Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Gobierno afina texto de reforma tributaria y evalúa «fórmula 2017» para cambiar binominal

Mientras el proyecto que ajustará la estructura impositiva ya está casi terminado, el Presidente mantiene su decisión de enviar al Congreso la modificación al sistema electoral.  

por:  La Segunda/Por Sebastián Minay
viernes, 10 de febrero de 2012

Salvo algún imprevisto cambio de agenda -que ni sus más cercanos colaboradores se atreven a descartar- el Presidente Sebastián Piñera tiene planificado terminar oficialmente sus vacaciones y retomar sus funciones el lunes 20 de febrero, para participar casi inmediatamente en el despliegue que hará el Gobierno con miras a conmemorar el segundo aniversario del 27F.

Para entonces, los ministros políticos y buena parte del gabinete estarán de regreso en sus despachos, con lo que prácticamente se dará por iniciado el año político. Con ello, el Ejecutivo también retomará las dos reformas que han concentrado la agenda de los últimos meses, y que son tan cruciales para La Moneda como incómodas en el oficialismo: el cambio a la estructura impositiva y la modificación al sistema electoral binominal.

Pese a la resistencia que ambas iniciativas generan en la UDI y en vastos sectores de RN, en el Gobierno recalcan que el Jefe de Estado tiene una hoja de ruta delineada para enviar ambos proyectos al Congreso. Ello, marcado por su convicción de que no abordar dichas reformas arriesga que la oposición las esgrima como arma electoral el próximo año.

Ajustes tributarios finales

En el caso de la reforma tributaria, los últimos movimientos se registraron a mediados de enero, cuando el titular de Hacienda, Felipe Larraín , se reunió por separado con los partidos -comenzando por RN y la UDI-, para recibir opiniones en torno al tema. La idea era retomar estos contactos en marzo.

Sin embargo, en Palacio precisan que el itinerario está bastante más avanzado, al punto que el proyecto de ley ya se encuentra casi totalmente redactado . El texto está en manos de Hacienda y sólo restarían algunos ajustes y decisiones finales antes de tener un documento definitivo, afirman quienes han podido revisarlo.

Uno de los aspectos que ya se encuentra prácticamente resuelto es mantener el impuesto a las empresas en un 20%. Por el contrario, es en el ámbito de los impuestos a las personas -trascendió- donde resta un "corte final". En ese sentido, explican en el gobierno, la cuestión radica en si se disminuirá la carga tributaria a particulares con la actual estructura, o si se fijará un nuevo tramo de ingresos exento de tributos, ampliando el actual.

Se estima que el Jefe de Estado volverá a revisar el proyecto una vez que regrese de sus vacaciones, y la idea es poder enviarlo cuanto antes al Congreso. Incluso en Palacio creen que ello podría ocurrir en la segunda mitad de marzo.

Binominal: ¿Para el 2017?

Más complejo e incierto es el panorama en la reforma al sistema binominal. Las contradictorias señales que entregó Piñera hace algunas semanas -primero exigió a sus partidos llegar a un acuerdo, luego sostuvo que no era prioridad de gobierno y con sus últimas declaraciones, la semana pasada, pareció volver sobre sus pasos iniciales- aumentaron la tensión que ya existía en RN y la UDI en este ámbito, a lo que se sumó la crisis de desconfianza suscitada por el pacto entre Carlos Larraín e Ignacio Walker.

De momento, lo único que está claro es lo mismo que se había establecido desde un comienzo: que los acuerdos se buscarán primero en el oficialismo.

Pero quienes han analizado el asunto con el Mandatario -antes y después del ruidoso pacto RN-DC-subrayan que éste mantiene inalterable su decisión de enviar -sí o sí- un proyecto de reforma al Parlamento . El escenario óptimo (y poco probable, se admite) es alcanzar un consenso interno, pero de lo contrario se procederá como se hizo con el Acuerdo de Vida en Pareja (AVP) , lo cual arriesga que la iniciativa quede estancada en el Congreso.

Más allá de lo anterior, un punto clave para viabilizar la iniciativa, dicen en el Gobierno, es la idea de que, si prospera cualquier cambio al sistema electoral, éste no entre en vigencia ni se aplique para las elecciones parlamentarias del próximo año . Así se ha sostenido en las conversaciones que han tenido lugar en Palacio respecto del tema, aunque dicha idea no ha permeado notoriamente en los partidos.

Uno de los argumentos es que, si ya se ve difícil que la iniciativa -en torno a la cual, por lo demás, no hay todavía una fórmula asentada- tenga éxito en el Congreso, más impracticable sería que los parlamentarios en ejercicio legislen una norma que afectará su propia reelección. Complicado adicional sería si se opta por un "redistritaje" (cambiar el mapa de distritos electorales) en medio de la campaña municipal.

Aunque lo anterior tiene lógica en algunos sectores del oficialismo, en la UDI advierten que puede traer costos, ya que puede ser interpretado como una medida para proteger a los parlamentarios que pelearán su reelección el próximo año.

En cualquier caso, se hace notar en La Moneda, los plazos se acortan rápidamente, ya que calculan que después de julio la actividad legislativa está prácticamente "condenada" a decaer: para entonces, como suele ocurrir, se espera una notoria baja en la asistencia de los legisladores, que estarán concentrados en las municipales de octubre.

 
Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img