Educación
Compartir | | Ampliar Reducir

Comisión Simce propondrá bajar número y frecuencia de pruebas

Entregará informe en los próximos días. El año pasado se midieron, en todos los colegios del país, los aprendizajes de seis asignaturas en seis cursos.

por:  La Segunda
jueves, 29 de enero de 2015

Por Jéssica Henríquez D. 


Reducir la cantidad de pruebas Simce, su frecuencia y la cobertura con que se tomen será una de las recomendaciones que contendrá el informe de la "Comisión Simce", que próximamente será entregado al Ministerio de Educación.

Si bien el tema no generó consensos unánimes dentro del grupo de 14 expertos que a mediados de junio fueron mandatados para revisar el sistema de evaluación de aprendizaje chileno (cuyo principal insumo es el Simce), recoge parte de las críticas que desde fines de 2013 arrecian contra la única prueba estandarizada que se aplica en todos los colegios del país, las que incluso piden su eliminación.

El Simce se aplicó por primera vez en 1988 para medir los logros de aprendizaje del sistema escolar. Pero en estos 16 años de aplicación, la cantidad de mediciones se extendió, llegando el año pasado a medir 6 asignaturas en 6 cursos.

"Claramente hay consenso total en bajar el número de pruebas. En lo que no todos están de acuerdo es la magnitud de la disminución", explican quienes conocen el informe.

La propuesta contempla reducir la cantidad de exámenes censales (en todo el país) y elevar las muestrales para darles más profundidad a los resultados -para tomar las medidas correctivas- e incorporar nuevas temáticas que permitan monitorear factores asociados al aprendizaje que son fundamentales en ese proceso. Por ejemplo, convivencia escolar.

Postura antiranking

Pero la mayor propuesta de cambio, agregan, es "en el uso y el foco del Simce, para que sea más constructivo para las escuelas y no tan punitivo. Se recomienda transformarlo en un instrumento más integral de apoyo a profesores y directivos, evitando clasificar colegios y ranking".

De esta manera el examen dejaría de ejercer presión sobre las escuelas (y éstas sobre los alumnos), trasladando el foco en el apoyo pedagógico que el Ministerio de Educación debería brindar a los colegios con problemas. "El Simce resuelve muy bien el tema del diagnóstico de las escuelas y la superintendencia está fiscalizando que las normas se cumplan, pero falta fortalecer los mecanismos de apoyo a los colegios con malos resultados", detallan.

Pero esta postura antiranking desafía al propio sistema educativo, ya que la Agencia de la Calidad de la Educación está en pleno período de marcha blanca (ya lo postergó un año), para ordenar las escuelas en 4 categorías según su desempeño y según la cual puede incluso establecer el cierre del establecimiento en pro de garantizar la calidad. "Hay que repensar el tema del ordenamiento, porque finalmente es un ranking (...) Además, la ley dice que la metodología, una vez establecida, no puede ser corregida antes de 4 años. Es absurdo", agregan.

Metodología cuestionada: Problemas para ordenar escuelas

La Agencia de la Calidad es la encargada de hacer el ordenamiento de las escuelas (según metodología establecida por ley) e identificar las que requieren apoyos urgentes. "La ley dice que la calidad de las escuelas no sólo debe medirse por lo cognitivo, también por el desarrollo social y personal de los estudiantes", dice el profesor de la Facultad de Matemáticas y Educación de la UC, Erneso San Martín.

Pero, agrega, "la metodología que se usa para clasificar los colegios construye un indicador dándole un 67% de ponderación al Simce y un 33% a lo otro. Después se hacen correcciones y se ordenan los colegios. Es mucha mezcla, es difícil hacer interpretaciones educacionales, así que deberíamos probar otras metodologías en paralelo".

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Educación

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img