Nacional
Compartir | | Ampliar Reducir

Radiografía a la Confech: La pugna que se desató entre los "ultras" y la "Jota"

"Los ultra nos pasaron la máquina" (el sábado pasado, cuando se rechazó la última oferta de diálogo del Gobierno), reconocen algunos más "moderados".  

por:  Jéssica Henríquez e Irina Barrientos, La Segunda
viernes, 23 de septiembre de 2011
Imagen
Imagen
jQuery Carousel

"Nos podemos estar sacando la cresta entre nosotros, pero lo vamos a hacer entre cuatro paredes. No vamos a arriesgar la unidad del movimiento estudiantil porque al final todos apuntamos a lo mismo: calidad, cambiar el sistema para que el Estado se haga responsable, avanzar hacia la gratuidad. Las diferencias están en la forma de cómo lograr esos objetivos, no en el fondo".

Ese planteamiento, hecho tras una de las tradicionales sesiones de la Confech -que agrupa a los 36 representantes estudiantiles de las 25 universidades tradicionales- grafica crudamente lo que pasa dentro de ese organismo y como operan, pese a tener profundas diferencias, para no quebrar la organización.

Tres son los grandes grupos que coexisten casi en forma permanente midiendo sus fuerzas : los ultra, antisistémicos o ultrones, que son la mayoría numérica; los comunistas y "el resto" (concertación y otros), estos últimos con bastante menos presencia.

Los ultra presiden varias federaciones. Pero no es todo, su poder también radica en que también en muchas de las entidades encabezadas por los comunistas igual tienen una fuerte presencia. De hecho, ven como su competencia directa a la Juventud Comunista, lo que posiciona a este sector político como "moderado" dentro del movimiento estudiantil. De hecho en la marcha de ayer se pudo ver en la esquina de Alameda con Manuel Rodríguez rayados advirtiendo: " Cuidado! La Jota transa ".

En esa categoría podría caer Camila Vallejo (Fech), quien fue pifiada en la marcha de la semana pasada cuando subió al escenario. Claro que pocos se dieron cuenta frente a la magnitud de los abucheos que recibió el presidente del Colegio de Profesores, Jaime Gajardo, también PC.

Ultras versus Jota

Parte de la "seguridad" de los ultras pasa porque saben que el escenario político de las federaciones no cambiará fuertemente antes de fin de año.

Y por eso, han logrado varios "triunfos" dentro de la Confech. Como cuando los grupos más radicales exigieron cambiar la mesa ejecutiva argumentando que estaba sobre representada por gente de Santiago y que se debía incluir más a regiones.

La reunión de Confech en Valparaíso, el sábado recién pasado, terminó de evidenciar la lucha interna entre los grupos. Allí los militantes comunistas Camila Vallejo y Camilo Ballesteros (Feusach), además de Giorgio Jackson (Feuc) -todos rostros emblemáticos del movimiento- no aparecieron en la declaración pública en la que rechazaron la que hasta entonces era la última oferta del gobierno.

Otro grupo de federaciones secundaron la idea y también se restaron de aparecer apoyando la conferencia que encabezó Francisco Figueroa, vicepresidente de la Fech quien se autodefine como autonomista. "Es ese día los ultra nos pasaron la máquina y no pudimos hacer nada", dicen dirigentes comunistas presentes en la reunión.

¿Y el ejemplo más reciente? La agresión que sufrió el miércoles Ballesteros por grupos radicales que buscaban evitar que los estudiantes de la Usach aprobaran el cierre del semestre académico. Ellos querían radicalizar el paro y convertirlo en toma.

Los más críticos

A nivel interno se reconocen como claves en la postura más radica l a los dirigentes de las universidades Arturo Prat (Iquique), de Valparaíso y de Los Lagos (Puerto Montt).

No es casualidad que esta posición surgiera en regiones: no sólo se sienten invisibilizados, sino que sus planteles son los más afectados económicamente por la falta de aporte estatal, viviendo más crudamente las carencias de desarrollo académico.

"No hemos llegado hasta acá para volver derrotados como lamentablemente ha sucedido con tantos movimientos sociales en que la clase política nos termina traicionando", dice el presidente de la federación de Los Lagos, Patricio Contreras.

El presidente de la U. de Valparaíso, Sebastián Farfán, se ha mostrado como uno de los más críticos de Vallejo y Jackson (a quienes ha tildado de "oscilantes") y aunque no prosperó su idea de sumar a los trabajadores del cobre para esta movilización, ha promovido que uno de los objetivos sea avanzar hacia lo logrado por los estudiantes de la Universidad de México: la gratuidad.

Admite que no le gustan los partidos políticos: "Pertenezco a un movimiento de izquierda, un colectivo estudiantil que estamos en red a nivel nacional y que critica a los partidos políticos tradicionales. Nosotros defendemos la gratuidad y abogamos que se instale la demanda este año, porque este movimiento necesita grandes banderas por defender. Antes se peleaba por más crédito o becas, ahora la lucha es por educación gratis".

Desconfiados con el gobierno

A este grupo radical se suman (en un estado levemente más dialogante, pero de absoluta desconfianza con el gobierno) la U. de Concepción, la UTEM, Antofagasta y Bio Bío.

Al consultarle al presidente de esta última federación, Claudio Briceño , por los últimos llamados del gobierno para dialogar indicó tajante que "si esto hubiera ocurrido la semana pasada, hoy estaríamos probablemente sentados en la mesa de trabajo, pero se tardó demasiado" y aunque dice que no milita políticamente, de paso critica al PC: "Me siento representado por la real izquierda que debiese existir, que no es partidista. No encierro mi horizonte de lucha en un sector que me pueda atar de manos".

El líder de la UTEM, Eric Coñomán , tampoco milita, y asegura que "el petitorio nos ha unificado a todos". Agrega que en su federación son partidarios de que la gratuidad de la educación sea financiada con la nacionalización de los recursos naturales como el cobre y el agua.

Los giros en algunos planteles

Otra situación es la que vive la UPLA, que pasó de una postura relativamente moderada a una más radical. Ello, luego que la federación terminara su período y grupos provocaran una suerte de golpe interno que derivó en que desde hace mas de un mes y medio los dirige una mesa plana interina de 8 miembros. "Ha habido una radicalización porque da la impresión que nada se mueve. Se quería avanzar en las demandas a través del diálogo, siempre que viéramos señales de que se daban las garantías que exigíamos; ahora se busca conseguir los cuatro puntos sí o sí", dicen.

Un caso aparte es lo ocurrido en la U. de Talca, donde su presidente Javier Fano (gremialista), quien a poco andar en la movilización fue echado de la Confech acusado de darle demasiadas "concesiones" al gobierno y no escuchar a las bases.

Precisamente que el gremialismo casi no tenga presencia entre los dirigentes estudiantiles se convierte -para el gobierno- en un problema más, ya que no tiene ninguna posibilidad de "permear" a estas organizaciones.

En la otra ala está la U. Católica, liderando al grupo más moderado (ni ultra ni comunista) lo que la hace aparecer como Concertación de izquierda. A Jackson se le cuestiona su protagonismo dado que su plantel nunca estuvo completamente movilizado.

Así las cosas, unos pocos dirigentes quieren sentarse ya a dialogar con el gobierno para no perder lo que se ha ganado, otros dicen que deben recibir más garantías "para que no nos pasen la aplanadora como ocurrió el 2006 con el pingüinazo", y también está el grupo que quiere seguir alargando esto porque no le cree "nada al sistema político".

El otro punto que tiene enredados a los dirigentes es la proyección del movimiento y ese precisamente será uno de los temas que deberán abordar este fin de semana en su reunión nacional. "No hay mucha propuesta de cómo salir de esto, por dónde va. No podemos sentarnos a esperar que el gobierno haga algo", admiten.

De hecho las actas de las última Confech advierten que "no existe un propuesta política que permita dar proyección y esclarecer hasta qué punto se continúa y en qué espacios", aunque adelanta que aún "hay consenso para continuar movilizados".

Rector Usach: "Tenemos grupos antisistémicos que están contra cualquier cosa"

"Aquí en la universidad tenemos dificultades entre dos grupos de estudiantes: los que están por la idea de seguir con la movilización pero cumpliendo el cierre del semestre, y grupos antisistémicos que están contra cualquier cosa. Y eso ha llevado a enfrentamientos dentro de la universidad".

Las palabras son del rector de la Usach, Juan Manuel Zolezzi, quien reconoce que dentro de esa casa de estudios los "ultras" han hecho de las suyas. El miércoles, incluso, atacaron la federación y agredieron al presidente Camilo Ballesteros.

-Aquí aparece el PC como moderado, cuando siempre han sido los más radicales...

-Es una de las cosas que hemos ido aprendiendo. Aunque la Feusach tiene militantes PS, PPD y el presidente es PC, claramente aparecen como moderados al lado de los grupos más radicales e intransigentes que están dispuesto a sacrificar todo y a todos, incluso de repente de manera violenta.

Agrega que se trata de estudiantes matriculados en determinadas carreras, "pero también invitan a gente de otras universidades".

"Es un tema que estamos viendo cómo abordar", señala.

Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Nacional

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img