Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Alinco, a horas de entrar a la cárcel: "Metí las patas, pero otros han metido las manos"

Condenado a pasar 41 días preso en el anexo Capitán Yáber, por conducir en estado de ebriedad, el «díscolo» diputado advierte que "no voy a bajar el moño, seguiré usando mi rol fiscalizador".

por:  Mario Contreras D., La Segunda
viernes, 26 de agosto de 2011
Alinco

El diputado lleva dos libros para leer en el encierro. Anoche hizo su bolso para entrar a la Capitán Yáber.


Foto ALEJANDRO BALART

Como "normales" (así, entre comillas) define el diputado René Alinco sus últimas horas antes de entrar al anexo Capitán Yáber a cumplir los 41 días de presidio efectivo que recibió como condena por el delito de manejo en estado de ebriedad.

Confiesa que si bien ha seguido con algunas actividades como parlamentario, también ha aprovechado de compartir con su familia, y de ir a almorzar o comer a restaurantes. "Es una experiencia bastante fuerte, pero estoy tranquilo", dice.

No es primera vez que está preso. "Cuando era concejal por Coyhaique fui condenado por injurias y calumnias, por algo que le dije al alcalde DC. Estuve en la cárcel quince días. El resto de la condena de tres meses la cumplí firmando. Así que conozco la cana y debo decir que allí hay gente honorable y trabajadora".

Mientras se prepara para leer en su encierro "El Arte de la Guerra" o "Los Indignados", «dispara» asegurando que en el proceso en su contra "el capitán o teniente Neira faltó en algunas cosas a la verdad" y que "se pasó a llevar la Constitución" porque la alcoholemia a un parlamentario la debe tomar un médico, pero en su caso la hizo un enfermero.

Pero eso no es todo. El mayor de sus «misiles» lo lanza contra su ex correligionario en el PPD, el diputado Marco Núñez, a quien acusa de "filtrar" a la prensa información de la comisión de Etica en torno a su caso.

-¿Cómo está, a horas de entrar a la cárcel?

-Me da pena no estar con mi familia estos 41 días. En la Patagonia somos muy unidos. Pero las cosas son así. No estoy alegre por esta situación; tampoco es para sentirse orgulloso. Pero hay que enfrentar la vida como viene. He recibido el apoyo de mi mujer, de mis hijos, de mis amigos. También hay algunos que ahora no contestan el teléfono, que no llaman. Son gajes del oficio...

-¿Siente que estos días preso pueden darle una lección?

-Estos 41 días tendrán que servirme de experiencia para revisar mi accionar, mi conducta, para no darle flanco a mis enemigos y adversarios políticos para destruirme.

Yo aseguro una cosa: voy a salir más fortalecido de esta situación, porque es mi espíritu. Los que me quieren destruir están equivocados. En esta situación concreta yo he metido las patas, si así lo determinó la justicia, y me someto a ella, pero jamás he metido ni voy a meter las manos como hay algunos que lo han hecho y no les ha salido ni por chicha.

"Ebrio no estaba..."

-¿Sabe el régimen al que estará sometido?

-No, todavía no sé. Pero no quiero ni ando buscando privilegios.

-¿Cree que hará amigos ahí?

-Por supuesto. Si vivo en esta selva que es Santiago o Valparaíso, por qué uno no puede conocer gente valiosa que por diferentes motivos hoy está detenida. La mayoría de los grandes delincuentes de la sociedad chilena están en libertad.

-¿Usted admite que cometió algún error? ¿Conducía o no en estado de ebriedad?

-El error tal vez fue no haberme detenido en su momento, pero los uniformados no estaban con chalecos reflectantes. Ebrio yo no estaba, porque cuando hablamos de ebriedad la gente piensa que uno va curado. No es así. Es absolutamente falso. Es la palabra de carabineros y de los testigos que también eran carabineros que dicen eso. Tomé dos cervezas por una circunstancia especial, pues jugaba Chile con Uruguay. Discrepo del informe que entregó el capitán o teniente Neira, que no estaba en el lugar.

-¿Entonces?

-Obviamente yo no pude demostrar lo contrario. (Pero) creo que el proceso que se llevó en mi contra fue bastante especial. El capitán o teniente Neira faltó en algunas cosas a la verdad.

-¿Va a iniciar alguna acción legal después que cumpla la pena?

-Mi espíritu nunca ha sido la venganza. No voy a hacer nada, de ninguna manera. Las cartas ya están echadas, la condena está dictada y hay que asumirla. Pero lo que sí digo es que el desarrollo del proceso en mi contra tenía una dirección y tenía una intención.

-¿Qué intención, culparlo?

-Nunca hubo posibilidad de demostrar lo contrario, porque se cometieron irregularidades. Incluso se pasó a llevar la propia Constitución, porque cuando me detuvieron -por ser parlamentario- tendrían que haberme puesto a disposición de la Corte de Apelaciones de Valparaíso y no de la fiscalía. Y no es la única irregularidad.

-¿Hay más?

-Sí, porque la norma dice que la alcoholemia la debe tomar un médico y a mí me la hizo un enfermero .

Conmigo se cometieron muchas irregularidades. E incluso algunos atropellos a mi privacidad, comenzando por la actitud cobarde, aprovechadora y traicionera del presidente de la comisión de Etica de la Cámara de Diputados, Marco Núñez. Cuando yo fui pasado a esa instancia él filtró información diciendo que iba a ser sancionado, argumentando una serie de situaciones.

Esa misma actitud de Marco Núñez no la aplicó con otros diputados y diputadas que también han sido pasados al tribunal. No me gusta echarle la culpa al del lado ni justificar la situación que estoy pasando. Pero sí decir claramente que el tratamiento desde la comisión de Etica, desde la fiscalía, desde la Corte Suprema hacia mi persona, fue diferente. No puedo decir lo mismo del juez que me condenó, porque actuó, dictaminó y me condenó en base a los antecedentes que tenía.

Núñez, con su afán de figuración ante la prensa y su desprecio por los trabajadores, se ensañó conmigo, no tengo la menor duda de eso. Pero la vida tiene muchas vueltas y espero que al diputado, quien no merece estar en esa comisión y mucho menos ser su presidente, la vida también lo puede sancionar alguna vez.

Recordemos que él también en un tiempo fue juzgado por los PGE, situación que no se aclaró en su totalidad, seguramente por la influencia y las presiones que ejerce en la V Región. Fue citado y después de mucho tiempo fue absuelto.

Por eso yo discrepo de la actitud bastante poco solidaria de Marco Núñez hacia mi persona, situación que no aplicó con otros diputados que llegaron a la comisión de Etica por otras razones.

"Esto perjudica mi imagen y mi apoyo popular"

- ¿Cuál será su actitud al regreso de cumplir la pena?

-Yo no voy a bajar el moño, seguiré haciendo uso de mi rol fiscalizador. Y eso no significa venganza. Los que pretenden verme de rodillas están muy equivocados. Si René Alinco se pone de rodillas, es sólo para disparar.

-¿Se le complica la reelección con esta condena judicial?

-Esto me perjudica en mi imagen y en el apoyo popular. Hay algunos que se están sobando las manos. Más de algún parlamentario que fue ministro o tuvo otro cargo lo hace, porque fui crítico del gobierno de Michelle Bachelet. Me refiero a Osvaldo Andrade, Marcelo Schilling, Carolina Tohá.

En su momento ellos tuvieron poder real y no hicieron mucho. Entonces hoy día, cuando vemos un gran movimiento estudiantil, una gran movilización desde Arica a Punta Arenas y salen estos personajes a asumir banderas de lucha que antes negaron, obviamente que es preocupante. Algo es claro: en el Parlamento chileno estamos juntos, pero no revueltos. La Concertación ya es historia hace mucho rato, hay que crear un nuevo referente, escuchar realmente a los jóvenes, a los trabajadores, porque si bien los chilenos no queremos más un gobierno de derecha como el de Piñera, tampoco queremos más Concertación.

 
Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img