Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Melero (UDI): "Golborne está decidido a ser candidato y a derrotar a Michelle Bachelet"

"Y a su bacheletismo de izquierda; ella no es la misma de 2005", dice el timonel, que alerta sobre la agenda "progresista". Anticipa que propondrá adelantar el cronograma UDI para decidir su candidato, y hará lo mismo con RN: "Hay que tomar definiciones en 2012 que se concreten en 2013". Y afirma que hoy, incluso entre los presidenciables, "hay mucha aversión al riesgo y poca disposición a los desafíos. Tengo una íntima preocupación de que den por despachada la elección del 2014 y estén pensando en la del 2018".  

por:  Giselle Crouchett y M. Eugenia Fernández
viernes, 31 de agosto de 2012
Imagen
Imagen
jQuery Carousel

La voz de alerta que Patricio Melero, presidente de la UDI, planteó a fines de esta semana respecto de la "inercia" existente en el panorama presidencial de la centroderecha despertó un fuerte debate, pero también evidenció la preocupación que reina en gran parte del oficialismo tras el magro rendimiento de sus precandidatos frente a Michelle Bachelet en la última encuesta CEP.

El diputado anticipa que planteará a la comisión política de su partido y a Renovación Nacional -embarcada en una defensa de las primarias y de la candidatura de Andrés Allamand- adelantar los cronogramas de la definición de sus postulantes para 2012, para que estas se implementen en 2013. Todo, para evitar el aterrizaje de lo que denomina el "bacheletismo de izquierda", distinto del que la ex Mandataria planteó en 2005.

Melero critica la distinción entre "ideas" y "carisma" que planteó el ministro de Defensa, reconoce que existe una cierta tensión entre él y su par de OO.PP., Laurence Golborne, y asegura que éste está "decidido" a ser candidato.

-¿Va a proponer revisar el calendario de la UDI?

-Quiero que este tema lo veamos en las comisiones políticas; un partido siempre tiene que estar atento a los cambios. El peor escenario es que no reaccionemos a tiempo y nos encontremos en diciembre con una CEP igual a la que tuvimos ahora en agosto. Como están las cosas, debiéramos tomar definiciones importantes el año 2012 para implementarlas a partir de 2013.

-¿Y eso significa...?

-Eso significa que tenemos un margen desde la elección municipal, dentro de 2012, pero que no es conveniente dilatar hasta 2013 las definiciones de la estrategia y de los candidatos presidenciales, porque la dilación en las decisiones favorece a quien está mejor posicionado, a Michelle Bachelet. Tenemos que lograr que la gente perciba que el suyo fue uno de los peores gobiernos de la Concertación, que la Bachelet de 2013 va a ser radicalmente diferente de la de 2005. Cuando se conozca su agenda progresista, ella va a bajar al menos en un 10% de adhesión, porque, ¿qué plantea? ¿Nacionalizar los recursos? ¿El aborto? No lo sabemos. Debemos dar tiempo al candidato de la Alianza, a su equipo y al programa para contrastar su agenda progresista con la nuestra.

-¿Entonces ya no corre enero como el mes para definir al candidato UDI? ¿Lo hará después de la municipal?

-Es lo que quiero plantear. El resultado de la municipal debiera afinar nuestras decisiones, pero no veo por qué tenemos que esperar hasta junio del próximo año para aplicarlas.

-¿Cómo se concilia este ajuste en el calendario con el de RN?

-No quiero imponer mi visión, estoy dispuesto a dejarme convencer, pero también a convencer de que hoy la oposición goza de un grado de comodidad muy grande con la forma en que estamos planteándonos. Si cambiamos de estrategia, va a quedar expresada la falta de fiato del proyecto que la oposición plantea al país y las profundas diferencias que podría tener un segundo gobierno de Bachelet.

Debemos tener este debate al interior de la Coalición, en conjunto con RN. Quiero remecer a una centroderecha en la que muchos están ya entregados o creen que hay poco que hacer y el regreso de Bachelet es inevitable. Yo me rebelo frente a eso.

-¿Y quién tiene que cambiar su estrategia, los ministros presidenciables o los partidos?

-Hay un rol de los partidos y un rol de los candidatos. Hoy tenemos una dificultad, que tenemos al menos dos candidatos a la Presidencia y para llevar adelante una estrategia de triunfo debemos tener uno solo y mientras más pronto lo resolvamos, más posibilidades tenemos de ganar.

"Una próxima CEP tan mala resulta difícil remontar"

-¿Habría que adelantar la fecha de la primaria entonces?

-La primaria es un instrumento, pero no es parte de la estrategia. Se ha establecido que todo tiene que resolverse a través de una primaria y yo digo: ¿por qué, si estamos claros en diciembre de quién es el mejor candidato para enfrentar a Bachelet, no lo nominamos y ganamos tiempo? Estoy seguro de que si hubiéramos hecho primarias en noviembre de 2009, Piñera no hubiera sido Presidente.

-En parte del gobierno se piensa que los ministros presidenciables deberían tomar más riesgos en esta carrera.

-Siempre hay más razones para no hacer las cosas, que para enfrentarlas. Hay mucha aversión al riesgo y poca disposición a los desafíos y a enfrentar una campaña compleja y difícil. Extraño menos cálculo y más disponibilidad a arriesgarse. Tengo una íntima preocupación de que den por despachada la elección de 2014 y estén pensando en la de 2018.

-¿Esta revisión tiene que ser realizada ahora o hay que ponerse de plazo la próxima CEP?

-No, una próxima CEP tan mala como la anterior ya resulta difícil remontarla.

-Pero aun así Ud. no cree buena idea que los ministros participen en la campaña. ¿Qué le hace pensar que habrá un salto en su adhesión de aquí a diciembre?

-La presión de la oposición por inhibirlos en su actuar como ministros va a ser creciente, cada vez va a ser más difícil que se posicionen y ganen adhesión. Por eso tras la municipal hay que revisar su permanencia y si mantenemos los plazos o los acortamos.

-¿Qué pasa con Longueira? ¿Necesitan que sincere su opción de seguir en carrera para tomar sus definiciones?

-Sin duda. Y ese es un tema que vamos a resolver después de la elección municipal. Necesitamos al menos un año para enfrentar una candidatura que es difícil, como la de Bachelet, que se beneficia de la inercia y que la mantiene en base a la imagen con que se quedaron los chilenos el 2009, pero que es muy distinta.

"Si Golborne no triunfa, está dispuesto a ser candidato de nuevo"

-Hablando de la CEP, ¿esperaba más del desempeño de Golborne?

-La forma como pregunta la CEP no recoge lo que realmente hay que preguntar, que es "si la elección fuera mañana, ¿por quién votaría?". Yo creo que la elección presidencial va a ser, una vez más, estrecha y competitiva, y vamos a ganarla si nos cuestionamos la forma como estamos actuando hoy. En esa materia, claro, uno siempre espera mejores resultados.

-Ud. estaba en Israel cuando se conoció el sondeo. ¿Habló con Golborne?

-Tengo permanente y fluido contacto con Laurence Golborne.

-¿Le parece que con un 9% él es "la" figura presidencial hoy?

-Los tres candidatos que tenemos en la Alianza son buenos candidatos, pero Golborne tiene una cercanía con la gente y una aceptación ciudadana bastante mayor. Y esa es su principal arma de triunfo. En un escenario estrecho, ese es un valor que hay que potenciar.

-Pero el fin de semana pasado, Andrés Allamand planteó lo contrario. Dijo que esta elección va a estar determinada más bien por el ámbito de las ideas que del carisma y la cercanía.

-Es no conocer a Golborne pensar que no tiene ideas ni programa. Cada día que nos juntamos me sorprende más la solidez de sus planteamientos y su visión de Estado. El análisis de que el carisma vale más que las ideas es artificial. Allamand tiene, sin duda, trayectoria, ideas, pero Golborne ha acumulado una experiencia que queda en evidencia, tiene capacidad para enfrentar crisis, pero tiene más empatía con la gente, y esa es una fortaleza.

-¿Le parecen bien este tipo de intervenciones, como la de Allamand?

-Es un falso dilema el plantear que uno tiene ideas y el otro no; que uno tiene trayectoria y experiencia, y el otro no. No le quito mérito a Allamand, pero Andrés no tiene el carisma ni la fuerza de Longueira, ni la cercanía y el carisma de Golborne, y eso es un hecho real expresado en todas las encuestas.

-¿Se ha instalado un clima de cierta tensión entre Allamand y Golborne?

-Cuando tienes dos candidatos, legítimamente buscan diferenciarse uno del otro. Y eso puede generar algún nivel de tensión... ¡Pero en materia de tensiones en la Alianza somos expertos! Imagínese el nivel de tensión cuando corrieron Lavín y Piñera en primera vuelta, ¡esa fue máxima! Esto tiene una tensión menor a una batería de 12 voltios.

-¿Golborne está decidido a ser candidato?

-Decidido no sólo a ser candidato, sino que a derrotar a Michelle Bachelet y a develar esta situación de izquierdización que el país está sufriendo. El tiene todas las ganas; lo veo con un nivel de decisión que me sorprende, que trasciende más allá del próximo desafío electoral. Tengo la certeza de que él tiene todas las posibilidades de triunfar, así como tengo todas la certeza de que si no triunfa, está dispuesto a ser candidato de nuevo.

-Llama la atención que la UDI, siendo Longueira un liderazgo fuerte e histórico, haya optado por una posición más pragmática, con Golborne.

-Yo relevo el discurso de Longueira en nuestro consejo directivo ampliado de Algarrobo, cuando dijo que si su figura ayudaba a proyectar un segundo gobierno de la Coalición, él estaba disponible; y si él tenía la certeza de que quien lo logra es otro, sería el primero en apoyarlo. Ese discurso sigue vigente, y la UDI está muy agradecida de la disponibilidad de Longueira a ser y estar disponible.

-Pero, ¿ayuda más la figura de Golborne que la de Longueira para proyectar a la coalición?

-Esa es una definición que tenemos que adoptar después de la municipal.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img