Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Melero: "Girardi privilegió su proyecto personal por sobre el deber de un presidente del Senado"

"¿El Gobierno ha puesto todo en la parrilla? Sí, pero el Parlamento le puede poner más todavía", asegura el presidente de la Cámara de Diputados, para quien "una mesa prelegislativa hoy tiene menos sentido", pues ahora corresponde tramitar formalmente las iniciativas que se envíen el Parlamento. 

por:  Giselle Crouchett, La Segunda
viernes, 19 de agosto de 2011
Imagen
Imagen
jQuery Carousel

"¿Que el Gobierno se quede cruzado de brazos? ¡Eso es inaceptable! Debe haber pleno respeto entre los poderes del Estado", sentencia el timonel de la Cámara de Diputados, Patricio Melero (UDI), al criticar la decisión de su par del Senado, Guido Girardi (PPD), de dar por terminado el esfuerzo que en conjunto habían llevado adelante por el diálogo en medio del conflicto estudiantil.

"No se puede condicionar a un Gobierno a que espere acuerdos para que ejerza su tarea. Girardi tiró el mantel anticipadamente y no estuvo dispuesto a refrendar lo que desde un inicio planteamos: que este diálogo se hiciera respetando el derecho del Gobierno a gobernar y del Parlamento a legislar". Para Melero, "hay un doble estándar: mientras Girardi llama al Gobierno a que se reste de enviar proyectos de ley, parlamentarios de la Concertación presentan y presentan proyectos. Una de las condiciones que se habían establecido era que el Gobierno explicitara las propuestas, y cumplió".

-¿A su juicio, Girardi faltó al fair play?

-Abandonó en parte su tarea de presidente del Senado y de segunda autoridad del país, y asumió una actitud muy militante y muy en torno a una posición que puede ser legítima, pero quienes estamos en estos puestos estamos invitados a convocar, más que a imponer nuestros particulares puntos de vista.

-Cuando llamaron al diálogo, lo hicieron en conjunto. Cuando él lo desahució, lo hizo sin usted.

-Girardi privilegió su proyecto personal por sobre el deber de un presidente del Senado, que es dar garantía a todos los sectores.

Yo consideraba que después de las propuestas del Gobierno se generaba un punto de inflexión determinante para avanzar con propuestas concretas. Esa oportunidad se perdió. Teníamos las propuestas de la Concertación; las de los estudiantes y profesores; y las tres del Gobierno. Hoy más que propuestas, lo que falta es disposición a sentarse a conversar y resolverlo democráticamente.

La semana pasada era que no había mesa de diálogo, mientras el Gobierno no fijara su posición. Y resulta que el Gobierno fija posición y el problema ahora es que "no me gusta la posición del Gobierno".

-Girardi asegura que usted y él le dijeron a Piñera, en la cena con el Presidente Santos, que no enviara los proyectos y primero consensuara una agenda con los distintos actores en el Congreso...

-Eso se lo dijo él. Yo nunca le he pedido una cosa así al Presidente. Lo que compartí con el presidente del Senado es que el Gobierno validara al Congreso como instancia para reunir a las partes en conflicto.

-¿Y cómo sigue eso?

-Yo al menos voy a seguir buscando los caminos de diálogo, pero en torno a propuestas concretas. Es inconveniente un debate en el aire. El Gobierno tiene que cumplir con su compromiso de enviar los proyectos, el Parlamento tiene que cumplir con su compromiso de legislar y convocar a todas las organizaciones, movilizadas o no. ¡Pero si es de la esencia del Parlamento cambiar las leyes que manda el Gobierno! Nunca vi, en 20 años de Concertación, que como oposición le condicionáramos el envío de los proyectos a acuerdos previos. Eso debilita la institucionalidad y perjudica el desarrollo de las democracias. ¿Qué pretendemos? ¿Anular la tarea del Gobierno?

-¿El Gobierno debiera llamar a La Moneda a los estudiantes?

-Una mesa prelegislativa hoy tiene menos sentido, cuando parlamentarios de la Concertación han tomado ya iniciativa de ley. Nadie puede decir que el Gobierno no ha corrido el cerco respecto de lo que originalmente pensó, pero hay un límite.

No se le puede pedir a un gobierno elegido por mayoría que se aleje de sus principios. Y en dos meses ha hecho más de lo que hizo la Concertación en 20 años en educación, y eso no se valora. Esperaría que la autocrítica que a muchos parlamentarios de la Concertación les he escuchado respecto del modelo educacional se tradujera en colaborar más y no oponerse a todo. A veces se pierde el sentido del bien común.

"La Concertación está jugando con la estabilidad del país"

-¿Está en juego la gobernabilidad?

- Siempre van a existir grupos que tienen un ánimo de revancha hacia un gobierno de derecha, respecto a lo que fue la Unidad Popular. Esos grupos radicales no gozan de adhesión en la sociedad. Lo importante es no distraerse por la acción de los radicalizados. El Gobierno tiene que responder al conjunto de la sociedad sin caer en lo que pretenden los grupos muy ultra .

-¿Son grupos minoritarios?

-Sí, pero me gustaría escuchar de parte de sectores de pensamiento democrático una condena más explícita a esa forma de actuar. A la Concertación le está haciendo mucho daño la excesiva confianza que tiene en que no necesita moderar su discurso porque tienen a Michelle Bachelet. Ese camino está generando un nivel de polarización en la discusión que es preocupante.

Tendrían otra actitud si se dieran cuenta que tienen que construir liderazgos: tienen 17% de adhesión y actúan como si tuvieran el 50%, y están jugando con la estabilidad del país. Noto a algunos dirigentes de la Concertación como engolosinados con lo que está ocurriendo, lo ven como una oportunidad de oposición, pero no se dan cuenta de que están generando un cuadro que, si llegaran nuevamente a gobernar, se les haría muy difícil. Este conflicto habría ocurrido igual si hubiera ganado Frei, porque éste es un conflicto de la clase media, de expectativas no cumplidas.

-¿Ve al Gobierno sobrepasado?

-No. Al contrario, lo veo tomando decisiones y haciendo concesiones dentro del límite de lo que son nuestras ideas. Y creo que hemos llegado a ese límite. El paso siguiente es dejar de lado principios intransables: libertad de educación, derecho de los padres a resolver la educación de sus hijos; proveedores mixtos, públicos y privados.

-Pero en términos de lo que el Estado puede hacer, ¿el Gobierno tiró realmente toda la carne a la parrilla? En el costo de los créditos, los diputados pedían UF+0.

-En eso consiste justamente que los proyectos se manden al Congreso.

-En tener margen de negociación...

-¡Por supuesto! ¡Es la esencia de deliberar con el gobernante para que las leyes se adecuen a la visión del Parlamento! El bono bodas de oro era bastante más restrictivo de lo que se aprobó; el 7%, el posnatal. Cuando veo a los parlamentarios pidiendo un plebiscito para esto, me sorprende, porque se auto restringen sus atribuciones. ¿El Gobierno ha puesto todo en la parrilla? Sí, pero el Parlamento le puede poner más todavía.

-Pepe Auth dijo que el Gobierno puso sólo "interiores" y que "falta la carne: el lucro".

-Me preocupa que por tanto estirar la cuerda, se termine cortando; por pedir tanta carne a la parrilla, se queme el asado. Que no se valore la democracia representativa como instancia para llevar adelante los cambios y cedamos a las presiones de la calle, más allá de los límites de lo que un sistema democrático debe aceptar. Que nos vayamos al esquema de los blancos y negros y de imponer "mi posición y si te gusta bien y si no, no".

-¿Se pueden ver al final todos sobrepasados?

-Nos podemos ver en una situación difícil de revertir. Tenemos que validar nuestro sistema democrático representativo e institucionalidad.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img