Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Gallagher: "Lo que quiere la Concertación es que este Gobierno sea un fracaso"

"Lo ha demostrado hasta ahora", dice el consejero del CEP en un crudo análisis sobre la oposición, a cuyos timoneles califica de "seguidores" más que de líderes.  

por:  M. Eugenia Fernández, La Segunda
viernes, 16 de septiembre de 2011

Foto RICARDO ABARCA

"El Gobierno ha estado obligado a ser reactivo. No ha tenido tiempo de fijar una mirada de más largo plazo, y no por falta de voluntad".

El consejero del CEP, David Gallagher, asegura que el conflicto estudiantil no permite que el Gobierno solucione una de las carencias que, afirma, ha prevalecido en este año y medio: "Levantar la mirada y mirar hacia delante". Pero, a su juicio, ello no es sólo privativo del Ejecutivo, sino sobre todo de la Concertación.

Allí -afirma- ya no hay líderes, sino seguidores. "Nadie arriesga el pellejo... Van donde creen que va la moda", dice, junto con plantear una dura crítica al ex Presidente Ricardo Lagos, a quien respaldó antes de llegar a La Moneda, por apuntar al "veto" de la derecha en materia de educación en 20 años de Concertación. "Eso es una chiva", le retruca.

Para Gallagher, es éste un momento político clave. En el caso del Gobierno, para encontrar un camino que trascienda lo coyuntural. En el caso de la oposición, para terminar su "redescubrimiento", lo que -aventura- se acelerará con la proximidad de las elecciones municipales.

-¿Hay una prevalencia de los autoflagelantes por sobre los autocomplacientes en la oposición?

-Parece que sí. En la Concertación política versus la tecnocrática siempre hubo un ambiente autoflagelante, pero era contenido por los tecnócratas que tomaban decisiones de Gobierno, eran pragmáticos, mantenían en orden los mercados. Los ministros de Hacienda, famosamente. Cuando eres oposición no tienes que tomar decisiones que afecten la economía, eres más libre, puedes decir lo que piensas .

-¿Ve algún sentido a lo decidido esta semana, de meterse al refrigerador hasta el 5 de octubre?

-El tiempo empieza a mandar en estas cosas y cuando te acercas a las municipales la mente se concentra más y se termina concluyendo la tarea. El ritmo de este redescubrimiento de la Concertación va ir más lento este año, pero finalmente va a primar la vocación de poder.

-¿En qué posición queda la DC? Se le ve en una situación incómoda, forzada por el PPD.

-En una posición muy compleja. La DC misma está en su momento de división interna más profunda desde la época en que se salió el Mapu.

-¿Qué rol puede jugar el ex Presidente Lagos en esto?

-Hoy por hoy lo que diga o no Lagos probablemente no pesa tanto en el momento de la Concertación. El está diciendo que el modelo político y económico chileno necesita un reacomodo y creo que tiene razón y el Gobierno piensa lo mismo. Por lo pronto, hoy se necesitan reformas políticas -el sistema binominal ha hecho crisis-, y una reforma a la educación, lo más importante de todo.

-En ese tema, Lagos planteó que cuando la Concertación quiso avanzar, no pudo por un veto de la derecha de 20 años.

-Ah no. Cada vez que alguien de la Concertación -que tuvo mayoría esos años y además con una Constitución firmada por el propio Lagos en que se eliminaron los senadores designados- plantea eso, es lamentable. Eso del veto de la derecha es una chiva, es absolutamente absurdo.

-¿Por qué lo plantea?

-Es una excusa para no asumir el tema, no trago ese argumento. ¿Entonces todo lo bueno que hizo la Concertación en sus 20 años fue a pesar de la derecha? ¿O la derecha ayudó? Es un disparate. Yo creo que es una mala fe, no me parece legítimo.

-¿Entonces la Concertación no tomó el toro por las astas ?

-La Concertación hizo algunas cosas en que invirtió muchos recursos: subieron los sueldos de los profesores, lo que no significa que sean adecuados hoy; implementó la Jornada Escolar Completa; gastó mucho en infraestructura y con Lagos como ministro de Educación se estableció el estatuto docente, para bien y para mal. Se hicieron muchas cosas que son el objeto de las más grandes quejas hoy, como el financiamiento compartido.

-Usted apoyó a Lagos con la idea de que Chile necesitaba un gobierno socialista exitoso. ¿Cree que en la oposición hay la misma conciencia respecto de un gobierno de derecha exitoso?

-Para nada. Lo único que quiere la Concertación, y lo ha demostrado hasta ahora, es que este Gobierno sea un fracaso. Es un error, me parece poco generoso. Lo único que parece unirlos en el trauma de la búsqueda de un destino, es la rabia de haber perdido y las ganas de volver al poder.

-¿Qué responsabilidad tienen los liderazgos de la oposición?

-Liderazgo no es una palabra que se podría usar para describirlos. Si algo falta es liderazgo. El Gobierno quizás ha sido demasiado reactivo pero ellos son nada más que reacción: no hay proposiciones ni caminos. Nadie arriesga el pellejo, son todos seguidores: seguidores de la Camila Vallejo, de la Sara Larraín... Van donde creen que va la moda. Donde veo liderazgo es en tecnócratas de la Concertación como Andrés Velasco o Eduardo Engel, que critican al Gobierno pero con argumentos poderosos. Pero en los típicos líderes políticos, Tohá, Andrade, Walker, no veo liderazgo.

-¿Le gusta la idea de Velasco candidato?

-Sería magnífico, genial. Lo más probable es que yo vote por un candidato de la Coalición, pero Velasco piensa bien, las cosas que él quiere para Chile son las que el país necesita.

"Chile no aguanta un Presidente más conservador que Piñera"

-En estos días en el Gobierno se ha especulado con un punto de inflexión ayudado por la mesa con los estudiantes y el accidente en Juan Fernández. ¿Hay un nuevo caso del tipo mineros?

-Los gobiernos no pueden vivir de accidentes, ni positivos ni negativos: deben encontrar un camino que trascienda lo coyuntural. Dicho eso, no me cabe duda de que en Chile cuando hay una tragedia, como el terremoto, la de los 33, la gente se pone reflexiva, solidaria y menos conflictiva. Si a eso se agrega el rito anual del 18 y el efecto primavera... Septiembre es en Chile un mes de inflexión y eso favorece al Gobierno. El ministro Hinzpeter lo dijo hace tiempo y hay algo de verdad en eso.

-Pero así como los mineros lanzaron a Golborne, ¿esto le allana el camino a Allamand para ser candidato?

-Allamand siempre ha tenido una opción y ahora tiene la oportunidad para hacerse conocer más. La política tiene mucho que ver con oportunidades. Uno cree que la gente se va a olvidar, pero no se olvidó cuando Michelle Bachelet se subió a un tanque. Son momentos estelares que producen efectos políticos a veces duraderos.

-¿Cómo ha ido decantando la carrera presidencial en el gabinete? ¿Qué figuras siguen en pie?

-Allamand, Golborne, Hinzpeter, la Evelyn Matthei posiblemente, a lo mejor Andrés Chadwick.

-¿Y con cuál se queda?

-Me gusta mucho Hinzpeter, es una muy buena opción pero también hay otras... Pero es bueno que haya varios candidatos.

-¿Comparte usted la idea de que uno de los temas pendientes del Gobierno es la figura omnipresente del Presidente y su estilo?

-Es súper importante que haya un Gobierno de la Coalición por el Cambio, es importante para Chile. Nadie que no fuera Sebastián Piñera, de personas visibles, habría podido lograrlo. El tenía la apertura de mente, la liberalidad de corazón que necesitaba la derecha en ese momento para ser elegible. El tiene sus defectos, sus atributos "criticados", pero que se suba a un helicóptero o algo así lo encuentro divertido, más bien. Creo que tarde o temprano el público chileno va a terminar queriendo esas cosas.

Ahora, nadie está preparado para ser Presidente de Chile, siempre hay modificaciones que se van haciendo en la conducta. El está apareciendo menos, está menos metido en minucias.

-Si Chile optó por un primer Presidente de centroderecha pero de carácter liberal, ¿hay espacio para que un próximo candidato o Presidente de la Alianza tenga un cariz más conservador?

-Creo que Chile no aguanta un Presidente más conservador que Piñera. Si la centroderecha tirara un candidato muy conservador cometería el mismo error que si la izquierda pusiera a un candidato demasiado autoflagelante. La encuesta CEP en sus preguntas sobre temas valóricos muestra a un país que no es ferozmente liberal ni tampoco tan conservador, como para seguir los dictados de la Iglesia.

-¿Ve espacio para una figura de la UDI más tradicional?

-Yo creo que no.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img