Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Estévez: De diputado socialista por La Pintana a rostro de «Cruzados S.A.»

El lío por las entradas para San Carlos de Apoquindo se suma a la serie de desencuentros con parte de su sector político que ha debido enfrentar el ex parlamentario, producto de su opción por el mundo privado.  

por:  M. Jiménez y C. Andrea Sánchez, La Segunda
martes, 18 de octubre de 2011

Hace tiempo que no se le ve por la sede del PS, en calle Londres. Desde que dejó de ser biministro de Obras Públicas y Transporte y Telecomunicaciones, al concluir el gobierno de Ricardo Lagos Escobar, el 11 de marzo de 2006, Jaime Estévez se alejó del mundo político al que había pertenecido durante décadas. Pero ayer su militancia socialista volvió a ser noticia, luego de que la directiva del partido resolviera pasar al hoy presidente de Cruzados S.A. al Tribunal Supremo, para que éste evalúe medidas disciplinarias por la negativa de su institución de vender entradas a la barra de Colo-Colo para el partido del domingo con la Universidad Católica en San Carlos de Apoquindo.

Con una estatura que sobrepasa el 1,80 y que viene bien con el título honorífico de «Caballero Cruzado», la figura de Estévez no pasa deasapercibida. Hace un año y cinco meses que se transformó en el primer presidente de Cruzados S.A, la sociedad controladora del tradicional equipo universitario. Y la actual no es la primera polémica que enfrenta en ese cargo: fue parte de la disidencia que se opuso a la continuidad de Harold Mayne-Nicholls al frente de la ANFP, en el acontecido proceso electoral que culminó con la salida de Mayne-Nicholls y la renuncia de Marcelo Bielsa a la Selección Nacional.

Pero aunque su actual puesto lo ubica al frente de un equipo al que los estereotipos identifican con las clases más pudientes del país, durante su vida parlamentaria Estévez representó (entre 1990 y 1998) a dos las comunas más populares de la Región Metropolitana: Puente Alto y La Pintana. Entonces, una de sus grandes preocupaciones era la segregación urbana: "El gobierno de Aylwin y el de Frei han hecho avances sustantivos sobre el problema de la pobreza, pero no se ha acortado la diferencia entre Vitacura y La Pintana", declaraba en 1994.

Quienes lo conocen destacan que es persistente, inteligente, con amplia capacidad para el trabajo, estudioso, hábil y dedicado (de hecho, se le consideraba una de los mejores diputados de los 90). Pero también se dice de él que es algo rígido y estructurado, lo que sus cercanos atribuyen a los casi tres años que pasó en el Seminario, cuando pensó dedicar su vida al sacerdocio, época de la que viene su relación con otro PS destacado, Enrique Correa.

En sus años de estudiante en la Universidad de Chile militó en la DC, partido que dejó cuando siguió los pasos de Rodrigo Ambrosio en la crisis del 69 y se fue al MAPU. En el exilio -que lo llevó a Austria, Italia, la Unión Soviética y México- se hizo socialista, pero del ala "renovada". En este tránsito fue donde generó amistades con el actual secretario general de la OEA, José Miguel Insulza (con quien se sigue reuniendo cada vez que éste viene a Chile); el diputado PS Marcelo Schilling; el periodista Jorge Andrés Richards; Correa, y los ex senadores Jaime Gazmuri y Carlos Ominami. "Como se había hecho socialista, él tenía que ser el más socialista de todos y para molestarlo le decíamos así, por Marmaduque Grove, que fundo el PS chileno", cuenta uno de sus «compañeros» de esa época.

Al volver a Chile en 1983, estuvo en FLACSO y CIEPLAN, y participó activamente en la fundación del PPD, pero en 1991 optó por el PS.

Fue presidente de la Cámara de Diputados entre 1995 y 1996, y le tocó enfrentar el «caso drogas» en el Congreso, cuando ordenó a todos los funcionarios y sugirió también a los diputados someterse al test del pelo, generando controversia. En 1997 intentó dar el salto al Senado, por Santiago Oriente, perdiendo frente al DC Alejandro Foxley y el UDI Carlos Bombal. .

Laguista puro, asumió el área territorial de la campaña presidencial de 1999. Luego, ya en el poder, Lagos lo nombró presidente de BancoEstado, donde encabezó un exitoso proceso de modernización. Posteriormente le tocó asumir como biministro dos carteras que -producto del estallido del caso Mop Gate- se habían vuelto traumáticas para ese gobierno: Obras Públicas y Transportes. En esas funciones, jugó un rol en la planificación del Transantiago. Ya fuera del gobierno, en abril del 2007, habló públicamente de su responsabilidad en el fallido plan: "La autocrítica es no haber propuesto y sacado adelante una ley para intervenir a las empresas que no cumplieran", dijo. También agregó: "La reponsabilidad política de lo hecho y lo no hecho en esos 14 meses es mía".

Opción por el mundo empresarial

Estévez "ya no hace vida de partido", dicen en la sede de la calle París. Pero sus más cercanos, antes que hablar de que él se haya alejado de la política, dicen que el término más preciso es que se «recicló», optando por el mundo empresarial. Así, en 2006 ingresó al directorio de ENDESA, asiento en el cual fue confirmado en abril del año pasado, como representante de las AFPs. Además, pertenece al directorio del Banco Chile, un aterrizaje que también le valió cuestionamientos en su momento, porque cuando estuvo en BancoEstado éste había aprobado los recursos para la operación en que los Luksic compraron dicha casa bancaria.

Ahora, lo sucedido el domingo a propósito del partido entre Colo Colo y la UC volvió a enfrentarlo con figuras de su sector político, quienes acusan que una medida como la adoptada con las entradas para San carlos de Apoquindo no se condice con "una persona que viene de representar a sectores populares".

Un episodio que se suma a la lista de desencuentros que le ha significado una opción por el mundo privado que todavía muchos en el socialismo no comprenden, y donde la clave tral vez está en sus propias palabras: "Soy socialista precisamente porque repudio algunas de las consecuencias del mercado. Y soy renovado en el sentido de que acepto derecha y plenamente que la economía debe manejarse por el mercado".

Andrade: "sería indebido insinuar" sanciones

El presidente del PS, Osvaldo Andrade, fue tajante. "Somos respetuosos de la institucionalidad del partido y sería indebido si se insinuaran posibles" castigos en el caso del presidente de Cruzados S.A., Jaime Estévez, quien ayer fue pasado por la directiva al Tribunal Supremo, que se reunirá hoy a las 19:00 horas.

Andrade dijo que "la mesa ponderó los hechos ocurridos el domingo previo al partido de Colo-Colo y la UC y lo que sucedió ahí fue que se vulneró el principio de igualdad ante la ley, hubo discriminación con un claro sesgo clasista, los afectados fueron personas del mundo popular del cual asumimos una representación inequívoca y toda esta situación partió de la iniciativa de un club cuyo presidente es un militante socialista".

El vicepresidente PS, Marcelo Díaz, puso ayer el tema en el debate de la directiva. "Lo que sucedió el domingo es grave, se trata de una figura reconocida como del PS y el partido tenía que decir algo al respecto, la crítica fue unánime", señaló.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img