Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Chadwick: "Siempre pensé que un grupo violentista subversivo iba a tratar de hacernos la vida imposible"

Los líderes estudiantiles "no toman conciencia de que los están usando. Nos gustaría una condena más categórica de su parte", afirma el ministro vocero.

por:  M. Eugenia Fernández G.
viernes, 21 de octubre de 2011
Imagen
Imagen
jQuery Carousel

Su modo conciliador contrasta con el duro diagnóstico del rumbo que ha tomado la movilización estudiantil.

Quienes conocen a Andrés Chadwick no lo identificarían con la severa descripción que esta semana realiza del cuadro de violencia que caracterizó los dos días de paro -convocado por la Confech, la CUT y los secundarios- y que culminó con la toma del ex Congreso, en Santiago.

Junto con hacer un llamado a los jueces de garantía -"con el mayor respeto por su autonomía"- a que interpreten "con mayor rigurosidad las leyes de control del orden público para que los violentistas no salgan libres", el ministro vocero es tajante en afirmar que hoy los dirigentes estudiantiles están siendo "utilizados" por "fuerzas violentistas".

Chadwick descarta que haya un manejo errático del tema por parte del Gobierno, y asegura que la percepción ciudadana ha ido inclinándose por "la necesidad de actuar con fuerza", ley de Seguridad del Estado de por medio. Y plantea una dura crítica a la actuación del Presidente del Senado, Guido Girardi, tras la toma del ex Congreso ayer. "El único responsable legalmente de poner orden por la ley orgánica del Congreso es el Presidente del Senado, aunque él se niega. Esa negativa es muy grave porque genera un precedente muy riesgoso, y por consiguiente el Senado tendrá que evaluar su conducta. Ayer no dio garantías de funcionamiento del Congreso y eso es gravísimo".

-Algunos plantean que hubo intencionalidad de Girardi.

-No queremos suponer una intención, pero que el Luis Mariano Rendón (que encabezó la toma) es cercano al Presidente del Senado es un hecho conocido para la opinión pública.

"La ciudadanía ha ido comprendiendo..."

-Tras esta semana, ¿se está dando la imagen de un gobierno sobrepasado en el orden público?

-Lo que se está produciendo es que la opinión pública y los medios de comunicación están entendiendo que existe una diferencia entre el movimiento estudiantil y la acción de un grupo subversivo que lo que busca está alejado de las demandas estudiantiles, sino que está directamente relacionado con causar daño y violencia antisistémica. Son acciones preparadas y organizadas para causar este daño y para que a Carabineros le cueste llegar al momento donde se está produciendo esta situación que se hace a la misma hora y en distintos puntos de Santiago. No es que el gobierno esté sobrepasado, sino que la percepción ciudadana ha ido comprendiendo esa responsabilidad que venimos señalando de la necesidad de actuar con fuerza y con rigor de la ley. Lo que hace algún tiempo se señalaba como excesos, hoy la gente lo está sintiendo como necesidad.

Colaboraría mucho que se tuviera un mayor respaldo político de los líderes de la Concertación. O bien que los líderes del movimiento estudiantil hagan una condena muy severa y muy categórica a los violentistas y también respalden la colaboración de Carabineros.

-Ellos no han hecho una condena frontal y unánime.

-Hubo algunas voces de condena, pero ellos no toman conciencia de que los están usando para protegerse y Carabineros tiene que actuar porque de lo contrario los daños serían mayores.

-¿Cree que esta violencia puede ir en contra de la legitimidad del movimiento?

-A nosotros nos gustaría dos cosas: una condena más categórica y que buscaran formas distintas de manifestarse. Hoy el tema de la prioridad educacional no pasa ya por una marcha más o una marcha menos. Estamos todos abocados al mil por ciento a buscar las soluciones y los caminos que generen mayor calidad al sistema educacional. Se ha dialogado con los estudiantes, ellos son actores de todas estas instancias, participan en las comisiones del Parlamento, nadie puede decir que no tienen voz. Están en los medios de comunicación, viajan, plantean sus temas en organismos internacionales. Hay un momento en que tienen que distinguir aquello que empieza a ser contraproducente en términos de que son usados por estas fuerzas violentistas. Ellos no pueden tener la ingenuidad de no darse cuenta de esto.

-Esta semana aparecieron personas defendiéndose con sus propias manos de algunos ataques. ¿Le preocupa caer en un espiral de violencia?

-Nos preocupa, pero en el gobierno estamos usando todos los instrumentos para combatir esta acción de los delincuentes y llamamos a los tribunales para que hagan la interpretación de la ley para que no sean impunes. Hay que poner freno absoluto a estas acciones.

-¿El tema del orden pasó de ser una ventaja comparativa de este Gobierno a ser un problem a?

-Personalmente siempre pensé que iba a existir un grupo de acción de carácter violentista subversivo que iba a tratar de hacernos la vida imposible como gobierno de centroderecha. Me acuerdo haberlo dicho en un encuentro de la UDI del año pasado, en el análisis político nos sorprendía que esto no se hubiese manifestado el primer año porque teníamos la convicción de que sería así. Tenía la certeza de que tendríamos acciones subversivas que iban a entorpecer la normalidad, hacernos una vida difícil en materia de orden público, sin respetar ninguna decisión democrática.

-¿El Presidente tenía la misma convicción?

-No lo sé.

-Durante la campaña presidencial, Eduardo Frei planteó que con la derecha habría más conflictividad. ¿Usted también creía eso?

- Los grados de conflictividad social han estado en un marco normal de demandas sociales, el gobierno ha ido resolviendo algunas de ellas. La irrupción del tema estudiantil no estuvo prevista en ninguna campaña presidencial.

"Nuestro objetivo es avanzar en becas para cubrir el 60%"

-El conflicto educacional ha opacado el cumplimiento de compromisos como el posnatal, el 7%.

-Es fácil ver la mitad del vaso vacío, pero miremos con serenidad los recursos que se están usando en educación, y veamos que ese vaso se está llenado en pos de la calidad en términos y velocidades que nunca se habían visto. Este gobierno va a cumplir bien y la ciudadanía más temprano que tarde va a hacer un reconocimiento.

-En el trámite del Presupuesto hay parlamentarios de la Alianza que piden aumentar al 60% de la población la cobertura de becas. ¿Hasta dónde va a llegar el Gobierno?

-El presupuesto que estamos discutiendo es el de 2012. El planteamiento responsable hoy, con los recursos que disponemos, es avanzar en gratuidad hasta el 40% y en la combinación de créditos y becas hasta el 60%, considerando que es muy importante la rebaja al 2% del interés del crédito con aval del Estado que se creó en el gobierno de Lagos con una tasa del 6%. Obviamente el objetivo del gobierno es avanzar en las becas para cubrir el 60%. Esa es una tarea a cumplir porque queremos que los beneficios lleguen a los sectores medios.

-¿Cree que el conflicto se puede descomprimir después de la ley de Presupuestos, una vez asegurados los recursos?

- He escuchado algunas voces que espero que sean representativas en el movimiento estudiantil, que han dicho que entienden que esto no se puede hacer de un día para otro. Es importante que los sectores ciudadanos vayan viendo el esfuerzo, los objetivos de corto y mediano plazo que se están planteando y eso empiece a ser reconocido. El próximo año las familias debieran ir sintiendo que la educación de sus hijos tiene un menor peso en sus mochilas. Eso va a contribuir a que el movimiento comprenda que las cosas sí se están haciendo y se retomen las actividades de manera normal. Una de las cosas más complejas en el liderazgo de un movimiento es comprender cuándo se han alcanzado ciertos objetivos porque de lo contrario pierde su sentido final.

 Reforma tributaria: "No me siento en absoluto pragmático"

-¿Comparte el análisis de Longueira sobre liberales y pragmáticos? ¿En cuál se ubica?

-Creo no haber participado en alguna decisión que no obedezca a una plena coherencia con las convicciones de este gobierno. Entonces si a mí me dicen por ejemplo, que ser o no partidario de un instrumento económico como una modificación tributaria, es algo que responde a una convicción de la centroderecha, yo digo no estoy de acuerdo en que sea una convicción. Y no me siento en absoluto pragmático por pensar que se pueden hacer modificaciones tributarias.

-Pero disminuir impuestos es del ideario de centroderecha...

-Esto hay que debatirlo , uno puede ver si es necesario o no. Que alguien señale que hay una convicción de nuestro sector de que no se puede plantear una modificación tributaria, yo digo entonces «tenemos convicciones distintas». Decir que se es doctrinario o pragmático por eso, es un error conceptual.

-Tanto el ministro de Hacienda y el senador Jovino Novoa se han mostrado contrarios.

-He conversado con ambos y las razones que tienen pueden coincidir, pero y especialmente lo digo por Jovino, él no lo plantea como un tema de convicciones, sino de oportunidad y beneficios. Puede haber una discrepancia legítima, pero no hay que confundir instrumentos con principios.

-¿Está usted como ministro UDI en una posición incómoda por este tema?

- Incomodidad ninguna... Siempre parto de una premisa: dentro de la UDI siempre hemos discutido con tranquilidad y sin descalificaciones.

-¿Hay dos almas en el gobierno?

-En todos los gobiernos hay sensibilidades que en determinados momentos pueden ser distintas. Pero hay un momento en que se toma la decisión, y la toma el Presidente.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img