet.

-Esta es una propuesta para el debate, no es el programa que le vamos a exigir a nadie. La Presidenta Bachelet no tiene nada que ver con esto, porque dentro de los partidos hay distintas miradas.

-Un diputado del PPD dijo que buscan presionar a Bachelet con propuestas "maximalistas".

-Cuando ganamos la elección del PPD señalamos con claridad que nuestro enfoque iba a estar en un viraje a la izquierda, a las ideas progresistas, por eso la lucha contra la desigualdad ha pasado a ser la principal batalla de nuestro partido. Ahí están los contenidos, debatámoslos institucionalmente en los conductos que corresponda, en la comisión política. Cuando uno está en un partido tiene que estar dispuesto a someterse a ese veredicto, influir y tratar de convencer. Lo que ocurre es que, así como yo reconozco que he ido poco a la bancada de diputados en los tres meses que llevo de presidente, también hay que reconocer que los diputados van poco a la comisión política que es el principal órgano de decisión.

-¿La asamblea constituyente es un elemento medular de esta propuesta programática?

-Avanzar hacia una nueva Constitución es el elemento medular. La Asamblea Constituyente es un mecanismo más, importante, que no podemos descartar. Independientemente de los cambios constitucionales que requiere para viabilizarse, nosotros no lo descartamos. No sabemos la disposición que van a tener las fuerzas conservadoras así que no podemos descartar ninguna vía.

"A Bachelet hay que dejarla tranquila"

-¿Está promoviendo este debate programático para marcar por esta vía diferencias en la oposición?

-No, en absoluto. La oposición tiene tres grandes problemas que resolver. Uno es el tema del candidato, que creo no va a tener mucho conflicto porque ahora tendremos primarias legales para ese efecto. El segundo problema es la coalición, que no es fácil porque ya se cumple un año desde que los partidos nos comprometimos a transitar a una nueva mayoría social y política, que naturalmente es algo distinto de la Concertación, y aún estamos en deuda en este aspecto. Tenemos que apurar el tranco y pronto dar pasos en dirección de una nueva coalición. Y el tercer nudo, que espero no sea un nudo chino, es el programa. Algunos plantean que esto puede esperar hasta después de las municipales pero hay que recordar que tras éstas vienen las elecciones internas de dos aliados nuestros, la DC y el PS. Así que este debate debe comenzar ya.

-Sus detractores dicen que tras esto está el interés de ganar cuotas de poder con miras a una candidatura de Bachelet.

-Han aparecido personeros que se arrogan la representación de la ex Presidenta Bachelet. Si es así bien por ellos; no me consta que lo sean. Creo que a la Presidenta Bachelet hay que dejarla fuera de esta discusión porque en nuestros cuatro partidos hay opciones distintas en materia presidencial. Ahora, ¿nos interesa influir en las ideas del próximo gobierno? Sí, qué duda cabe, queremos influir para que el eje del próximo gobierno sea la lucha contra la desigualdad. Probablemente hay quienes están nerviosos hoy día, que quisieran que el programa del próximo gobierno sea una versión actualizada de lo que hicimos en veinte años, con todo lo bueno y las grandes transformaciones que provocamos, pero eso no resiste una campaña.

-¿Podría esto terminar perjudicando la relación del PPD con Bachelet?

-No, a Bachelet hay que dejarla tranquila. Ella llegará el próximo año y si toma la decisión tendrá que ver qué es lo que cada pacto o coalición, a esa altura ojalá de seis partidos, le hará entrega de sus puntos de vista. Pero eso va a ocurrir más adelante, no este domingo. La tarea propia de un partido es proponer ideas y no nos vamos a inhibir ni guardar nuestras banderas en un baúl porque lo contrario significa seguir actuando con las ideas de la derecha. No vamos a subordinar nuestra propuesta esperando el mejor momento. El PPD decidió empezar la construcción del programa, en eso estamos y no tiene vuelta atrás.

-¿Este tema lo ha conversado con los principales referentes internos del partido?

-Yo estoy haciendo política institucional, no de lotes ni con grupos dentro del partido. Este no es un debate que haya pensado llevar a las sensibilidades internas, no corresponde. Yo voy a ser el más respetuoso de la institucionalidad del partido en todos sus órganos. No he sido parte de ninguna reunión de domingo en la noche para discutir el programa.

-¿Conversó este tema con Girardi?

-No, porque estaba de viaje.

 
Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img