Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Hinzpeter: "Sería bueno que los ministros presidenciables sí participen en la campaña"

Jefe de gabinete plantea que Golborne, Allamand y Longueira apoyen comunas emblemáticas: aquellas con mayor población electoral, capitales regionales y las más grandes de la Metropolitana, como La Florida, Puente Alto, Santiago, Maipú, Las Condes y San Bernardo. ¿Hinzpeter al Congreso? "Probablemente, no en esta elección, pero para ser honesto no es un tema cien por ciento cerrado". 

por:  La Segunda / M. Eugenia Fernández y Paula Pinchei
viernes, 17 de agosto de 2012

Foto ALFONSO DIAZ

Con el mismo humor se toma ser uno de los personajes imitados por Stefan Kramer en su exitosa película, que la idea de hacer campaña por algún candidato oficialista a la municipal.

"Siempre y cuando no los perjudique, encantado", dice riendo el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, que raya la cancha en materia de la participación del gabinete en este período electoral y -a diferencia de lo planteado por pares suyos como Cristián Larroulet y Evelyn Matthei- asegura que es positivo que los ministros, sobre todo los presidenciables, no sean prescindentes.

-La municipal será la primera medición "real" de fuerzas entre gobierno y oposición, y hay un debate sobre la participación de los ministros presidenciables en la campaña. ¿Cuál es su postura?

-Lo único relevante es lo que ha fijado la Contraloría y hemos acordado que debe respetarse: que ningún ministro sale en su horario de trabajo, ni utilizando recursos propios de su cargo puede participar de ningún acto electoral.

Por tanto, en su tiempo libre y sin utilizar los medios propios del trabajo pueden apoyar y manifestar su preferencia electoral. He planteado con fuerza, por instrucciones del Presidente, el sumo cuidado y celo que deben observar ministros, subsecretarios e intendentes en el cumplimiento de estas instrucciones.

-Y si se cumple eso, ¿convendría que los presidenciables salieran a la calle a hacer campaña?

-Siempre es bueno transmitir sensación de equipo. Por lo tanto, creo que fuera de los horarios de trabajo, y sin que se convierta en su ocupación principal, en su tiempo libre es positivo que los ministros no tengan una prescindencia total. Mal que mal, guardando los respetos a las normas, yo puedo expresar con total franqueza que a mí no me da lo mismo qué candidato gane. Para mí no es indiferente que gane un candidato de la Coalición versus uno de la oposición; para el proyecto de Chile es mucho más importante que gane un candidato de la Coalición de gobierno.

- ¿Sería bueno entonces que los presidenciables no se inhiban tanto de participar en la campaña?

-Sin que se convierta en su obsesión que ocupe todo su tiempo libre, sería bueno que ellos sí participen en algunos actos y campañas particularmente emblemáticas.

-¿Cómo cuáles?

-Hay criterios importantes. Por ejemplo, lograr que la coalición gobierne comunas que sumen la mayoría de la población electoral de Chile y la mayoría de las capitales regionales; y lograr que triunfe en 5 ó 6 de las comunas más grandes de la Metropolitana: La Florida, Puente Alto, Santiago, Maipú, Las Condes, San Bernardo. Creo que es bueno que los ministros presidenciables echen una mano, pero echar una mano no significa convertirse en jefes de campaña.

-¿Y el ministro del Interior va a hacer campaña?

-Siempre y cuando no perjudique a los candidatos, encantado (se ríe).

-¿Le han pedido?

-Cuando tengo la oportunidad de estar en terreno, recibo mucho cariño de la gente. He tenido muy buenas experiencias, pero aún no he participado en ningún tipo de acto electoral.

Quizás el ministro del Interior tenga que ser especialmente cuidadoso.

"Las cifras de posibles abandonos del gabinete cambian..."

-¿Cuántos ministros y subsecretarios deberían salir en noviembre, cuando dejen sus puestos quienes aspiran al Congreso?

- Hay una primera declaración del Presidente, que comparto, que es que para el gobierno es un estímulo que personas que han sido convocadas al servicio público decidan seguir sirviendo al país desde el Congreso. Eso se recibe con beneplácito y buena disposición.

Dicho eso, los temperamentos son variables, y por tanto las cifras de posibles abandonos cambian instante a instante. Hay ocasiones en que hemos hablado de 6 ó 7 ministros y subsecretarios, a veces llegamos a 8, bajamos a 5...

-El ministro Pérez Mackenna ya desistió...

-Bueno, primero quería, después desistió, después lo está pensando. Surgen algunos, se bajan otros...

-¿Y el ministro Hinzpeter?

-Bueno, es el que tiene más claro que no. En eso he sido bien consistente, desde aquellos remotos y dulces tiempos en que se me mencionaba incluso como candidato presidencial. Si puedo y el Presidente así lo estima, debiera quedarme hasta que termine el gobierno.

-¿No vamos a ver a Hinzpeter en el Senado?

-Probablemente no en esta elección, pero para ser honesto no es un tema cien por ciento cerrado.

-¿Y habrá dos cambios de gabinete entonces, para que en el segundo salgan los presidenciables?

-Esa es decisión del Presidente.

-¿ Pero no sería dramático?

-No, porque el segundo cambio sería súper acotado a las 2 ó 3 personas que asuman ese desafío. Pero en una de ésas, el Presidente hace todo en noviembre.

-Pablo Longueira ha planteado adelantarlo, y Evelyn Matthei pide amarrarlo a la vuelta de Bachelet desde Nueva York...

-La política no tiene tanto que ver con esos cálculos, sino con la honestidad con que uno despliega su visión de país y hace su trabajo. El tiempo hay que supeditarlo a lo que decida el Presidente. No corresponde que los ministros especulen cuándo el Presidente ejerce una facultad que es privativa y de las más sensibles, que es conformar su equipo de confianza. Él decidirá en el momento que lo estime oportuno y punto. Todo lo demás no me parece que sea bueno discutirlo.

-¿Ud. cree que se va a resolver por primarias el candidato único de la Alianza?

-Yo espero que sí. La realización de primarias a veces choca con el realismo político porque hay un requisito que no depende de la voluntad de los dirigentes sino de todos los chilenos, y es que haya dos candidatos que tengan cierto grado de competitividad. Hoy día parece que los tenemos, y de mantenerse esa situación soy 100% partidario de que nuestro candidato emerja de una primaria.

-Si hay un candidato más disparado, ¿vale la pena?

-Yo privilegio la primaria aunque haya una disparidad en su popularidad porque permite instalar y legitimar a los candidatos de modo férreo y fornido.

-Y entre los presidenciables, ¿hay alguno más "disparado"?

-Hay algunos que aparecen con mayor medición, pero para ello el momento será a inicios del próximo año.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img