Nacional
Compartir | | Ampliar Reducir

Patrimonio en peligro: Feligreses piden al Arzobispado restaurar la Capilla de Animas

La iglesia data de 1906 y se encuentra cerrada desde el terremoto del 27-F. Hoy su estado es lamentable: su fachada está rota y el techo se llueve. El interior parece una bodega, repleta con materiales de construcción.

por:  La Segunda / Martín Romero E.
miércoles, 24 de julio de 2013
Imagen
Imagen
Imagen
jQuery Carousel

"Tesoros" en su interior

Según los planos encontrados en los archivos de Aguas Andinas, el templo data de 1906. Sin embargo, se cree que la fachada del recinto es más reciente, de 1945. Esto, según los arquitectos de «Tándem», se explica porque ni los materiales ni la forma de construcción son los mismos.

La capilla -que tiene 250 metros cuadrados-, fue sede del vicariato castrense hasta mediados de los años 50, hasta que éste se trasladó a Los Leones con Nueva Providencia.

Hoy, y a pesar del deterioro al que están expuestos, hay varios tesoros en su interior: la estatua de un Cristo, que en su momento estuvo en la Basílica del Salvador, y un valioso retablo con una escena del purgatorio, ambos del siglo XIX.

Sacos con cal y cemento, paquetes con baldosas, tubos de PVC, tablas, montones de tejas apiladas... y aserrín esparcido por todo el suelo.

Lo que podría parecer una ferretería es, en realidad, el interior de la Capilla de Animas, declarado "inmueble de conservación histórica" y ubicado en pleno centro de Santiago (Teatinos 769, entre San Pablo y Rosas).

Este pequeño templo católico de devoción a las almas del purgatorio se encuentra cerrado a petición de la Municipalidad de Santiago, debido a los daños estructurales que sufrió tras el terremoto del 27-F. Los principales problemas son el derrumbe de la parte superior de su fachada, las precarias condiciones del techo -que se llueve- y los muros interiores cuarteados, en especial los que rodean el altar.

Los materiales de construcción que hoy ocupan la nave central, a diferencia de lo que uno podría pensar, no son para una futura restauración del edificio: simplemente es lo que sobró de los trabajos de construcción del templo de las «Hermanitas del Cordero», que colinda con la capilla.

La Capilla de Animas, sin embargo, aún permanece viva.

Según cuenta su sacristán, Mario Ortega , son decenas de fieles los que día a día llegan hasta la imagen de Cristo crucificado que hay en el exterior. Ahí encienden velas y oran. En tanto, la feligresía sigue llegando a la tradicional "misa por las ánimas" -todos los lunes-, las que fueron trasladadas a la Catedral Metropolitana.

Según Ortega, "la gente le ha escrito al arzobispo para saber cuándo se realizará el rescate de este patrimonio, de este lugar de oración (...) Tienen miedo de que pase lo mismo que pasó con la Basílica de El Salvador... que ahí está, apoyada en unos palos, y nadie se quiere hacer cargo".

En este escenario es que el Arzobispado de Santiago está postulando a los llamados «Fondos del Patrimonio» del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA), lo que permitiría financiar la restauración de la capilla.

El anteproyecto de rescate -que debería ser ingresado hoy- está a cargo de la oficina de arquitectos «Tándem».

Dino Bozzi , uno de sus socios, explica que "más allá del edificio, la idea es rescatar una tradición popular chilena. Porque hay que acordarse de que las almas que están el purgatorio son salvadas por la Virgen del Carmen, patrona de Chile. De esas almas, quienes tienen más posibilidad de salvarse son aquellas que portaban un escapulario de María, que es muy usado en el mundo popular".

"Espiral de deterioro"

El anteproyecto de reconstrucción tiene tres ejes. Primero, la restauración de la propia capilla -techo, muros y frontis-; luego, la construcción de una sacristía y oficinas; y por último, la "revitalización" del espacio público fuera del recinto.

En este último punto, lo más importante serán las obras de mejora para el pequeño "oratorio" exterior, donde los devotos de las almas del purgatorio llegan a diario para poner velas y pedir favores.

Según Bozzi, "la capilla tiene daños estructurales, pero no son graves. Lo que sí es preocupante es el estado de abandono que tiene, muy serio, y el riesgo es que si no se hace algo pronto, puede entrar en una espiral de deterioro que sea imposible de detener".

De conseguir los fondos, las obras demorarían unos seis meses.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Nacional

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img