Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Chile-Brasil: El nuevo escenario... a la espera de la esquiva Dilma

Rousseff y el venezolano Hugo Chávez son los únicos mandatarios de la región que no han venido a Chile durante el mandato de Piñera.

por:  Tomás Martínez, La Segunda
viernes, 17 de febrero de 2012
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
jQuery Carousel

"Mi padre hablaba poco al final de sus días, y una de las cosas que repitió varias veces en materia política, y que no puedo olvidar, era cuando levantaba el dedo y decía: No puede ser que no hagamos esfuerzos más contundentes para una mayor proximidad con Brasil", recuerda Juan Gabriel Valdés sobre las últimas conversaciones políticas con Gabriel Valdés Subercaseaux , fallecido en septiembre pasado.

Quien fuera uno de los históricos de la política chilena del siglo XX, y que se desempeñó como canciller de Eduardo Frei Montalva, tuvo una relación privilegiada con figuras brasileñas. Los tiempos eran otros, y ahora hay un Brasil distinto: se trata de la principal potencia en la región, que juega como protagonista en las grandes ligas. Pero ello no representa un enfriamiento en las relaciones, dicen en la diplomacia chilena. "Hay un cambio de eje de Brasil con la región. Brasil tiene una realidad distinta y tenemos que adecuarnos a esa realidad", argumentan.

Desde que llegó en enero del 2011 al Palacio de Planalto, sede del gobierno brasileño, en varias ocasiones ha trascendido que Dilma Rousseff vendrá a Chile, y Sebastián Piñera se ha encargado de reiterarle una y otra vez la invitación. Pero, a más de un año de suceder a Lula da Silva , la mandataria brasileña aún no viene a nuestro país.

Pocos se atreven a aventurar razones y en algunos sectores políticos se habla de falta de afinidad con el gobierno chileno, de que el cambio de sello de una administración de centroizquierda, como la de Michelle Bachelet , con quien puede tener más cercanía, a un gobierno de centroderecha, como el de Piñera, juega un papel clave a la hora de dejar en espera una visita. En la Cancillería chilena, sin embargo, desechan esa versión, y dicen que en las reuniones entre Piñera y Rousseff se ve una especial empatía y recuerdan que la mandataria le ha agradecido al jefe de Estado su visita a Brasil antes de las elecciones en su país, el 2010.

En la diplomacia chilena son enfáticos en asegurar que el hecho de que Dilma no venga "no significa que estemos en una situación de frialdad con Brasil. Los viajes sólo son un simbolismo". Uno de los argumentos, dicen, pasa por un tema de estilos, de que la Presidenta no es una viajera habitual. De hecho, no ha efectuado gran cantidad de salidas al extranjero en su mandato, pero en la región ha estado en Argentina, Uruguay, Paraguay, Venezuela y Perú, la mayoría en cumbres internacionales y otras pocas en fugaces visitas de trabajo.

Consultados sobre una eventual visita de la mandataria, en la embajada de Brasil en Chile afirmaron que "el gobierno brasileño, a través de la embajada de Brasil en Santiago, se encuentra en coordinación con la Cancillería chilena para la definición de la fecha de visita de la Presidenta Dilma Rousseff, en un período mutuamente acordado".

En el horizonte, al menos para el primer semestre de este año, son pocos quienes se la juegan porque la sucesora de Lula esté en nuestro país, incluso se plantea que en eso pesa la afinidad política con Chile. "Nadie puede negar que los afectos juegan un rol importante en política internacional", dice Juan Gabriel Valdés.

Como sea, Rousseff junto al venezolano Hugo Chávez son los únicos mandatarios de la región que no han venido a Chile durante el mandato de Piñera. En la Cancillería afirman la ausencia de Dilma que no pasa por una decisión ideológica de no venir a nuestro país, y argumentan que el periplo no se ha concretado por motivos de agenda. En ese contexto explican que hoy en día el principal interés de la mandataria brasileña está concentrado en la situación de su país y que la política exterior no es lo prioritario.

La apuesta por la integración

Las mismas fuentes explican que nunca ha estado sobre la mesa una fecha concreta para recibir a Dilma , pero aseguran que existen elementos para justificar una visita, como la inauguración de un corredor bioceánico en conjunto con Bolivia y una serie de proyectos. En el caso del corredor, la parte que contempla la unión de Santos con Arica muestra importantes avances y se espera consolidar el régimen de libre tránsito. Sólo resta que el tramo de Bolivia esté terminado, lo que se estima sea dentro de dos a tres meses.

La apuesta por el corredor bioceánico es el gran proyecto conjunto con Brasil . La integración física es la principal apuesta para intensificar la relación con Brasil. En ese escenario en la diplomacia chilena explican que la principal tarea es buscar nichos en esa dirección.

Junto con ello se espera próximamente una reunión de consultas políticas a la que vendrá el director para América Latina de Itamaraty, Antonio Simoes , y en paralelo está pendiente una visita del ministro de Defensa, Celso Amorim .

La inquietud por las alianzas

La Alianza del Pacífico, que agrupa a Chile, Perú, México y Colombia, es vista con inquietud por algunos sectores, que plantean que genera ruido, como lo afirma el ex embajador en Brasilia, Alvaro Díaz (ver recuadro).

A él se suma el ex canciller Valdés, quien asegura que "Chile debe desarrollar políticas más proactivas hacia una relación con Brasil" , y asegura que "nuestra proximidad con el Pacífico es un capital que no se utiliza solamente con asociaciones con un mayor grado de nivel comercial o de asociación de bolsas de comercio con los países que también tienen salida al pacífico, tenemos que entender que tenemos la enorme posibilidad de canalizar hacia el Pacífico las economías argentinas y brasileñas".

En la Cancillería aseguran que Brasil sabe que la Alianza del Pacífico no compite con Unasur y que el bloque no es un club ideológico. "No hay una dicotomía entre ambos grupos, si Brasil quisiera entrar a la Alianza del Pacífico podría hacerlo perfectamente". Por el contrario, los brasileños han puesto su mayor interés en Unasur. Hace pocas semanas, el canciller Antonio Patriota dijo en entrevista a El Mercurio, consultado si ve competencia entre ambos conglomerados, que "para nosotros lo fundamental es el compromiso de Chile con Unasur".

Así, varias voces en el mundo político insinúan diferencias ideológicas entre Chile y Brasil, las que son descartadas en el oficialismo. El senador UDI Hernán Larraín , integrante de la comisión de RR.EE. de la Cámara Alta, dice que "no creo que haya ningún distanciamiento con Brasil, que tiene sus prioridades en América Latina. Chile sigue siendo un socio estratégico en la región. Brasil, por ser una potencia, tiene su mirada en el mundo y no en la región". Y asegura, en sintonía con el discurso de la Cancillería, que el de ahora "no es el mismo Brasil de antes. La relación de Brasil con la región es distinta".

Ex embajador Díaz: "Lo que genera ruido es la Alianza del Pacífico"

- ¿Hay un distanciamiento de Brasil con Chile con la postergada visita de Rousseff?

- No siempre las visitas son el mejor indicador del estado de relación entre dos naciones. No veo un distanciamiento. Las relaciones entre Chile y Brasil son cordiales y muy amistosas, pero en mi opinión podrían ser mejores. Hay una asimetría entre lo económico y lo político. Lo primero anda muy bien, pero las relaciones entre países no se construyen sólo sobre la base del comercio. Se requiere un intenso trabajo político-diplomático por la integración económica, la paz y la consolidación democrática. En ese sentido, vamos bien con Unasur y Celac, aunque Chile debiera esforzarse más por consolidar el primero. Empero, lo que genera ruido es la Alianza del Pacífico. Inicialmente pareció más ideológica que comercial y además no integró a los países atlánticos de Sudamérica. Por ello prefiero el camino que trazó Foxley el 2006 cuando en la primera reunión de una iniciativa similar invitó al canciller brasileño.

- ¿Hoy día hay poco interés de Brasil en Chile?

- No, lo que ocurre es que Brasil diversificó su política exterior en la región. Fuera de Mercosur y Chile hay siete países que conforman el noroeste de América del Sur y que durante siglos casi no tuvieron relación con Brasil. El atraso de la integración con esa región de América del Sur es enorme, pero su potencial es inmenso. Brasil despliega una intensa diplomacia política hacia países como Perú, Ecuador y Bolivia, por ello impulsó Unasur, pero esto no significa que perdió interés en Chile. Tenemos que leer bien este movimiento estratégico de Brasil.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img