Política
Compartir | | Ampliar Reducir

El balance crítico y los planes de independencia de Novoa, tras el cambio de gabinete

Tras semanas de silencio, el senador UDI delineó su perfil en esta nueva etapa del Gobierno: conservar su "libertad" y reforzar a su partido. 

por:  M. Eugenia Fernández G.
viernes, 05 de agosto de 2011

Foto ALFONSO DIAZ

Se declaró «en reflexión» y guardó silencio por semanas.

Cargado de dudas por el efecto que tendría el cambio de gabinete, el senador UDI Jovino Novoa partió a Bruselas unos días después y se reintegró a principios de esta semana a una bancada en que faltaban dos de sus «históricos»: Andrés Chadwick y Pablo Longueira. Su diagnóstico -que compartió con su círculo cercano, con el timonel UDI Juan Antonio Coloma, la mesa, y algunos diputados jóvenes de la tienda- era claro: la UDI estaba arriesgando "demasiado" al incorporar a dos de sus vicepresidentes al gabinete.

A todos ellos confesó que, a su juicio, el partido exponía, primero, su "independencia" respecto del Gobierno, que se había manifestado de forma concreta con la carta que 35 diputados entregaron, cuestionando la conducción política del ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter; segundo, generar una "mala imagen pública" por la batahola interna que significó el reemplazo de los nuevos ministros en el Congreso; y tercero, aparecer como "desvestidos" en el Senado.

Disconforme y escéptico, Novoa volvió de Europa con una convicción: mantenerse como «el» histórico UDI independiente y abocarse al trabajo interno y al futuro del partido.

Su primera señal

Fue este miércoles cuando el ex presidente gremialista dio la primera señal de lo que será su perfil. Esa mañana, no dudó en negarse cuando los senadores de su bancada le pidieron que asumiera como jefe del grupo.

Según cuentan quienes participaron de la reunión -en la que finalmente se eligió a Hernán Larraín y Gonzalo Uriarte-, Novoa planteó que asumir el cargo implicaría acudir todos los lunes al comité político en La Moneda, y que ello lo haría perder "más independencia de la que ya perdimos" con el ajuste.

Para muchos gremialistas la posición del senador es incomprensible, sobre todo porque participó en dos conversaciones clave con el Presidente Sebastián Piñera para la conformación final del nuevo equipo, en las que le manifestó directamente lo que pensaba sobre una eventual modificación.

La primera vez fue el viernes 15 de julio, en el cumpleaños de Coloma, cuando el propio gobernante se le acercó para preguntarle su opinión sobre el tema. La conversación fue de carácter coloquial. Pero al día siguiente lo hizo formalmente, en la reunión que sostuvo -junto con Coloma y Chadwick- con el Mandatario, en su casa.

Ahí, Novoa y el timonel UDI insistieron a Piñera que, si quería hacer un cambio, éste no podía involucrar sólo a la vocera Ena von Baer -opción que parecía segura-, sino que debía partir por el corazón de la conducción política y la forma que se tomaban decisiones en el Gobierno. Es decir, por el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter y -aseguran algunos- por la jefa de asesores de la Presidencia, María Luisa Brahm. El entorno del senador niega esto último. Su carta para reemplazar al jefe de gabinete era Chadwick.

Por ello, el balance tras su «reflexión» es crítico respecto de los efectos del ajuste. Si bien ha reconocido que se "repartió el poder" en La Moneda con el ingreso de Chadwick a la vocería, y que el ingreso de Longueira "da potencia al Gobierno", es escéptico de un cambio en la toma de decisiones. "Si el Presidente quiere tomar una decisión, va a seguir consultando a Hinzpeter, a Felipe Bulnes", dijo esa semana a un grupo de cercanos.

Novoa, además, piensa que el Presidente hizo un cambio que, a su juicio, dejó en una situación vulnerable a la UDI por dos razones. Primero, porque se comprometió "demasiado" con el Gobierno: a diferencia de dirigentes como Coloma o Longueira, que han planteado que el éxito de ambos está entrelazado y por tanto hay que comprometerse a fondo, su opinión -compartida por las generaciones más jóvenes del partido- indica que el partido debe conservar una "sana independencia". Su temor: que un mal desempeño del Gobierno defina la suerte de la tienda.

Y segundo, porque -lejos de hacer caso a los reclamos de RN por un desequilibrio en el gabinete a favor de la UDI- ha planteado que en esta pasada el gremialismo "tiene mucho más que perder", pues ha potenciado a pocos rostros nuevos a partir del Gobierno, y tiene "mucho más que defender" en términos electorales, pensando en que mantiene gran parte de las alcaldías de capitales regionales y la bancada de diputados más grande.

Su obsesión: reforzar la UDI

En su mandato de «independencia» la prioridad la tiene una tarea: reforzar a la UDI. En esa línea, planteó esta semana que ni Chadwick ni Longueira -con quienes ha tenido poco contacto desde que asumieron en el Ejecutivo- deberían dejar sus vicepresidencias, lo que fue solicitado por el Presidente Piñera. Y que ambos debieran destinar un tiempo fijo a la semana a temas internos del partido.

También criticó con fuerza el episodio de las peleas al interior de la tienda por el reemplazo de los dos ministros en el Senado, donde reconoció que hubo "un antes y un después" en la UDI, tras la quiebra de confianzas y amistades por el tema. En esa línea - tras haber impulsado su salto al Senado y para reforzar la posición del partido-, cercanos a Novoa apuntan que no ve con malos ojos una nueva incursión del diputado José Antonio Kast para la presidencia UDI. Sobre todo en este tiempo en que reina una mala evaluación ciudadana al Gobierno, cree -dicen en su entorno- que hay que retomar las ideas propias de la centroderecha, dejando atrás iniciativas como la reforma tributaria. De hecho, ayer jueves, en una reunión con su círculo más estrecho, planteó que los lapidarios resultados de la encuesta CEP se debieron a que "tratan de quedar bien con Dios y el Diablo".

 
Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Política

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img