Solidaridad
Compartir | | Ampliar Reducir

Ximena Abogabir, ambientalista: "Irse a la granja a hacer el pan es una opción para poquitos"

Fundó Casa de la Paz hace 30 años y trabaja en alianzas entre empresas y comunidad para superar conflictos.

por:  Loreto Lavín C.
viernes, 11 de octubre de 2013

Abogabir es periodista, pero ha dedicado su vida al cuidado del medio ambiente.


Hace 30 años, cuando Ximena Abogabir hablaba de contaminación ambiental era considerada una hippie excéntrica que quería vivir en la cordillera. Entonces, con una orientación, pero sin un plan, fundó Casa de la Paz, donde alineó su vocación con su trabajo.

-¿Por qué Casa de la Paz?

-En los 80 el tema era la Guerra Fría y restablecer las democracias en América Latina. En los 90, superada la guerra, entendimos que el tema medioambiental era una prioridad. Y en los últimos años, como sabemos que los gobiernos no van a resolver los problemas, trabajamos creando alianzas entre el sector privado y la sociedad civil para lograr cambios.

-¿Medioambientalistas que conversan con las empresas?

-La gente quiere trabajo y aumentar sus ingresos, hacerse los lesos con eso sería una locura; esto es lo que dejó marginado al movimiento que llamaba a la gente a la granja de la abuela y hacer el pan, pero esa era una opción para poquitos. Las grandes mayorías sí querían una mejor calidad de vida.

-¿Cómo les ha ido en la relación con la empresas?

-Cuando llegan empresarios a Casa de la Paz buscando experiencia en resolución de conflictos para mejorar su relación con las comunidades, se encuentran con la respuesta: "Sí, pero". La fundación no es sólo asesorar, ponemos condiciones, lo que aleja a muchas compañías que no están preparadas para incorporar la temática ambiental. Tenemos como misión lo socioambiental y como prioridad la sustentabilidad.

-¿Y qué dice la experiencia?

-A finales de los 90 las primeras empresas que recibían un mandatos para hacer "algo por la comunidad" se preguntaban ¿qué es la comunidad? ¿qué hacemos? Muchos piensan que captando líderes y creando fondos concursables pueden seguir haciendo las cosas como antes. Dones lo que dones, si no te haces cargo de tus impactos, la buena voluntad no va a estar. Si tú le das a la comunidad beneficios, los van a recibir; pero si sigues impactando y deteriorando el medio ambiente, vas a tener problemas.

-¿Despertaron las comunidades o sólo hay activismo?

-Todavía hay gente que piensa que el despertar de las comunidades es cosa de activistas como en Freirina, donde quienes iniciaron el movimiento fueron las tías del jardín desesperadas por las náuseas de los niños. Querer echarles la culpa a los "activistas" es querer poner el problema afuera.

-¿Hay relación entre medio ambiente y pobreza?

-Cuando hay episodios de contaminación, los niños más afectados son los que viven en ambientes fríos. Las mamás van al consultorio sin plata, por lo que el drama es infinitamente mayor. Preocuparse de que no haya contaminación es un asunto de toda la sociedad. Hoy, cuando se habla de pobreza se habla de calidad de vida y para ello el entorno es fundamental. Estudios han demostrado que las zonas que no poseen árboles tienen dos grados menos de temperatura en invierno y dos grados más en verano. Es anacrónico no observar la relación entre el deterioro ambiental y la calidad de vida y, sobre todo, que los mayores impactos lo sufren los grupos más vulnerables. El tema es la equidad ambiental: ¿dónde se van las plantas de tratamiento de aguas servidas, los rellenos sanitarios y las termoeléctricas? Los pobres, además tienen que cargar con las consecuencias del deterioro del medio ambiente.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Solidaridad

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img