Nacional
Compartir | | Ampliar Reducir

Partió juicio por crimen de Daniel Zamudio: "Historia de horror y padecimiento infinito"

Así calificó el fiscal del caso la muerte del joven el 3 de marzo del año pasado. Imputado aseguró que las marcas del tipo nazi "fueron para despistar a la gente". Defensores aseguran que Ministerio Público no tiene pruebas suficientes.

por:  La Segunda
lunes, 23 de septiembre de 2013
zamudio

Acusados llegando a la audiencia de hoy en el 4º Tribunal Oral en Lo Penal de Santiago.


Foto Ricardo Abarca/La Segunda

Ley Antidiscriminación: Hitos a un año de vigencia

Aunque el proyecto fue ingresado en marzo de 2005 por el gobierno del entonces Presidente Ricardo Lagos, debieron pasar siete años y la muerte de Daniel Zamudio para su aprobación. Así, la Ley Antidiscriminación -rebautizada como Ley Zamudio- recibió urgencia de la actual administración un día después de la muerte del joven gay, y fue finalmente promulgada por el Presidente Sebastián Piñera en julio del 2012.

La normativa no sólo se refiere a actos homofóbicos, también a los relativos a raza, religión o discapacidad.

En un año de vigencia, según cifras del Poder Judicial, se han ingresado 29 causas a tribunales invocando esta norma : 11 en cinco meses del año pasado y 18 durante el primer semestre de 2013, lo que muestra una tendencia al alza. Cuatro, en todo caso, han llegado a término.

La primera condena, en diciembre, obligó a un motel a pagar 50 UTM ($2 millones) por prohibir la entrada a una pareja de lesbianas.

"Como toda ley nueva, necesita rodaje, porque aún es poco conocida", dice el vocero del Movilh, Jaime Parada. "Estamos en una campaña para empoderar a la ciudadanía y capacitar a los servicios públicos y privados que pudieran ser objetos de demandas".

En el marco de la ley, fuera de tribunales también se han producido otros hitos. Hace un año el Ejército debió eliminar un instructivo que rechazaba reclutar homosexuales. Y en abril se terminó la prohibición que impedía a los gays donar sangre.

"Una historia de horror, padecimiento infinito de la víctima, lesiones inhumanas y torturas, desprecio por la vida, jactancia del mal e indolencia ante el sufrimiento".

Así describió el fiscal Ernesto Vásquez el crimen del joven homosexual Daniel Zamudio, al comenzar el juicio oral contra los cuatro acusados por la brutal golpiza ocurrida la madrugada del 3 de marzo de 2012 en el parque San Borja.

Por el crimen, Patricio Ahumada (26) arriesga cadena perpetua, mientras para Alejandro Angulo (28) y Raúl López se piden 20 años de cárcel, y para Fabián Mora (21) otros 15 años de reclusión.

En su alegato de apertura, bajo la atenta mirada del padre de Zamudio, el persecutor afirmó que los cuatro acusados fueron "inmisericordes" y actuaron "sin Dios ni ley". Anticipó que durante el transcurso del juicio, que podría extenderse por 15 días hábiles, el Ministerio Público presentará pruebas científicas (como peritajes del Servicio Médico Legal) que demostrarán que "este homicidio tiene situaciones agravantes como la alevosía, el ensañamiento y la indefensión".

Asimismo, señaló que las esvásticas y quemaduras de cigarrillos que presentaba el cuerpo de la víctima dejarán en claro la afectación de la dignidad que Zamudio sufrió mientras era torturado.

Otro de los hechos que la Fiscalía pretende demostrar es que el joven de 24 años recibió la atención médica necesaria para haberle salvado la vida mientras agonizó 24 días. Sin embargo, "la actuación conjunta y voluntaria, con un despliegue inusitado de violencia", hizo que la muerte de Daniel Zamudio fuera inevitable. De esta forma, el fiscal descartó sin mencionarlo, que una infección intrahospitalaria pudiera haber sido la real causa del deceso del joven, como intentan argumentar abogados defensores.

"Una lacra porque era gay"

Uno de los detalles más relevantes del caso han sido las acusaciones, contradicciones y desmentidos que ha habido entre los cuatro imputados.

Sin embargo, Fabián Mora relató en una declaración judicial que Zamudio se había quedado dormido en el parque y "como a las 23:30 horas aproximadamente, 'Pato Core' le pone una patada en la sien con el talón y otra patada en la nuca (...) Me sientan al lado de un árbol y comienzan (los dos, Alejandro y Pato) a pegarle a Daniel patadas en la guata, en la cabeza, las patadas que le daban sonaban. Paran para tomar y luego Alejandro primero empieza a orinar en el estómago a Daniel y luego hace lo mismo el 'Pato Core'. Ahí se sientan a tomar y a reírse de lo que le hicieron". Según la declaración de Mora, el joven Zamudio estuvo inconsciente durante todo ese lapso, mientras sangraba por la nariz debido a los golpes. Luego de esto, 'Pato Core' le rompe la botella en la cabeza de Daniel. Alejandro en eso, pesca el gollete de la botella, le levanta la polera y le dibuja una svástica en la guata y le propina dos 'punzazos' en el lado izquierdo. Ahí Alejandro se pone al lado de Daniel y le grita 'gay, lacra, ensucias mi patria' y le propina una patada en la cabeza". Mora declaró en aquella oportunidad que en ese momento la víctima aún estaba viva.

Esta mañana, entregó su versión ante el tribunal Raúl López, el único imputado que ha reconocido haber participado en la golpiza aunque asegura que su intervención fue menor. En el estrado dijo que pedía disculpas a la familia y que "si pudiera retroceder el tiempo, lo haría".

En su relato dijo que él y Mora fueron obligados a golpear al joven. "Le pegué golpes de pie en las piernas, cuerpo y cabeza. Mora hizo lo mismo".

En el interrogatorio también dijo que "Alejandro y Patricio le hicieron las marcas (de características nazi)... Fue para despistar a la gente".

Agregó: "Alejandro Angulo lo orinó. (¿A quién?) A Daniel (Zamudio), estaba inconsciente acostado en el piso. Dijo que era una lacra porque era gay".

López también dijo que al día siguiente se juntaron con Alejandro Angulo y hablaron de lo ocurrido. Aseguró que Angulo "se lo contó a un par de personas y se jactó (de la golpiza), se reía".

La abogado de López, Karen Fernández, aseguró que la muerte del joven fue producto de las infecciones intrahospitalarias que Zamudio contrajo en la ex Posta Central. Y agregó que "si Daniel hubiese sido atendido en otro centro médico o una clínica, hoy estaría declarando en el juicio".

"Crimen de odio"

El abogado querellante Jaime Silva coincidió con el fiscal resaltando que este crimen "es el delito más brutal de los últimos 20 años" y dijo que la orientación sexual de Zamudio será relevante en la decisión de los magistrados Juan Carlos Urrutia, Celia Catalán y Patricia Brundl.

"Este es un crimen de odio y es necesario que eso quede claro", dijo Silva, quien representa a la familia Zamudio y al Movilh.

Sin embargo, los defensores de los cuatro acusados señalaron que el Ministerio Público carece de pruebas suficientes para acreditar la participación de sus representados en el brutal ataque.

La representante de Alejandro Angulo, María Belén Iribarren, afirmó que la prueba médica y pericial desvirtuará la participación de su representado.

Carlos Quezada, defensor de Fabián Mora, aseguró que en las jornadas que vienen aparecerán varios problemas. "Uno de ellos serán las imputaciones objetivas". Y agregó que será clave definir la causa de muerte.

Además, agregó, se deberá precisar el "nivel de participación" de cada acusado, pues "no todos contribuyeron de la misma forma" en el hecho.

"Pruebas contundentes"

El padre de la víctima, Iván Zamudio, afirmó que esperan una condena justa y ejemplar. Al ser consultado sobre la tesis de que el joven falleció por una infección intrahospitalaria y no por la golpiza, aseguró que "las pruebas son contundentes y están muy bien estudiadas".

Los imputados

Patricio Ahumada (26)

Alias "Pato Core", la Fiscalía le atribuye la mayor violencia y arriesga cadena perpetua.

Tiene estudios incompletos, estuvo preso y es padre de un niño de 8 años.

Corpulento y agresivo, era conocido y temido entre las tribus urbanas que frecuentan el Eurocentro. Su prontuario se inició cuando era menor de edad, e incluye nueve internaciones en centros del Sename, hurtos, robos con violencia y porte y consumo de drogas.

La Fiscalía lo acusa de algunas de las lesiones más graves sufridas por Zamudio, como la fractura expuesta en una de sus piernas y los cortes con un gollete de vidrio para marcarle una esvástica en el abdomen.

En abril del 2012 dio una entrevista desde la cárcel, proclamando su inocencia y culpando a Raúl López. Dice que ayudó a Daniel porque estaba ebrio y que el joven estaba vivo cuando él se fue del lugar. En la entrevista, negó además ser neonazi.

Al igual que Angulo, quedó sin defensor en mayo y hoy cuenta con el abogado Néstor Pérez.

Alejandro Angulo (27)

Se identificaba como "bailarín de ballet, cantante y coreógrafo", e incluso acudió a un concurso de TV como imitador de Michael Jackson.

Como los demás, proviene de un entorno familiar complejo, consumía alcohol y cocaína, y llegó a vivir en la calle, aunque cercanos dicen que planeaba casarse.

Trabajaba en el Eurocentro, donde conoció a los demás implicados y tenía antecedentes por hurto y por un robo con violencia en 2011 a dos ciudadanos peruanos.

Hasta hace poco compartía con Ahumada el abogado y la misma versión: Se declaraban inocentes y esgrimían como pruebas testigos y el tráfico de sus teléfonos, que los situarían en otro lugar a la hora del crimen. El 7 de mayo el jurista Claudio Jofré abandonó la defensa de ambos por "motivos personales".

En los últimos meses, Angulo se habría distanciado de "Pato Core", por lo que su declaración en el juicio es considerada clave.

Raúl López (26)

Alias "El Gacke II", trabajaba como instalador de aire acondicionado. Tiene uno de los prontuarios más abultados del grupo, con varias detenciones a partir de 2007 por delitos de hurtos, robos y lesiones. Entre 2009 y 2010 sumó a su prontuario al menos cuatro robos con violencia, ataques a peruanos y a jóvenes punk, aunque ha dicho que dejó sus vínculos con neonazis.

Hijo de un cabo primero, intentó entrar al Ejército en 2005, pero fracasó.

Fue el primero en caer detenido, y su defensa afirma que ha colaborado siempre. Sus datos permitieron ubicar a los demás implicados y pistas claves como el gollete de vidrio usado para lacerar a Daniel Zamudio.

Su abogada no pide la absolución, pero sí recalificar de homicidio calificado a lesiones graves, porque afirma que no hubo intención de matar al joven. Se ha dicho que apelará a la tesis de una infección intrahospitalaria como causa central de la muerte de Zamudio.

Fabián Mora (21)

Es el más joven de los imputados y el único sin antecedentes penales. Trabajaba en una farmacia y estudió Psicopedagogía, pero congeló el 2011. Conocidos lo identificaban con tribus urbanas como los "emo" y los "otaku".

A lo largo del caso cambió de abogado y de versión: A fines de marzo de 2012 (tres días antes de la muerte de Zamudio) envió una carta al fiscal culpando a López por los hechos y eximiendo a Ahumada y Angulo. Sin embargo, un mes dijo que había sido manipulado, y atribuyó la mayor responsabilidad en el crimen a estos dos últimos. Su relato, por los detalles entregados, ha sido considerado clave por la Fiscalía.

Su defensa apuesta por la absolución y afirma que fue un cómplice "obligado", que debió permanecer en el sitio de la golpiza por las amenazas de los demás. Por ello, afirman que las lesiones que aún tenía al ser detenido (una semana después del ataque al joven gay) serían golpes que recibió al intentar irse del lugar.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Nacional

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img