Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Larraín: "Me gustaría que alguien de la UDI liderara este proceso presidencial"

"Pero si termina siendo Golborne, me produce mucho entusiasmo", afirma el ex timonel gremialista, que anuncia que éste es su último periodo como senador. Dice no compartir el diagnóstico de que la Alianza se expone a una derrota si no cambia la estrategia presidencial y explica, además, su propuesta de cambio al binominal, que contempla aumentar el número de parlamentarios.  

por:  Por Giselle Crouchett G.
viernes, 14 de septiembre de 2012
Imagen
Imagen
jQuery Carousel

El próximo año no corresponde que se defina en elecciones parlamentarias su circunscripción senatorial del Maule.

Pero Hernán Larraín Fernández (UDI) ya tiene resuelto que los próximos cuatro años son los últimos como senador. "Nunca he tenido ambiciones presidenciales. Estoy disponible para lo que se me pida, pero no estoy buscando algo en particular. Lo único que tengo resuelto es que este es mi último periodo como senador. Y después seguiré siendo servidor público donde el Señor me ponga", remarca con su habitual tono sereno, pero no menos agudo al desmenuzar por qué el Gobierno no repunta en las encuestas, al tiempo que presenta, contra la corriente en su partido, una propuesta sobre un tema que incomoda en la UDI: el cambio al binominal.

-¿En qué consiste el paquete de reformas políticas que entregó a la mesa UDI?

-Hay que tener una actitud proactiva de leer lo que está ocurriendo. No es que el sistema binominal genere una crisis en sí mismo, sino que por la forma como ha ido operando, presenta dos problemas: de competitividad y que hay grupos no tan minoritarios excluidos. Esto puede ser abordado, sin cambiar sus características de sistema mayoritario, que ha evitado la proliferación de partidos y ha permitido gobernabilidad.

Sin entrar en detalles, mi propuesta permite más candidatos que los que hoy se acepta. Si los cargos a elegir son dos, se pueden presentar cuatro; si los cargos son cuatro, pueden presentarse seis. Así se generaría una dinámica de mayor competitividad y libertad de los ciudadanos para elegir.

Y en representatividad, se cambian algunos distritos y circunscripciones binominales a cuadrinominales, sin modificar distritos ni circunscripciones. Por ejemplo, en el caso de la Región Metropolitana, si en lugar de elegir dos senadores por circunscripción eligiera cuatro, permitiría a las fuerzas no tan pequeñas postular por sí mismas sin estar en una coalición, o con mayor razón si se suman a una de las coaliciones fuertes.

-Entonces, contempla aumento de parlamentarios.

-Sí. Sé que no es lo más deseable. Sin embargo, estoy disponible para aumentar en parte el Senado, que permita lograr el objetivo de mayor participación y representatividad.

-¿A cuántos integrantes llegaría el Parlamento?

-El tope máximo de 140 diputados podría funcionar; y en el Senado crear máximo 8 más, para pasar de 38 a 46.

-¿Incluyendo aumentos en la RM, Octava y Quinta?

-Básicamente ahí se debería dar lo cuadrinominal. ¿Cuántas más? A lo mejor no muchas, pero sí algunas. Ese va a ser el debate.

-¿Qué otras reformas planteó?

-Los partidos políticos hoy son una caja negra: son desconocidos, no se sabe quién los maneja, cómo se toman las decisiones, cómo se financian. No tienen visibilidad ni buena imagen. Tenemos que dar transparencia y descentralización a su funcionamiento, financiamiento público, y exigir rendición de cuentas.

-¿Con quiénes ha conversado para ver si hay apoyo a sus reformas?

-Espero que la UDI haga suyo este paquete de reformas, ojalá lo hiciera la Alianza, el Gobierno, la Concertación, que nos pusiéramos de acuerdo en las bases de una modificación política en torno a estos principios y a estas ideas. He conversado esto no sólo con la directiva de la UDI, sino que también con parlamentarios de distintos sectores políticos y autoridades de gobierno.

-¿Con quiénes?

-No doy nombres, lo prudente es señalar el hecho.

-¿Qué viabilidad tiene hacer esto en este mandato presidencial? Para algunos no va a ocurrir.

-Yo no renuncio a la esperanza, porque esto es lo que de alguna manera el propio Presidente Piñera y quien ha llevado la voz cantante en esta materia, que es Cristián Larroulet, han manifestado; quizás no en este mismo enfoque, pero sí la voluntad de avanzar en reformas políticas significativas. Si estamos convencidos de que es prioritario y consensuamos las bases de esto, pienso que se puede lograr.

-El convencimiento está en todos los partidos, menos en el suyo.

-En el mío están tomando una definición. No diría que esto sea ajeno al interés de la UDI,;está madurando esta situación.

-¿La UDI no puede quedar fuera?

-Eso ha señalado el diputado Edmundo Eluchans y creo que tiene razón; pienso que, más que quedarse fuera, a mí me gustaría liderar este proceso.

Probablemente la UDI es más partidaria de un sistema uninominal. Entre uno proporcional y uno uninominal, yo prefiero un uninominal, sin duda. Pero si eso no es viable, hay que buscar cómo perfeccionamos el actual, sin cambiarnos de matriz de un sistema mayoritario.

-Usted criticó que hoy se está entre dos extremos: el asambleísmo y el inmovilismo. ¿La UDI está en este último?

-La UDI no es inmovilista. Va a haber una comisión política y ahí vamos a ver qué es lo que finalmente resuelve. Falta tomar una decisión.

"Los ministros deben salir en enero"

-El timonel de su partido, Patricio Melero, dijo que la Alianza se expone a una derrota si no cambia la estrategia presidencial y si los partidos no adelantan sus cronogramas.

-No comparto ese diagnóstico. El escenario presidencial no es malo para la Alianza.

-¿Pese a las cifras?

-Pero, ¿alguien puede pensar que un candidato nuestro no va a sacar un porcentaje más menos del 45%? Una cosa son las encuestas a un año de la elección, y otra, el proceso electoral de verdad.

La Concertación, más que muerta como lo ha decretado el presidente del PPD, está dividida profundamente.

En el caso nuestro, hay dos elementos en juego: el Gobierno, que tiene su dinámica y en la medida que se van decantando las obras que ha hecho, la gente cada día va a ir valorando objetivamente su legado.

Y las elecciones presidenciales de próximo año no van a ser sobre cómo lo hizo el Presidente Piñera, sino quién va a ser el próximo gobernante. Así que podemos generar en paralelo una dinámica respecto del futuro, con dos candidatos que pueden disputar un proyecto político que encarnará el que sea electo para presentarse en noviembre de 2013. La Concertación si lleva a la ex Presidenta Bachelet, no va a tener capacidad para hacer primarias; las únicas primarias reales y competitivas van a ser las nuestras.

-Pero su partido no ha comprometido primarias.

-Es obvio que si después de las elecciones municipales cayera por su peso que el candidato tiene que ser Perico Pérez, no va a haber primarias. Pero yo creo que el escenario es otro.

-¿No cree que fuera del gabinete los candidatos tendrán que distanciarse del gobierno por el bajo respaldo ciudadano?

-No. Yo creo que los ministros deben salir en enero, para poder jinetear una campaña a partir de marzo y enfrentar las primarias que van a ser en junio, en un proceso claro, limpio, ordenado, unitario, pero sobre todo dinámico. La primaria va a retomar la mística que difícilmente va a lograr la oposición, porque al final lo único que los termina uniendo es o estar en contra del gobierno de Piñera o adherir a una figura como Bachelet, si es que eso ocurre porque Marco Enríquez-Ominami ha dicho que no la va a apoyar y va a ir a primera vuelta de todas maneras.

-RN tiene una carta única. ¿Es bueno que la UDI se case de inmediato con Golborne y deje a Longueira en el camino?

-La UDI tiene que seguir un proceso de definición programático y luego conversar con quienes estén disponibles.

-¿Cuándo tendría que tomar esa definición?

-Si enero es la fecha, como sugiero, cuando deberían renunciar los ministros presidenciables, el momento de tomar definiciones es después de las municipales y antes de que renuncien los ministros. La dimisión de los ministros tiene que ser coherente con la decisión que la UDI tome.

-¿Usted está por Golborne o Longueira?

-Me gustaría que fuera alguien de la UDI quien liderara este proceso, pero si finalmente, por las razones que sea, termina siendo Laurence Golborne, me produce mucho entusiasmo; es una figura atractiva que bien podría representar el proyecto que hay que impulsar.

-Allamand ha dicho que en esta elección van a ser más importantes los contenidos que la simpatía o el carisma.

-Tiene que primar el proyecto político, y el candidato es el que se identifique con lo que queremos hacer, y que tenga posibilidades de éxito.

-¿Quién tiene posibilidades de éxito hoy?

-Yo creo que no está escrito.

 "Mala coordinación política y comunicacional"

-¿Por qué el Gobierno no ha podido repuntar en el respaldo popular?

-Además del cuestionamiento al mundo político, ha habido una mala coordinación política y por consecuencia comunicacional que ha generado que no se valore lo que ha hecho el gobierno.

Ha faltado un eje conductor político, que se haga cargo de coordinar en forma más eficiente al Gobierno, haber desarrollado una mayor capacidad de negociación con la oposición, un error importante. Uno ve a veces contradicciones, incoherencias, que debilitan los logros del Gobierno. Cuando el Gobierno presenta proyectos que no ha consultado ni consensuado con sus partidarios en el Parlamento, comete un error.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img