Nacional
Compartir | | Ampliar Reducir

Los Navarro: "Tenemos la relación estrecha de hermanos del mundo del trabajo"

El senador Alejandro Navarro y sus tres hermanos se criaron en lo que antes era Conchalí, en una zona donde todo era "chacras y animales", y hoy todo son los autos y micros de un barrio popular muy activo. Aunque sólo uno de ellos ha incursionado en lo público, los otros recuerdan una infancia y juventud en que la política era inevitable, una época en que forjaron convicciones de izquierda y de esforzado trabajo para salir adelante en la vida.  

por:  Marcel Oppliger/La Segunda
sábado, 19 de enero de 2013
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen
jQuery Carousel

"El problema claramente no eran las lucas"

El año pasado el senador Navarro pasó un mal trago cuando, un día domingo, sufrió un accidente sobre una moto de nieve. Pero los huesos rotos no fueron lo más complejo -aunque fue necesario hacerle una delicada cirugía en la columna-, sino el efecto de su decisión de darle carácter de laboral al incidente, cobrando el correspondiente seguro. Pese a la controversia, él mantiene su versión: estaba trabajando, como todos los días del año, en beneficio de la gente que lo eligió. -¿Por qué tomó una decisión que iba a ser impopular? -Fue una lección de vida. Durante 12 años fui miembro de la comisión del trabajo de la cámara, y pugné por que los accidentes del trabajo se denunciaran. El problema claramente no eran las lucas. Yo he estado toda mi vida en Fonasa y tengo seguro de accidentes, eso estaba cubierto. Decidimos defender la verdad, que siempre es más fácil que defender una mentira, pero la ACHs y la UDI trataron de manera perversa el tema. Me alegro de que hoy día en Garganta del Diablo, donde me accidenté, cualquier hijo de vecino puede ir y acceder a la nieve en forma gratuita. -¿Se equivocó en algo? -Sí, desde el punto de vista de lo que comunicábamos, porque no pensamos que el impacto iba a ser tan duro. Pensamos que iba a ser tratado como un accidente normal, y uno descubre que no es un trabajador normal, sino que es una autoridad. -¿Y eso no es evidente? -Yo lo cuestiono, porque cuando tú te compras el cuento de ser senador -que es un cargo transitorio, porque el poder va y viene-, te distancias más de la gente. Yo he intentado ser cercano a la ciudadanía y no gozar de ningún privilegio, lo que es difícil. -Usted sabía que muchos no creerían que usted estaba trabajando un domingo sobre una moto de nieve, ¿verdad? -Eso es no conocer a Navarro. Efectivamente estábamos trabajando. No sólo los cuicos tienen derecho a llegar a la nieve, también lo tiene la clase media que no es dueña de 4x4.

La cita inicial es en la casa en Recoleta de Viviana Navarro, la segunda de los cuatro hermanos Navarro Brain. Y está a punto de comenzar la entrevista cuando llega el mayor, Alejandro (54), comentando "aquí no tiene gracia hacerlo, vámonos a la casa de mi mamá, que está aquí al lado".

Julio y María Inés, el tercero y la menor, le recuerdan que en la casa materna están haciendo reparaciones y que así no es cómoda para conversar.

"Entonces vamos donde mi tía Julia", retruca el mayor, y todos se paran sin chistar. El senador Alejandro Navarro, cabeza de este clan familiar desde la muerte del padre en 1995, es el "jefe" y se nota. Así que partimos donde la tía Julia...

... que en realidad ocupa la otra mitad de la casa donde crecieron los hermanos, de modo que ahí están igualmente en su hogar de toda la vida. Y la tía, doña Julia Navarro Jérez, actriz retirada y voz emblemática de clásicos del radioteatro como "El siniestro doctor Mortis", está feliz de recibir a los hijos de su hermano.

El barrio es otro

De motu propio, lo primero que comentan los hermanos es lo mucho que ha cambiado el barrio, que pertenecía a la otrora mega comuna de Conchalí, antes de que se dividiera en los 80 en Recoleta, Huechuraba e Independencia.

"Esto era campo hace 48 años atrás, yo llegué como a los cinco, no había pavimento, no había luz y era una casa de adobe. Este era un gran sitio con un sauce llorón inmenso, que yo lo veía gigante. Aquí estaban las chacras a media cuadra, donde íbamos a sacar sapos, no sé para qué...", rememora Alejandro, con una sonrisa.

Ahora es una zona plenamente urbanizada de calles y pasajes, con un tráfico constante de autos y micros, a sólo unas cuadras de la siempre ajetreada avenida Recoleta. Cuesta creer que los Navarro hacían carreras a caballo con sus amigos por estos mismos lados.

Hoy es un sector de clase popular, pero cuando llegaron Fernando Navarro y Lidia Brain era francamente pobre.

Viviana:

-Somos de una familia humilde, mi papá era obrero -reparaba muebles- y mi mamá dueña de casa.

Alejandro:

-Mi abuelo, Enrique Brain, era zapatero remendón, allendista, antimilico. Tú lo ibas a ver a su lugar de trabajo, y estaba en un cuarto chico, rodeado de una montaña de cueros y zapatos viejos. Recuerdo que varias veces fui con él al vertedero Lo Errázuriz en los 60, yo tenía 10 u 11 años, y ahí él les compraba cosas a los cachureros, que después reparaba y vendía.

"Ahora no se ve tanta pobreza, todos tienen con qué vestirse, nadie anda con hambre pidiendo comida casa por casa", reconoce Julio, aunque no le ahorra críticas a un sistema en que todavía "al que estudia en un liceo público le va mal en la PSU" y donde "hay mucha desigualdad porque hay demasiados egoístas".

Cuando su hermano mayor dejó la casa familiar para ir a trabajar a Chiloé en una empresa constructora de caminos y puentes, a fines de los 70, cuenta María Inés, "me acuerdo que se fue con unas cajas de plátano como maletas, era lo que había, y esa es una imagen que todavía tengo grabada. Fue valiente".

Trabajo y familia

Los cuatro hermanos estudiaron en el mismo colegio Rafael Sanhueza Lizardi -aprendimos a leer con el "silabario del ojo", el método Matte, acota Julio- y luego cursaron la educación media en liceos distintos. Y todos empezaron a trabajar desde jóvenes.

"Yo empecé a los 15 años, siempre nos rebuscábamos. Vendíamos juguetes y adornos en Patronato, antes de Navidad", cuenta María Inés.

"Yo acompañaba a mi abuelo el zapatero -le decían "pollito"- al Bío Bío a vender zapatos", dice Julio.

Según Viviana, "una vez Alejandro tiró un carrretón de mano de La Vega hasta acá, yo me acuerdo cuando ayudaba a los vecinos a repartir hojas de parra en el barrio árabe. Y él traía cajas con toda clase de verduras y frutas".

Y ella misma quizás fue la que debutó más chica.

-Yo comencé a trabajar en radio a los seis años, en la Portales y Radio Pacífico, haciendo voces de niños. Resultó que se les fue la mujer que hacía voces infantiles, que era una actriz adulta, y mi tía Julia pensó en llevar a Jano para sustituirla, pero a él no le fue bien. Entonces yo le pedí que me llevara a mí. Al principio ella no quería, pero mi tío la convenció y de ahí prácticamente nunca paré hasta el 2008.

También ha hecho doblaje de voces, en teleseries, dibujos animados y otras cosas. Por ejemplo, en Snoopy, ella era la voz de Peppermint Patty, la de dos gatas enamoradas de Garfield, la del pollo Booker... También estuvo en Sportacus, Los Cariñositos, un montón de documentales, teatro infantil y otras cosas. Una enfermedad la obligó a dejar temporalmente el rubro, pero espera volver a él cuando esté recuperada.

Tal vez eso ha ayudado a fortalecer aun más el vínculo entre los Navarro, como dice el mayor de ellos.

Alejandro:

-Yo recuerdo que mi primer sueldo trabajando en joyería -después fui maestro- me lo gasté en ropa para mis hermanos. Es una relación estrecha de hermanos del mundo del trabajo, porque ellos también desde chicos trabajaban, así que hay una solidaridad potente.

María Inés:

-Yo agradezco la oportunidad que tuve de que mi hermano Julio me pagara el preuniversitario. Mientras él trabajaba, yo estudiaba Trabajo Social en lo que hoy es la UTEM (con Alejandro, que estudió Pedagogía en Filosofía, son los dos hermanos con título universitario), tuve esa oportunidad. La vida te cambia 100%.

Ella y sus hermanos insisten en que la cercanía familiar y el valor del trabajo son un legado de ambos padres.

"La mamá era súper protectora y 100% cariñosa, nos entregó muchos valores cristianos. Mi padre igual, era muy católico y muy trabajador, además de ávido lector. Se amanecía barnizando muebles y yo recuerdo que le pagaban muy poco", cuenta la menor de los Navarro.

La muerte de don Fernando en 1995, víctima de un cáncer al páncreas, a los 59 años, fue un golpe especialmente duro. "Era nuestro primer familiar cercano que moría, no teníamos tíos fallecidos ni nada. Fue fuerte, muy doloroso", dice Julio, con tristeza.

Religión e inquietud social

Como sus padres, Viviana y María Inés son creyentes, a diferencia de sus hermanos.

-¿De dónde le viene al agnosticismo, senador?

- Viene de mi abuelo materno, Enrique Brain. El encaraba a todo aquel que criticaba a Allende y era anticlerical completo. "¡Cuidado con los curas!", nos decía.

Además, cuenta, "era un simpatizante de izquierda profundo (nació en 1904), contaba de la represión a los comunistas con González Videla y de la depresión con Ibañez, cuando había que hacer fila para comprar carbón y parafina. El dudaba de todo. Los debates en esta casa y en nuestros lugares de trabajo giraban en torno a la construcción de la vía chilena al socialismo y yo absorbía como esponjita aquello".

Viviana:

-Aquí en el barrio todos teníamos conciencia política, se armaban marchas espontáneas contra Pinochet y partíamos hasta Recoleta. Los milicos nos esperaban y ¡pum, pum!, siempre había heridos o algún muerto. Estábamos claros sobre la injusticia social desde niños.

Y agrega, "yo tengo el recuerdo perfecto del Once. Mi mamá me había mandado a comprar el pan para el desayuno, y cuando venía de vuelta se escuchaban los tiros y las bombas. Ahí llegamos a encender la radio, escuchamos a Allende y todo eso. Nos marcó.

De hecho, su hermano senador asegura que "jamás olvidará" cómo, subido en el techo de la casa, vio a los aviones Hawker Hunter atacar La Moneda esa mañana.

Política

Alejandro -quien desde muy joven mostró interés y habilidades para la dirigencia estudiantil y luego gremial- es el único de la familia que ha seguido una carrera pública y sus hermanos dicen que de política no quieren saber nada... a menos que sea para ayudarlo a él.

Julio -quien antes había sido corredor de seguros y asesor previsional, entre otras cosas-, es el que vive más de cerca la incesante actividad de su hermano senador, porque trabaja con él hace años ayudándolo en diversas tareas. "El es un animal político por donde sea que lo mires. Sabe dar y recibir, y nadie es capaz de aguantarle el ritmo", asegura, mientras Alejandro se ríe.

-¿Y a ti nunca te ha interesado seguir sus pasos como político?

-No, hay que tener el cuero duro. Yo soy de perfil bajo-, dice Julio.

Viviana ayudó a su hermano en la campaña presidencial de 2009 y cuando hubo que reunir firmas para conformar el MAS (Movimiento Amplio Social). "Este año voy a colaborar en la campaña para reelegirlo senador, que se viene dura. Por eso necesita gente con garra", dice.

El segundo de sus cuatro hijos sí muestra algo de interés por la política, es trabajador social y está con Alejandro trabajando en Concepción. "Tiene muy marcado el bichito política, tiene opiniones muy claras, una personalidad potente y tiene facilidad para el lenguaje político. Aprende del tío", dice Viviana.

Y de los cuatro hijos que tiene el propio senador -Araxza (16), América (14), Alonso (10) y Antonia (6)-, las dos primeras han sido presidentes de curso y estado en el centro de alumnos, y participaron en todas las marchas estudiantiles, por lo que bien podrían más adelante desarrollar las ganas de seguir los pasos de su padre.

"Ellas son campañeras. Tienen opiniones y a veces discrepamos", dice el senador, quien asegura que lo más duro de su campaña senatorial 2013 será "convencer a la ciudadanía de que después de 20 años tenemos algo nuevo que aportarle. Pero así como les decimos "Navarro te defiende", ahora les pedimos que defiendan a Navarro".

Y sus hermanos asienten, sonriendo.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Nacional

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img