Política
Compartir | | Ampliar Reducir

Simonetti y el AVP: "Bachelet habría tenido una derrota política; Piñera tendrá una victoria"

Escritor y fundador de Fundación «Iguales» fue una de las figuras clave del Acuerdo de Vida en Pareja. Tras envío del proyecto al Congreso, revela rol de Hinzpeter y María Luisa Brahm en las conversaciones y acusa "fundamentalismo religioso" en algunos UDI.

por:  Tomás Martínez, La Segunda
miércoles, 10 de agosto de 2011
Pablo Simonetti

Foto RICARDO ABARCA

Desde fuera del departamento de Pablo Simonetti se escucha cómo el escritor responde a viva voz una entrevista telefónica. Y es que ayer su día fue así: un sinfín de reuniones y conversaciones para dar su visión sobre el emblemático anuncio del Presidente Piñera de enviar el proyecto de Acuerdo de Vida en Pareja (AVP), una de las promesas de su campaña pero que sin embargo generó fuertes divisiones al interior de la Alianza.

En sus manos, Simonetti tiene el detalle del texto, subrayado y con anotaciones punto por punto, con lo que critica y lo que destaca. Lo primero que hizo tras la ceremonia en La Moneda fue reunirse con un grupo de abogados a revisar el proyecto, lo que será tema de un debate más profundo hoy a las 18:00 horas en el GAM, donde se realizará el primer consejo consultivo de la Fundación «Iguales», entidad de la que es fundador.

Ayer, minutos antes del esperado anuncio, Simonetti y otros representantes de la comunidad gay se reunieron con Piñera en el Salón Azul. "Le pedimos, y él se comprometió a ello, que no fuera sólo un proyecto de ley. Este es un proyecto de Sebastián Piñera, él quiere que sea aprobado en su mandato".

- ¿El proyecto lo deja satisfecho o esperaba más?

-El proyecto tiene cosas positivas. Considera una compensación económica para el contrayente más desposeído en caso de separación, considera derechos hereditarios, aunque están reducidos respecto de los derechos hereditarios del matrimonio. En ese sentido nos parece que el proyecto está bien orientado, pero al mismo tiempo tiene contradicciones muy elementales, como que la comunidad de bienes que se establece es la más débil de todas. Otra es que los problemas que deriven del AVP serían tratados por un Juzgado de Letras, no de Familia.

- ¿El rol de la Fundación «Iguales» aceleró los tiempos?

-Creamos una interlocución razonable y franca con el Gobierno. El proyecto estaba desintegrándose en la Segpres con el ministro Larroulet. El estaba bajo mucha coerción por las iglesias y por una parte importante de la UDI. En ese minuto Hinzpeter entró en la cancha y cambió el camino, cosa que le valió un raspacacho bastante doloroso de parte de la UDI, con la carta de los diputados. Lo que sí logró fue que el Presidente se hiciera cargo. Yo no sé a ciencia cierta si hubo presiones, pero sí me doy cuenta que Larroulet estaba inhibido. Hinzpeter al tomar el tema se desligó de una serie de ataduras que demostraba tener Larroulet y pudo darle un aire inclusivo.

- ¿Se reunió con María Luisa Brahm durante este proceso?

-Sí, un par de veces, pero mantuvimos el contacto, telefónico o por email. Vimos diferentes minutas del proyecto y discutimos aspectos esenciales. El Gobierno tuvo interés de anticiparnos el proyecto en la forma de una minuta, pero en ningún caso es que lo haya sometido a un escrutinio legal o muy exhaustivo.

- ¿El ingreso de Chadwick al gabinete ayudó al proceso?

-Yo creo que este proyecto fue asumido con la determinación que hemos observado por el propio Presidente. Es él quien le encargó a María Luisa Brahm sacarlo adelante lo antes posible. Lo que sí logró Chadwick fue generar un colchón político que lo sostuviera, y también sirvió mucho que conociera del tema. Tampoco le podemos quitar a Allamand la iniciativa, pero ahora está más dedicado a Defensa. Este proyecto nace de la convicción profunda del Presidente, y a través de quien más sentí esa convicción fue María Luisa Brahm. Ella es un brazo articulado del Presidente.

"Bachelet se la podría haber jugado más"

- ¿Cree que con Lagos y Bachelet no se avanzó en el tema?

-Es que ocurrieron cosas muy trascendentales para que el espacio cambiara por completo. Por ejemplo, hoy la DC en su gran mayoría está a favor.

- ¿A los ex Presidentes de la Concertación les faltó jugarse más?

- Sí, como se la está jugando Piñera respecto de sus partidos. Bachelet se la podría haber jugado más respecto de la DC, pero tenía un atenuante y es que no tenía ningún piso político para aprobarlo. Si enviaba un proyecto iba a recibir el rechazo transversal de la derecha.

Yo fui en algún momento cercano al gobierno de Bachelet y claro que me sentí en lo personal desilusionado, pero si no tienes ninguna posibilidad de pasar una ley, ni siquiera mandas el proyecto. Por el contexto sociopolítico y cultural, Bachelet iba a ganarse una antipatía en la ciudadanía y también iba a tener una derrota política. Piñera ahora se está ganando la simpatía de la sociedad y además va a tener una victoria política.

- Hay un sector de la UDI, encarnado por Kast y Arenas, donde incluso rechazan la idea de legislar.

-No me sorprende, es una opinión que nace de un fundamentalismo religioso que pretende generar una imagen unívoca de la sociedad, de decir que sólo hay un tipo de familia y que ésta se constituye a través de un hombre y una mujer, cosa que está tan alejada de la realidad y es tan poco inclusiva, que me asombra.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img