Nacional
Compartir | | Ampliar Reducir

Argentinos en Chile: ¿Por qué eligen quedarse en nuestro país?

La colonia trasandina ya suma más de 48 mil personas... Sólo en los últimos 5 años, la cantidad de ellos que llegaron a buscar trabajo a Santiago aumentó en un 100%. Mejores perspectivas económicas y más seguridad han sido los principales ganchos para radicarse aquí.

por:  Oriana Fernández y Fernando Duarte
viernes, 16 de marzo de 2012

Un país más apagado y conservador, pero con buenas perspectivas económicas, más seguridad y un mayor acceso a créditos...

Así es como los argentinos residentes describen a Chile, país que posee la mayor colonia de trasandinos en el mundo, la misma que desde ayer está expectante por la presencia de la Presidenta argentina, Cristina Fernández, en suelo nacional, en la primera visita de Estado que realiza tras ser reelecta en octubre pasado.

¿Por qué eligieron Chile? ¿Qué los hizo quedarse? ¿Les gusta este país?

"La Segunda" sondeó las respuestas con argentinos de diversos sectores que llevan años en nuestro país... El gran gancho para todos ellos es que aquí han encontrado una mejor situación económica que incluso movilizó a los ex presidentes trasandinos Domingo Faustino Sarmiento, Juan Domingo Perón y Héctor Cámpora hasta tierras chilenas.

Ahora son miles los modelos, empresarios, publicistas y buscadores de fortuna que vienen a estudiar o a trabajar: ya suman más de 48 mil. No es raro encontrarlos atendiendo público en pubs y restaurantes o siendo parte de los teams veraniegos en las playas. Más ahora, en que en sólo dos horas de vuelo los regresa a su tierra natal.

Para el director ejecutivo de InterTrust Head Hunting, Andrés Montero, la mayoría de los profesionales argentinos que llega al país lo hace para alejarse de una situación económica compleja y un futuro incierto.

Asegura que una de las cosas que valoran de nuestro país es que tiene "menores grados de corrupción" que la que se ve allá. "No tengo el dato exacto respecto de cuántos argentinos llegan a Chile, pero sí puedo afirmar que en los últimos cinco años la cantidad que ha venido a buscar trabajo a Santiago ha aumentado en un 100%", dice.

Y cuenta que quienes aparecen buscando trabajo aquí lo hacen con el argumento de que "han perdido la confianza" en su país, pues consideran que la sociedad trasandina se ha "deteriorado".

Pero más allá de que mediáticamente la mayoría de inmigrantes que provienen del vecino país se concentran en el modelaje y el fútbol, cuenta que "son varios los ingenieros comerciales y civiles que aterrizan buscando mejores oportunidades".

 Horacio de La Peña: "Acá las reglas no cambian"

Dice que está feliz.

El ex tenista y hoy entrenador profesional de ese deporte Horacio de la Peña, cuenta que hace poco inauguró un "rancho" (club de entrenamiento) dentro del Estadio Sirio -en Vitacura- el que califica como "hermoso" y uno de sus mayores logros.

Llegó en 2004 a trabajar a Chile y, desde entonces, no se ha movido: "Acá las reglas no cambian, es estable, lo que es positivo cuando se quiere emprender".

En cambio en Argentina, dice, "cada cierto tiempo las cosas se complican, como lo sucedido con el "corralito" o bien con el cambio de moneda de dólar a peso. Yo perdí mucho en esa época".

A Santiago llegó con su mujer y sus cuatro hijos.

Comenzó de cero con un club de tenis en Lo Barnechea y terminó siendo comentarista en la televisión. "Aquí hay muy buenos profesionales, pero la gente no tiene la misma pasión que allá. Uno se fija que las familias ricas no sienten la necesidad de que su hijo sea deportista... distinto a lo que sucede en Argentina, donde ser destacado en ese ámbito es un logro importante en todas las clases sociales".

-¿Qué extraña de Argentina?

-Que uno puede terminar de comer a las 3 de la mañana y nadie dice nada... Y que la cultura de los helados italianos es insuperable.


Empresario: "El problema de Argentina son los políticos"

Para empezar a hablar sobre su país, Ernesto Ezquer (49) lanza un chiste: "Cuando Dios creó Argentina puso glaciares, bosques, mar y una imponente cordillera... y ante ese paisaje, un angelito le dijo: Oiga, Dios, ¿pero no será un país muy perfecto?, y éste le respondió: Esperá, no todo es tan bueno... también pondré a un montón de políticos".

Así resume los problemas que ve en su país el gerente comercial de la empresa Assist Card en Chile, Ernesto Ezquer, quien llegó a Santiago hace ocho años.

Cuenta que las diversas administraciones de su país "no lo han llevado a crecer como sucede en Chile", donde "se puede planificar a largo plazo, es un país serio".

Sostiene que uno de los problemas de Argentina es la inseguridad: "Tengo un sobrino que sufrió un secuestro exprés, lo que fue muy duro para la familia, así que se vive con temor". Y aunque algunos trasandinos aseguran que en Argentina hay una mejor calidad de vida que en Chile, Ezquer aclara: "Esta ciudad (Santiago) ha progresado mucho, hay excelentes restaurantes y cada vez más eventos... aunque al comienzo donde trabajaba no había un sólo para tomarse un café, pero ahora está lleno".


Rocío Marengo: "Me gusta que sean conservadores"

"Lo mejor de vivir acá es que permite crecer. Imagínate cómo es para quienes nacieron aquí". Es lo que destaca la modelo Rocío Marengo (37) de Chile, país al que llegó hace cinco años para participar de diversos programas de televisión.

Valora el crecimiento económico del país "y que hay más acceso a créditos (de consumo), lo que es positivo". También le gusta la personalidad de los chilenos: "Acá son más conservadores, más respetuosos".

Un tema que le preocupa a la modelo son los delitos en su país: "Da la impresión de que se cuida más al ladrón que a la víctima y no está bueno que eso suceda. En cambio acá vivo muy tranquila, muy bien. Cosas tan simples como caminar por la calle o ir al mall es algo que uno lo puede hacer en paz", añade.

-¿Qué ha descubierto en Chile que no cambiaría?

-El mango sour, el vino chileno y Viña del Mar.


Arquitecta: "Aquí se vive más tranquilo en lo económico y en bienestar social"

"Vivir en Chile es y ha sido una experiencia fantástica. El entorno es muy agradable, el clima, el paisaje y el nivel de vida que ofrece".

Así resume Carolina Bellucci -representante de la marca Loden Haus en nuestro país- los 20 años que lleva en Santiago, hasta donde llegó siguiendo los pasos de su marido.

"Vine buscando aventura y huyendo de la hiperinflación en la época del Presidente Alfonsín", dice esta arquitecta, que terminó sus estudios profesionales en Santiago en 1997.

"Ya estamos cumpliendo la mitad de nuestras vidas acá, así que estamos a mitad de camino entre ser chilenos o argentinos. Ya no te podría decir de dónde somos más", afirma Belluci, quien agrega que "en Chile se vive mucho más tranquilo en términos económicos y bienestar social" que en Argentina.

Lo único que la profesional lamenta es que los jóvenes chilenos no tengan tantas facilidades para educarse como en la nación trasandina.

"Allá incluso las familias que tienen escasos recursos tienen acceso a ello. Yo veo que hay amigos con muy mala situación económica y sin embargo sus hijos tienen clases de piano, inglés, tenis o batería. En Chile eso no pasa", asegura.


Bailarín clásico: "Me gustaría que Argentina fuera tan próspero como Chile"

El 11 de febrero de 1991, Miguel Córdoba Lencina llegó a Chile para integrarse al Ballet del Teatro Municipal de Santiago. Han pasado más de dos décadas y este bailarín clásico, coreógrafo y docente de 47 años lo recuerda como si fuera ayer.

"Estaba en el Ballet Contemporáneo General San Martín de Buenos Aires y tenía ganas de irme, pero no sabía dónde", relata el profesional. "Eso, hasta que quedé fascinado cuando vi el trabajo de la compañía chilena que fue a presentar Ana Karenina", recuerda, añadiendo que audicionó y fue seleccionado para cruzar la cordillera y radicarse aquí.

"Fue una buena decisión y me llena de orgullo haberme venido a Santiago", afirma, y agrega que su experiencia ha sido maravillosa: "Chile ha crecido mucho en estos últimos años, me gustaría que Argentina fuera tan próspero, organizado y ordenado como este país".

No tiene muchos amigos chilenos, "porque el 70% de los integrantes de la compañía son extranjeros", pero se casó con una compatriota con la que tuvo una hija de 14 años. Y admite estar agradecido porque incluso aquí se ganó un Fondart: "Gracias a eso pude hacerle clases de ballet a niños en Osorno", cuenta con orgullo el profesional que se ha paseado por los teatros más importantes de Argentina y Chile compartiendo escenarios con bailarines de la talla de Pina Bausch.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales

Nacional

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img