Nacional
Compartir | | Ampliar Reducir

Islas de calor: Los lugares de Santiago donde hay 10 grados más que el promedio

El fenómeno se concentra en distintos sectores de la ciudad, a diferentes horas. Urbanización y destrucción de áreas rurales son las causantes, según estudio de la Universidad de Chile.  

por:  La Segunda
viernes, 30 de enero de 2015

Las comunas destacadas pueden llegar a tener cerca de 10 grados más que el resto de Santiago, a eso de las 16 horas.


Por Martín Romero E. 


No corre una gota de viento en la esquina de avenida La Paz con calle Artesanos, en la comuna de Recoleta.

Son las 15: 45 horas de este miércoles y la aplicación de un iPhone marca 31 grados. Pero es mentira, porque se siente mucho más calor. En ese lugar, Margarita Cabezas, se ampara en la sombra de un viejo edificio de dos pisos. Vende flores en un puesto callejero.

"Esto no se soporta, llega a salir aire caliente del piso", dice. Pero lo peor, cuenta, pasa un par de horas después cuando la sombra se va: "Ahí tengo que poner unas cortinas para evitar que las flores se pudran y a eso de las seis, cuando me voy, cruzar hacia el metro Cal y Canto es inaguantable".

Como siempre hay dos caras, más hacia el poniente, en Independencia con Borgoño, Miriam Lezama se solaza: "Con estos calores lo vendo todo". Se refiere a los cuatro paquetes de botellas de agua mineral que vende cada día.

"Uno siente más calor, hay mucho cemento y nada de sombra", apunta un agobiado comprador.

La frase es más que una opinión. En ese lugar la sensación térmica supera los 40 grados. ¿Cómo se explica?

Islas en medio de la ciudad

Hace cuatro años el profesor Hugo Romero, doctor en Geografía y Ordenación del Territorio, académico del Departamento de Geografía de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile y Premio Nacional de Geografía 2013, comenzó a trabajar junto a su equipo en un mapa que reflejara la distribución de las temperaturas en la ciudad.

Así pudieron establecer que en la capital se da el fenómeno de las 'islas de calor'.

"La ciudad es un mosaico de paisajes diferenciados y cada uno de estos paisajes, en función de su textura, de su materialidad, absorbe y emite calor. El concreto, los techos, las paredes de los edificios y el asfalto de las calles son materiales que absorben una gran cantidad de calor durante las horas de insolación directa, que queda retenido por esos cuerpos, y que luego reemiten a la atmósfera. El concepto de 'isla de calor' alude a la presencia de estas superficies y se caracterizan por registrar temperaturas que exceden en varios grados la temperatura que se puede medir en otros sectores de la ciudad", explica.

Es decir, las 'islas de calor' se generan a partir de la urbanización. "Si se eliminan las áreas rurales y la vegetación natural y las reemplazas por superficie construida de cemento, estas islas van a seguir aumentando. Un mall te puede significar un incremento de 5 grados de temperatura ya que es sólo cemento y estacionamientos", añade.

Las diferencias sorprenden: Romero dice que en las mañanas de verano una 'isla de calor' puede llegar a tener entre 3 y 5 grados más que el resto de la ciudad. Al mediodía esa diferencia puede llegar a ser de 10 grados, mientras que en la noche el contraste va entre los 5 y 6 grados.

Estas islas, apunta Romero, varían de ubicación conforme al paso del día:

- A las 9:00 horas, se ubican en el sector de avenida Santa Rosa y la Gran Avenida, entre Vicuña Mackenna y General Velásquez con temperaturas que van entre 22 y 23 grados. La diferencia se marca con el área al oriente de Américo Vespucio, que registra temperaturas de 18 grados en promedio.

- A las 16 horas, las 'islas de calor' se forman en el sector de la ribera norte del Río Mapocho, en comunas como Independencia, Recoleta y Renca, con temperaturas que llegan entre los 34 y 36 grados. A la misma hora, al oriente de Américo Vespucio, hay entre 25 y 26 grados.

- A las 22 horas, las islas se concentran en varios sectores de la ciudad: al norte de Alameda -superando la ribera norte del Mapocho-, en el sector de Apoquindo, al norte de Irarrázaval y al oriente de Vicuña Mackenna con temperaturas de hasta 22 grados. Las temperaturas más frescas se dan en el sector suroriente, con 18 grados.

Según Romero, estas variaciones se deben a la radiación solar que afecta la superficie de la ciudad en las diferentes horas del día. En la mañana, la cordillera proyecta sombra sobre el sector oriente y a la misma hora los suelos de cenizas volcánicas del poniente almacenan energía.

"La parte de la ciudad con más vegetación absorbe la energía consumiendo calor, disminuyéndolo. Las áreas con menor vegetación, absorben energía y emiten calor más rápidamente", añade.

La barrera de Vicuña Mackenna

En términos generales, afirma Romero, existe una clara diferenciación en las temperaturas que hay entre el poniente y el oriente de Santiago: "Eso es en función de la vegetación que hay en ambos sectores. En todos los mapas termales que captan los satélites se nota esta diferencia y Vicuña Mackenna aparece como una frontera natural".

Otro factor que también contribuye es la altura de la capital. Según datos del académico, cada 100 metros de altura la temperatura baja 0.1 grados: De esta forma la diferencia que hay entre Quinta Normal (que está a 400 metros de altura) y la calle Álvaro Casanova en Peñalolén (860 metros de altura) puede llegar a ser de medio grado.

Como contraparte a las 'islas de calor' están las 'islas frías', que se agrupan en las zonas de áreas verdes. "Mientras más volumen vegetal tengan, juegan un rol más enfriador y humidificador", señala Romero.

Estas últimas están ubicadas en zonas como la Quinta Normal, el Parque O'Higgins y el Parque Metropolitano. También en las superficies agrícolas próximas al aeropuerto de Cerrillos.

"Un parque o un patio grande completamente arborizado y con pasto significa una reducción de 1.5 grados al mediodía", indica el experto.

Un verano más caliente

Como si la formación de las 'islas de calor' no bastara, este verano ha sido particularmente caluroso.

De acuerdo al jefe de la Oficina de Estudios de la Dirección Meteorológica, Juan Quintana, enero ha tenido una temperatura media de 31.2 grados, un grado más que el promedio histórico.

Incluso, apunta, la zona austral del país ha batido varios récords. "La Región de Magallanes, el miércoles pasado, registró temperaturas de 27 grados a las 11 de la mañana, cuando lo normal para la época es de 15 grados".

Según un estudio de la NASA -hecho público hace dos semanas-, 2014 fue el año más caluroso desde que se tienen registros (1880), con 0,69 grados por encima del promedio. Además, nueve de los diez años más cálidos de la historia han ocurrido desde el año 2000 a la fecha.

-¿Qué pronóstico hay para Chile este año?

-Hasta ahora la temperatura del océano Pacífico, que determina qué clima tendremos, es de absoluta normalidad, y no hay señales que permitan decir que este será un año lluvioso.

Experiencia internacionales: "Construcciones debe mitigar el calor de la ciudad"

Para el profesor Hugo Romero, como las construcciones son las principales causantes de las 'islas de calor', deberían ser ellas mismas las que las mitiguen.

"Debería existir en Chile, lo mismo que en algunas ciudades europeas. Ahí, cuando se propone una construcción o una urbanización y que va a significar para esa zona un aumento en la temperatura, hay que compensar a la ciudad. Por ejemplo, con jardines en esos bloques de edificios o los llamados 'techos verdes' o las 'paredes verdes' que ya se ven en algunas partes de Santiago".

Lo otro, apunta, es más sencillo: cambiar el color de las superficies. "Hoy en Atenas y en otras ciudades griegas o en España, donde hay mucho calor y donde las temperaturas superan los 40 grados, están comenzando a pintar las paredes y los techos de colores claros para aumentar la reflexión y disminuir la absorción", explica.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Nacional

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img