Internacional
Compartir | | Ampliar Reducir

Encarnizada batalla entre ejército sirio y rebeldes por el control de Alepo

Rebeldes afirmaron que recuperaron una parte del terreno perdido unas horas antes.

por:  AFP
miércoles, 08 de agosto de 2012
DAMASCO. - El ejército sirio y los rebeldes se enfrentaban este miércoles en una encarnizada batalla por el control de Alepo, segunda ciudad de Siria, cuyo resultado es considerado como crucial para la rebelión que sacude al país desde hace más de 16 meses.

Con tanques y blindados, las fuerzas leales al régimen de Bashar al Assad lanzaron antes del amanecer una importante ofensiva terrestre e ingresaron en el principal barrio controlado por los rebeldes en esta ciudad, el de Salahedin.

Esta ofensiva se produce al día siguiente de la promesa del presidente Bashar al Assad de "purgar" al país de los "terroristas", término utilizado por el régimen para designar a los rebeldes, y la víspera de una reunión sobre Siria en Teherán.

Hacia el mediodía el ejército afirmó que retomó el control de este emblemático barrio, lo que los insurgentes desmintieron inmediatamente.

"Nuestras fuerzas armadas retomaron el control total de Salahedin, asestando a los grupos terroristas importantes pérdidas", declaró una fuente oficial citada por la agencia Sana.

Según esta fuente "decenas de terroristas fueron detenidos, otros se rindieron dejando sus armas" e "importantes cantidades de armas (...) fueron confiscadas".

El coronel disidente Abdel Jabar Oqeidi confirmó el ataque, aunque estimó como "falso decir que el ejército del régimen tomó el control todal del barrio".

Los combates "se concentran sobre todo en Salahedin ya que este barrio tiene un gran valor simbólico para nosotros y el ejército del régimen", agregó este jefe del Consejo Militar para la región de Alepo.

A media tarde los rebeldes sirios afirmaron que recuperaron una parte del terreno perdido unas horas antes tras recibir el refuerzo de unos 700 combatientes llegados de los barrios de Sukari (sur), Bustan al Qasr (centro), Shaar y Hanano (este).

Contraofensiva

"Lanzamos una contraofensiva y retomamos tres de las cinco calles perdidas", afirmó Wasel Ayub, comandante de la brigada Nur al Haq del Ejército Sirio Libre (ESL).

El opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), indicó que el ejército destruyó dos escuelas utilizadas como base por los rebeldes.

De acuerdo al OSDH "se trata de los más feroces combates en los alrededores de ese barrio y en ciertas calles de la zona".

El ejército regular sirio concentró unos 20.000 hombres para la batalla crucial. Asad enfrenta una revuelta popular que se inició hace más de 16 meses y se militarizó gradualmente dejando, según el OSDH, unos 21.000 muertos.

Los choques de los últimos días en Alepo suscitaron la reacción de la entidad humanitaria Amistía Internacional, que denunció -apoyándose en imágenes de satélite- el uso de armamento pesado en zonas residenciales.

De acuerdo con Amnistía, esas imágenes muestran en Alepo y en la vecina Anadane más de 600 cráteres formados por obuses, y dejan en evidencia la violencia de los combates.

En otros sectores del país, el ejército continuó bombardeando la provincia de Homs (centro), la ciudad de Deir Ezzor (este) y localidades kurdas en la provincia de Latakia (noroeste), según el OSDH que registró 162 muertos este miércoles (94 civiles, 27 rebeldes y 41 soldados).

Encuentro el jueves en Teherán

"El pueblo sirio y su gobierno están determinados en purgar el país de terroristas", prometió el martes Bashar al Asad al recibir a un enviado de su aliado iraní.

El emisario, Said Jalili, le respondió que "Irán no permitirá jamás que se quiebre el eje de la resistencia del cual Siria es un pilar fundamental".
Irán organiza el jueves un encuentro con una docena de países que tienen "una posición realista" sobre la crisis, según Teherán. Damasco no indicó si planeaba enviar representantes.

El Líbano ya hizo saber que no participaría del encuentro por respeto a su "neutralidad" en el conflicto. Tampoco lo hará Kofi Annan, mediador de la ONU y la Liga Árabe que ya anunció su dimisión.

Con respecto a los 48 iraníes secuestrados el sábado por el ESL en la región de Damasco, Teherán pidió la "cooperación" del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, para obtener su liberación.

Los secuestradores sostienen que esos iraníes son miembros de los Guardianes de la Revolución, cuerpo de élite del régimen islámico, mientras que Teherán asegura que son peregrinos aunque precisó que algunos de ellos eran "jubilados de los Guardianes de la revolución y del ejército".
Queremos conocerte. Por favor, responde esta encuesta.
Redes sociales
Redes sociales
Portada

Internacional

Vea más notícias de último minuto

Cerrar

img