Nacional
Compartir | | Ampliar Reducir

Pedro Montt, el emblemático técnico de la DC en la reforma educacional

Especialista en proyectos de ley, ha tramitado el Estatuto Docente, la JEC, la SEP y la Ley General de Educación.

por:  Jéssica Henríquez D.
miércoles, 10 de diciembre de 2014

"Uno cumple funciones reservadas para la Patria... más que eso, es enredar las cosas".

Así responde Pedro Montt Leiva -emblemática figura técnica de la DC en temas educacionales- cualquier posibilidad de entrevista sobre el avance del proyecto de ley que pone el fin al lucro, copago y selección, que fue aprobado anoche (en general) en la comisión de Educación del Senado y que se votará la próxima semana en la Sala.

El tema no le es ajeno a este profesor de Ciencias Naturales y Química de la UC.

Participó en casi todas las sesiones en la Cámara donde organizaciones sociales presentaron sus reparos a la iniciativa, trabajó en la redacción de las indicaciones que presentaron los diputados de su partido y estuvo en las conversaciones con la Iglesia Católica para destrabar la tramitación del proyecto.

Es reconocido como uno de los expertos en temas legislativos de la DC. No en vano ha hecho carrera gestionando proyectos de ley en educación (ver recuadro).

Pero a Montt le gusta cultivar un bajo perfil. Es frecuente verlo caminando por los pasillos del Congreso sin terno ni corbata, a veces de jeans, sólo con sus lentes y su mochila llena de papeles, pasando casi por profesor universitario.

"Asegurar gobernabilidad"

Sabe que en este minuto su partido es "la niña bonita" en el baile de la reforma y que el futuro del proyecto se jugará en enero, cuando se vote en particular.

En las últimas dos semanas, junto a Gonzalo Duarte (ex alcalde), ha realizado tres intensas sesiones de trabajo con los senadores DC para afinar las indicaciones que presentarán a más tardar a fin de mes.

El primer objetivo -ha señalado a sus cercanos- es "asegurar la gobernabilidad del sector" y lograr la tan ansiada calidad de la educación "con reglas razonables para todos los actores". Y eso incluye a los sostenedores de colegios particulares subvencionados y la Iglesia, áreas con las cuales la DC tiene especial conexión.

Pero el trabajo es más ambicioso. La idea es que las indicaciones que salgan de la DC no sean sólo del partido, sino de la Nueva Mayoría y que se transformen en una suerte de carta de navegación que permita un voto articulado del bloque.

"No puedo, soy subsecretario"

No es nuevo en estas lides. A su haber tiene la tramitación legislativa del Estatuto docente, la Jornada Escolar Completa (JEC) y la Subvención Escolar Preferencial (SEP). Capítulo aparte fue la tramitación de la Ley General de Educación (LGE) -que modificó la LOCE tras la revuelta estudiantil de 2006 conocida como "pingüinazo"- y que pasó a la historia por la foto con los brazos en alto de dirigentes de gobierno y oposición.

Hace pocos días le preguntaron si esta tramitación era más fácil que la LGE (que demoró dos años), considerando que el gobierno tiene mayoría en el Congreso. Su respuesta fue que "cuando eres mayoría es todo más difícil, porque las peleas son internas y es más fácil dejar heridos del mismo bando".

Quienes lo conocen los describen como una persona "sencilla, de buen trato y que habla con tal convicción que uno se queda pensando lo que dice".

Es obsesivo y -según sus cercanos- se reconoce como tal. Incluso, aseguran, admite que esa actitud le ha generado varios costos personales.

Cuentan que cuando era subsecretario de Educación, un día lo llamaron por teléfono para recordarle que tenía un compromiso familiar con uno de sus hijos. Su respuesta fue automática: "No puedo ir, soy subsecretario".

En esa misma época se le declaró diabetes. A su predisposición genética a la enfermedad, se sumó una mala alimentación, trastornos de sueño y estrés.

"Al final tocó fondo, le costó darse cuenta que nadie es imprescindible y que no se podía seguir jugando la vida en su trabajo", dice un amigo. Y agrega que aunque ha trabajado el tema los últimos años, "no ha sido fácil, le cuesta todavía".

 Su carrera partió con Lagos en el mineduc:

Montt partió su carrera ministerial en 1992, con Ricardo Lagos como ministro de Educación.

Su misión era dirigir el equipo que implementó los proyectos de mejoramiento educativo MECE Básica, del Banco Mundial.

Después se convirtió en jefe de gabinete de varios directivos de esa cartera y del ministro Sergio Molina (DC), quien le encargó liderar la gestión legislativa.

Ahí empezó a especializarse en ese tema: trabajó en los proyectos de Estatuto Docente y la Jornada Escolar Completa (con el ex ministro José Pablo Arellano).

Tras estar casi 3 años junto a su familia a Inglaterra -donde estudió y trabajó- regresó al ministerio invitado por la entonces ministra Mariana Aylwin, donde fue jefe de Educación General y luego subsecretario.

Trabajó con el ex ministro Sergio Bitar en la tramitación de la Subvención Escolar Preferencial (SEP) y con la ex ministra Yasna Provoste la Ley General de Educación (LGE), la misma que quedó en la retina por la fotografía de los brazos en alto.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Nacional

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img